Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu emplaza a Rajoy a evitar la judicialización de la política

Pese a los últimos recursos judiciales apuesta por el diálogo para resolver los problemas

El lehendakari en Ajuria Enea durante el discurso de fin de año. Quality

El lehendakari, Íñigo Urkullu no va a cejar en la búsqueda de acuerdos con el Gobierno de Mariano Rajoy, pero quiere que la administración central allane el camino, abandonando de una vez el camino de los recursos judiciales. En el discurso de fin de año, que esta vez se ha adelantado a primera hora de la tarde, Urkullu le pide al presidente del Gobierno que evite "la judicialización permanente de la política".

Precisamente ese era uno de los compromisos del propio presidente del Gobierno, cuando reclamó el concurso del PNV para mejorar las relaciones y en última instancia recabar su apoyo para los Presupuestos Generales del Estado para 2017. Sin embargo, la pasada semana, apenas unos días después de reunirse las delegaciones de ambas administraciones para retirar los recursos, el Gobierno central formalizó uno que ya había anunciado contra la 26 promoción de la Ertzaintza, una OPE de 250 plazas que ha sentado muy mal en el Gobierno y que el PNV cree que dinamita cualquier esperanza de acuerdo del grupo parlamentario.

Pese a todo y frente a la actitud del PNV que vuelve al esquema de la desconfianza, el lehendakari confirma que "nuestro compromiso es diálogo, negociación y acuerdo", en un contexto de esfuerzo máximo para "concentrar el compromiso institucional en la mejora de los servicios públicos".

Es decir, el Gobierno va a seguir utilizando la vía del diálogo para resolver los múltiples asuntos que colean entre los dos Gobiernos después de cuatro años de mayoría absoluta del PP en los que la comunicación entre ambos presidentes no ha dado prácticamente frutos. Además de numerosos recursos judiciales el Gobierno vasco tiene una discrepancia con el central en torno al Concierto Económico, -la norma que regula las relaciones económicas entre Madrid y Vitoria-, y en torno al Cupo, -el dinero con el que Euskadi financia los servicios que presta el Estado a través de las competencias no asumidas en el Estatuto-, de entorno a 1.600 millones de euros.

Urkullu ha recordado que hace un año se comprometió a trabajar y colaborar para hacer de Euskadi "un país de convivencia, modelo de desarrollo humano y crecimiento sostenible" y que, aunque 2016 ha sido "difícil", hoy puede afirmar que la situación política, económica y social es "mejor". "Hay problemas y contratiempos , pero, sinceramente, creo que Euskadi va por el buen camino. En el ámbito político e institucional arrancamos una legislatura asentada en un mayor diálogo y estabilidad, abierta a más acuerdos que los ya logrados hasta ahora", ha subrayado Urkullu, que gobierna en coalición con el PSE-EE.

El lehendakari también ha dicho que la "situación económica es mejor", que se ha crecido por encima de las previsiones y que en Euskadi se crea empleo, aunque ha reconocido que se necesita todavía "más y de mayor calidad". "El empleo es la mejor política social", ha descrito. Ha afirmado que su Ejecutivo ha cumplido en "un alto grado" los compromisos adquiridos y ha añadido que afronta la nueva legislatura con "un nuevo proyecto", con "ilusión renovada y "el mismo espíritu de colaboración".

Urkullu se ha comprometido a "demostrar capacidad para ofrecer respuestas y soluciones políticas, tanto en la defensa como en la actualización y profundización de nuestro Autogobierno". Una tarea encomendada a la Ponencia parlamentaria que tiene que acelerar sus trabajos para llegar a un acuerdo básico que permita ampliar el perímetro del actual Estatuto con el mayor consenso posible. "Vamos a poner todo de nuestra parte para que la senda del diálogo, la negociación y el acuerdo vuelva a dar frutos", va a prometer Urkullu.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información