Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

440 bandas de crimen organizado operan en España

Ya no son grupos especializados sino multinacionales policriminales que diversifican "negocio" e incluso se subcontratan entre sí

Un miembro de la mafia irlandesa detenido el pasado mes de septiembre en Marbella, junto a agentes de la Guardia Civil y la policía irlandesa durante un registro.

"En España no hay mafias", sentencian y coinciden expertos del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. Pero matizan: "Hay grupos de crimen organizado". Concretamente 440, de los 3.600 identificados en Europa. En 2007 llegó a haber 700. Al menos diez de los que operan actualmente están clasificados como de "alta intensidad", es decir, cuentan con al menos veinte miembros (la media va de 11 a 20), tienen más de tres años de vida y, como el resto, son policriminales (con una actividad principal y otras vinculadas) y transnacionales. Son las multinacionales del crimen. Células sin grandes capos que trabajan en red y se contratan servicios mutuamente. Discretas "corporaciones empresariales" que transitan —normalmente sin matar para mantener una sensación de seguridad subjetiva— por la senda de la ilegalidad bajo un tupido velo de legitimidad.

El pasado lunes siete de noviembre, la policía detuvo a un conocido empresario español en Mallorca. Un hombre "respetable", con siete empresas dedicadas supuestamente a la construcción y a las máquinas tragaperras. Un vecino "de toda la vida", "unos cuarenta años, mujer e hijos en buenos colegios". Pero bajo su apariencia de "tipo de negocios", bajo ese entramado empresarial, ocultaba toda una estructura de blanqueo montada por quien, verdaderamente, lideraba una organización dedicada al narcotráfico con la que operaba en la isla "desde hace al menos tres años", según los investigadores. Introducía una media de 150 kilos de cocaína anuales, que luego distribuía subcontratando a "los clanes gitanos de la droga", igualmente arraigados en Palma, en el poblado de Son Banya: "Allí las familias gitanas que venden la droga tienen su propio montaje y contratan a latinoamericanos para que despachen en los casetos, les colocan una cámara y les controlan desde fuera", aseguran. En total, fueron detenidas siete personas, contando correos y testaferros, "normalmente personas carentes de recursos o necesitadas que usan para poner coches a su nombre".

Ese puede ser el modelo del crimen organizado más extendido en España, grupos "empresariales" que trabajan en red en función de su ámbito de influencia y se prestan servicios entre sí. "Lo normal es que todos esos grupos no tengan una vida superior a tres años", aseguran los expertos, que concentran sus esfuerzos en evitar que se hagan grandes y creen infraestructuras sólidas y duraderas. "En 2015 se ha actuado sobre el 97% de los identificados", aseguran. La mayoría funcionan en grandes capitales (Madrid y Barcelona) o zonas turísticas (Málaga, Alicante, Valencia, las islas), donde "pueden vivir mejor y camuflarse más fácilmente". Y reconocen que es normal que muchos de los contactos entre ellos se establezcan en las propias prisiones, "la universidad del crimen".

En el caso de algunos extranjeros con un elevado estatus social ("algunos son incluso filántropos"), el hecho de que no comentan los delitos en España, "aunque amasen dinero sin actividad conocida como ocurría con Petrov en Mallorca", dificulta su detención, sujeta siempre a la decisión de un juez. 

La mayor parte de las bandas que operan en España se dedican al narcotráfico ("los colombianos a la coca, los marroquíes al hachís y los turcos a la heroína") y al fraude. Ambas tipologías delictivas, las más rentables, suponen más del 50% de la actividad criminal, seguidas del blanqueo de capitales (que es "un delito transversal"), la inmigración ilegal, trata, robos en domicilios, sustracción y venta de coches de alta gama...". Algunas especialidades delictivas están ligadas a nacionalidades: "Los colombianos, drogas y joyas; los rusos-georgianos, robos en domicilios y coches de alta gama, además de blanqueo de capitales en la Costa del Sol; los chinos, prostitución y tráfico de personas; los pakistaníes y sirios, falsificación de documentos; los búlgaros, transporte de drogas y armas...".

En los últimos tiempos, desde la creación del CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado) en octubre de 2014, se han detectado 250 conexiones entre Terrorismo y Crimen Organizado. Ambos fenómenos han internacionalizado sus actividades, se han organizado en red, los dos buscan la penetración e infiltración en el tejido social y económico, tienen una gran capacidad de adaptación y sobre todo utilizan la violencia, la extorsión e implantan el terror.

"El pez se pudre por la cabeza"

"Las estructuras están cambiando, ya no hay líderes, hay células, grupos más flexibles, con varios responsables de distintas tareas, tienen abiertos varios mercados criminales para incrementar las posibilidades de obtener beneficios, saben bien eso de que "el pez se pudre por la cabeza", dicen los expertos.

Sin embargo, el fenómeno de la mafia, entendido como una numerosa organización familiar infiltrada en las instituciones, no ha llegado a asentarse en nuestro país. Lo más parecido fueron los clanes gallegos del narco, enraizados en las estructuras locales, y que fueron desmantelados en los años ochenta y noventa.

Pero la corrupción sí es un mal que ha favorecido el asentamiento de grupos criminales en España, como los rusos que operan blanqueando sus fortunas camuflados entre la jet set del Levante y la Costa del Sol española; o los italianos que, huidos de la justicia en su país, se acomodan en el vecino y establecen su base de operaciones. 

"Un hombre de honor nunca viaja de vacaciones"

La delincuencia organizada no llegó a nuestro país con la instauración de la democracia ya que, desde antes ya operaban grupos mafiosos. Es desde finales de los años setenta cuando se tiene conocimiento de su existencia oficial.

España fue un importante campo de operaciones de la mafia hace tres décadas, como plataforma de distribución y almacenaje de drogas con vistas al mercado europeo y mundial y lugar idóneo para blanquear el dinero de los negocios ilícitos. Además, la mafia turca actuó desde los ochenta. Dedicada al tráfico masivo de heroína y armas. Pero, en esa misma época, irrumpió una organización criminal, posiblemente, más potente que la italiana y, más que la turca: los cárteles colombianos de la cocaína. Nuestro territorio se convertía en puerta de entrada del polvo blanco hacia Europa. Hoy por hoy, según los expertos, en España sigue entrando droga pero "es más muro de contención que puerta de entrada, porque se van adonde es más fácil sobornar con menos dinero". Y el control de las armas es sumamente eficaz debido a lo restrictivo de las leyes implantadas. No en vano, es España quien lidera la lucha contra el tráfico de cocaína y de armas a escala Euorpea.

A juicio del director de Europol, el británico Rob Wainwright, hoy el crimen organizado es un negocio multimillonario en Europa, que está creciendo gracias a la expansión de Internet y las tecnologías móviles, la proliferación de rutas de tráfico clandestino así como las oportunidades que ofrece la crisis económica global. Todas ellas han contribuido al desarrollo de una mayor amenaza”.

Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional, manifiesta en el último informe SOCTA (Serious and Organised Crime Threat Assessment) de 2013, que los cuatro pilares que conforman esa multinacional del crimen, son: el narcotráfico, el terrorismo, la corrupción y el crimen organizado. En concreto, con el narcotráfico, afirma, que en los primeros meses de 1988, la sensación de impunidad de los traficantes, hizo que se creara una contra reforma, la primera reforma del Código penal de 1988, que endureció no sólo las penas para el delito de tráfico ilegal de drogas, sino que incriminó y penalizó por primera vez el blanqueo de capitales y además se creó una Fiscalía Especial Antidroga que se encajó dentro del organigrama de la Audiencia Nacional, y que ha desempeñado la función de investigar y perseguir los delitos en relación con el blanqueo de capitales y la investigación de organizaciones vinculadas al narcotráfico.

La década de los años 90 la de la corrupción, convirtiéndose la lucha contra ésta en uno de los principales objetivos de la política criminal. Mantiene Zaragoza que la Fiscalía Especial surgió en 1995 para los delitos económicos relacionados con la corrupción, la que comúnmente se conoce hoy como Fiscalía Especial Anticorrupción, y que tanto trabajo a tenido en los últimos tiempos.

La paz en Colombia, la nueva "amenaza"

P.O.D.

Varias son las amenazas a las que se enfrentará en un futuro próximo la lucha contra el crimen organizado. Una de ellas viene, paradójicamente, del proceso de paz en ciernes en Colombia. Los expertos calculan que, "entre 8.000 y 12.000 soldados crecidos y adiestrados con los métodos de la guerrilla se quedarán sin trabajo si finalmente se culmina el proceso".  Y experiencias pasadas les recuerdan que España puede ser uno de los sitios preferidos de destino para buena parte de ellos. "Aumentarán las bandas criminales" y los llamados "sicariatos", oficinas de cobro y sucursales de extorsionadores y asesinos a sueldo habitualmente usados para ajustar cuentas procedentes del narcotráfico. "Se trata de gente muy curtida, joven pero con 40 asesinatos a sus espaldas". En los últimos tiempos, los investigadores han detectado, una presencia de carteles mexicano, porque desde México se están haciendo "tiradas de grandes partidas de droga".

Por otra parte, la situación de éxodo migratorio que vive Europa, con cientos de miles de migrantes y refugiados huyendo de las guerras y el hambre desde Oriente Medio y África, hace prever que serán muchas las organizaciones que proliferaran entorno al tráfico de seres humanos, como de hecho ya se está viendo.

Por último, combatir el cibercrimen se ha convertido en un reto en la lucha contra el crimen organizado. El ciberespacio es un terreno abonado para el delito, fundamentalmente para los económicos, y por el momento los delincuentes van muy por delante en el conocimiento, manejo y uso de tecnologías punteras.

Más información