El Gobierno acepta buscar alternativas para modificar el voto rogado

Zoido invita al resto de partidos a consensuar el diagnóstico y la modificación

Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior, ha anunciado este martes en el Senado que el Gobierno está dispuesto a debatir con el resto de partidos la modificación del voto rogado. Esta modalidad de sufragio, que se aprobó en 2011 y afecta a casi dos millones de electores residentes en el exterior, obliga a comunicar previamente a la Administración el deseo de ejercer el derecho al voto. Como consecuencia, los índices de participación de los expatriados han descendido dramáticamente.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el Senado.
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el Senado. Juan Carlos Hidalgo (EFE)
Más información
Europa critica el voto rogado
Los peligros del voto online

Como adelantó EL PAÍS, el Parlamento Europeo envió a principios de diciembre una carta al Gobierno y otra al Congreso en la que les animaba a cambiar este sistema. Al mismo tiempo, la Junta Electoral Central ha recomendado el Ejecutivo que adopte el voto electrónico solo para los españoles residentes en el exterior. ¿La razón? En las elecciones generales de 2008, últimas antes de la aprobación de la nueva normativa, fueron escrutados el 31,88% de los votos de los expatriados. En los comicios de 2011, 2015 y 2016 fueron el 4,95%, el 4,73% y el 6,30%, respectivamente. Un descenso de participación que demuestra los efectos negativos de la reforma, que aprobó el Gobierno del PSOE con el apoyo del PP, de CIU y del PNV.

"Creemos que es el momento de que podamos hacer la reforma", ha dicho Zoido en el Senado, vinculando la idoneidad de afrontar ahora el cambio con el fin del intenso ciclo electoral que ha concentrado seis elecciones entre marzo de 2015 y junio de 2016. "Así se pactó entre el PP y Ciudadanos, ya que se firmó [en el acuerdo de investidura] el impulsar una reforma del régimen electoral que aborde la mejora de los procedimientos del ejercicio del derecho al voto de los ciudadanos residentes en el extranjero", ha seguido en la Cámara Alta, donde ha sido preguntado al respecto por el socialista Francesc Antich. "Sentémonos a hablar todos los partidos políticos, hagámoslo siguiendo las recomendaciones del Consejo de Estado y la Junta Electoral Central. Así podremos consensuar un diagnóstico. Debe ser el punto de partida. Así podremos hacer las modificaciones necesarias para mejorar y fortalecer nuestro sistema electoral".

El titular de Interior ha pedido un grado de consenso en la reforma que como poco iguale el conseguido para la modificación de 2011. Todos los partidos están de acuerdo en modificar el voto rogado y la mayoría coinciden en ofrecer a los residentes en el extranjero la opción del voto online. Sin embargo, los expertos advierten contra los riesgos de esta modalidad electrónica. Por eso el Ejecutivo quiere negociar a fondo el cambio de la norma y conseguir que sea el fruto de un acuerdo conjunto con la mayoría de partidos de la Cámara.

"El Gobierno entiende que es el momento para que podamos estudiar y analicemos los efectos de esta reforma de la LOREG y del voto rogado", ha resumido Zoido, que inmediatamente ha matizado: "Consideramos que no es lo más aconsejable que estemos permanentemente cambiando, sobre todo si no hay una mayoría suficiente, el voto de los españoles en el extranjero".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS