Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE no pide la dimisión de un diputado andaluz, pese a que se sentará en el banquillo

El partido incumple su código ético al evitar la salida del exconsejero Luciano Alonso

El diputado y exconsejero Luciano Alonso, en el Parlamento andaluz.
El diputado y exconsejero Luciano Alonso, en el Parlamento andaluz.

El PSOE incumple su código ético en el enjuiciamiento del diputado y exconsejero andaluz Luciano Alonso por parte del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que le abrió juicio oral el pasado 21 de noviembre. Desde entonces, el PSOE andaluz ha declinado pedirle el acta de parlamentario a este cargo histórico, exsenador, diputado durante 12 años y consejero entre 2008 y 2015 con Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Susana Díaz.

El caso contrasta con la reacción de los socialistas ante los expresidentes andaluces Chaves y Griñán, que tuvieron que abandonar su acta en el Congreso y el Senado en 2015 cuando se concretó su inculpación en el caso ERE, un año y medio antes de la reciente apertura de juicio oral por parte del juez instructor.

Antes de Navidad la Sala de lo Penal fijará previsiblemente la fecha del juicio, que se celebrará entre enero y febrero. La Fiscalía Superior pide para Alonso 14 años de inhabilitación por prevaricación y le acusa de beneficiar a personas vinculadas al PSOE para puestos cuyo nombramiento dependían de él, a sabiendas de que no tenían la formación necesaria.

En su punto 5.2, el código ético especifica: "Cualquier cargo público u orgánico del PSOE al que se le abra juicio oral por un procedimiento penal dimitirá de su cargo en el mismo momento en el que se le dé traslado del auto de apertura del mismo y solicitará la baja voluntaria. En caso contrario, será suspendido cautelarmente de militancia y, en su caso, expulsado del partido".

El pasado miércoles, el portavoz del PSOE andaluz en el Parlamento y responsable de Organización de la gestora, Mario Jiménez, dijo que desconocía la apertura de juicio oral por parte del juez y mencionó dos tiempos diferentes para que Alonso abandone la Cámara: apertura de juicio oral (21 de noviembre) y señalamiento del juicio (antes de Navidad).

"Si se abriera esa fase [apertura de juicio oral], tenemos que estar sujetos a los principios de cumplimiento de nuestro código ético. Llegado ese momento se contrastaría esa situación con nuestro código ético y se tomarían las decisiones. (...) Cuando se produzca ese señalamiento [de fecha], estaremos a lo que determina el código ético del partido socialista". Este diario ha intentado sin éxito que Jiménez aclare cuál de los dos tiempos procesales considera el momento propicio para que Alonso entregue el acta de diputado.

Ciudadanos, que permite a los socialistas gobernar en Andalucía, asegura que exigirá al PSOE que aparte a Alonso cuando exista un señalamiento del juicio, una fecha concreta determinada por la Sala de lo Penal. El acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos de junio de 2015, que permite a los socialistas gobernar en Andalucía, reza en su punto nueve: "Separar de inmediato a cualquier cargo orgánico imputado por corrupción política".

El fiscal acusa a Alonso de haber contratado a tres personas —un dirigente del PSOE de Málaga, la hija de un alcalde malagueño y el hijo de la exalcaldesa de Jaén Carmen Peñalver— a sabiendas de que "no desempeñarían sus funciones en modo alguno". Ninguno de ellos pisaron las sedes del Centro Andaluz de Flamenco y la Filmoteca de Andalucía, organismos que desconocían la existencia de sus tres directores.

Aunque Alonso dimita de su cargo en las próximas semanas y pierda su fuero, la vista oral se celebrará en el alto tribunal andaluz, dado que la apertura de juicio oral establece que la causa no puede ya regresar a un juzgado ordinario.

Más información