Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey retoma nueve meses después el viaje suspendido a Arabia Saudí

La visita, del 12 al 14 de noviembre, desbloquea un contrato de más de 2.000 millones entre Navantia y Riad

Felipe VI, Guillermo-Alejandro de Holanda; el presidente egipcio Abdelfatah al Sisi y el rey de Jordania, Abdalá II, durante una recepción con Salman bin Abdulaziz en 2015. Ampliar foto
Felipe VI, Guillermo-Alejandro de Holanda; el presidente egipcio Abdelfatah al Sisi y el rey de Jordania, Abdalá II, durante una recepción con Salman bin Abdulaziz en 2015.

El desbloqueo político devuelve al Rey la función de representación internacional, que durante los últimos diez meses ha sido discontinua. La primera acción en este sentido, nada más se ha formado el Gobierno, es recuperar el viaje que tuvo que aplazar a Arabia Saudí por la interinidad política. Será una visita exprés de tres días, que se iniciará el sábado 12 y terminará el lunes 14, según han informado a EL PAÍS fuentes del Gobierno.

Este viaje, que será el primero del nuevo ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, estaba anunciado para mediados de febrero de 2016 pero fue suspendido por la situación de interinidad que vivía España tras las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015. Pero había otros factores que lo desaconsejaban en aquel momento, como la reciente ejecución de 47 personas, entre ellas el clérigo chií Nimr Baqr al Nimr, en Riad. La posible presencia del Rey en Arabia Saudí en aquel momento se convirtió entonces en munición del debate político. Podemos pidió al Rey que no viajara a un país “donde los defensores de los derechos humanos sufren una represión continua”. Un portavoz de la Casa del Rey aseguró entonces que es el Gobierno el que decide los viajes al exterior del jefe del Estado. Podemos, que ahora se ha convertido en la tercera fuerza parlamentaria española, incluso puso en tela de juicio los contratos firmados por empresas españolas con este país, como Adif y Renfe para llevar el AVE a La Meca.

La recuperación de este viaje como primero entre los otros tres que hubieron de ser suspendidos (Reino Unido, Japón y Corea del Sur) tenía motivos inaplazables para el jefe del Estado. Uno de los imperativos de la visita a Arabia Saudí, enmarcada en el mantenimiento y fortalecimiento de las relaciones entre ambos países, es la firma del contrato con la empresa española Navantia, que construirá cinco corbetas del tipo Avante 2200 para la marina saudí por un importe superior a los 2.000 millones de euros.

Este contrato, cuya adjudicación depende de la decisión política saudí, cuenta con todos los detalles técnicos desde hace meses a la espera de que se normalizara la situación política española y el Rey viajara a Arabia Saudí para solemnizar la firma. Para la empresa española este sería el mayor contrato hasta ahora firmado y proporcionaría una carga de trabajo en los astilleros de El Ferrol y San Fernando que podría garantizar empleos a dos millares de personas durante cinco años.

La misión a Arabia Saudí, a la que no está previsto que acuda la Reina, se ha concebido, asimismo, para que los reyes Felipe VI y Salman bin Abdulaziz den continuidad a la amistad que durante años han mantenido sus antecesores, Juan Carlos I y Abdalá bin Abdelaziz.

Más información