Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy encarga a un magistrado del Supremo la renovación de la Fiscalía

Consuelo Madrigal, que rechazaba cambios en la institución, no ha sido renovada

José Manuel Maza, magistrado del Tribunal Supremo, será el nuevo fiscal general del Estado. El Gobierno ha optado por Maza y ha rechazado renovar en el cargo a Consuelo Madrigal, que fue nombrada hace solo dos años y que cesó automáticamente al formarse el nuevo Ejecutivo. El Gobierno valoró la posibilidad de confirmar a Madrigal, pero la fiscal no aceptó el relevo de algunos cargos de la Fiscalía como pretendía el Ejecutivo. Finalmente, Mariano Rajoy ha optado por proponer a Maza para el cargo con la intención de abordar con él la renovación de puestos clave de la institución.

José Manuel Maza Martín, segundo desde la izquierda.

Mariano Rajoy ha decidido poner en manos de un juez del Tribunal Supremo la Fiscalía General del Estado. José Manuel Maza sustituirá en el cargo a Consuelo Madrigal, en una nueva etapa sin mayoría y en la que tendrá que afrontar los procedimientos sobre corrupción, la respuesta al desafío soberanista en Cataluña y una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que los fiscales instruyan los procesos penales. Para empezar, Maza tendrá que abordar con el Gobierno nombramientos discrecionales del Ejecutivo como el del fiscal anticorrupción, entre otros, donde se mostrará su influencia.

José Manuel Maza Martín (1951, Madrid) será el nuevo fiscal general del Estado cuando, dentro de un mes, termine el proceso que requiere un informe no vinculante del Consejo General del Poder Judicial y una comparecencia no determinante ante el Congreso.

Hubo intentos de renovar a Consuelo Madrigal, ya que solo llevaba dos años en el cargo, pero finalmente Rajoy ha optado por un juez, recuperando el modelo de antecesores como Cándido Conde-Pumpido en la etapa del PSOE.

Madrigal, tras mantener una conversación con Rafael Catalá, dio por hecho que sería renovada y así se lo transmitió a sus colaboradores. Pero la fiscal rechazó relevar a cargos fundamentales en la estructura de la institución y que están pendientes de nombramientos por la situación de interinidad del Gobierno. Ese pulso, según la versión de fuentes de la fiscalía, provocó que, finalmente, el Ejecutivo optara por Maza.

El Gobierno matiza que no llegó a confirmarla en el puesto y que, efectivamente, quiere renovar cargos clave de la fiscalía, pero que el motivo del relevo es que puede llevarla a cabo mejor alguien ajeno a la carrera. El cargo de fiscal general tendrá relevancia ante el desafío soberanista y ante casos abiertos de corrupción. En el primer asunto, su antecesora asumió la posición del Gobierno al presentar la querella contra los responsables de la Generalitat de Cataluña. En el segundo, la Fiscalía Anticorrupción asumió un papel autónomo. Maza también debe participar en el proceso para cambiar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que los fiscales asuman la instrucción penal. Madrigal mantuvo algún enfrentamiento con el Gobierno sobre cambios legales de la anterior legislatura, aunque rehuyó la confrontación con el ministro, por ejemplo a cuenta de la revisión de procedimientos para cumplir los plazos máximos de instrucción.

Nombramientos clave

Maza es un juez conservador que hizo un voto particular muy duro pidiendo la condena de Baltasar Garzón por su investigación de los crímenes del franquismo. Es considerado como próximo a Manuel Marchena, presidente de la sala segunda del Supremo, y de Carlos Lesmes, presidente del Poder Judicial y el Supremo.

Una de las primeras medidas será abordar una treintena de nombramientos clave en la fiscalía que hará el Gobierno, pero a propuesta de Maza. Afectan, por ejemplo, a la jefatura de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, porque su titular Javier Zaragoza está pendiente de renovación; cinco fiscales superiores, entre ellos el del País Vasco, Juan Ramón Calparsoro; ocho fiscales jefes de diferentes provincias; los fiscales de medio ambiente, cooperación internacional, criminalidad informática, extranjería y antidroga. También está vacante la jefatura de la Fiscalía Anticorrupción, por jubilación de Antonio Salinas.

El PSOE aseguró en una nota que el nombramiento es “un mal comienzo de legislatura. Para el Partido Socialista, su trayectoria como magistrado no garantiza en absoluto el perfil independiente que requiere la figura de fiscal general”.

Maza evita valorar el proceso catalán: "Sería una temeridad"

Andrea López-Tomàs

El juez del Tribunal Supremo José Manuel Maza ha afirmado este viernes que “afrontará el cargo con responsabilidad”. El magistrado ha recordado que aún no se puede considerar que tenga un nombramiento, ya que “es solo una propuesta del Gobierno”. Maza ha afirmado que está “dispuesto a colaborar” para gestionar la reforma de la Ley que permita a los fiscales dirigir la instrucción, propuesta por el nuevo Gobierno.

El magistrado ha evitado pronunciarse sobre el proceso independentista catalán de momento, ya que hacerlo "sería una temeridad".  Maza ha afirmado que se encuentra en un “momento de silencios expectantes”. Él ha reconocido no conocer los hechos sobre la querella a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. “No tengo conocimiento para hablar de dónde está el problema ni que soluciones puede haber”, ha constatado.

Más información