Los dirigentes del PSOE favorables a la abstención comienzan su defensa

La ejecutiva de los socialistas andaluces se declara partidaria de cambiar la posición política antes de la reunión del presidente de la gestora con diputados y senadores

El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo.
El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo.EFE
Más información
Fernández Vara: “Un partido que es de gobierno o gobierna o tiene que dejar gobernar”
El portavoz de la gestora socialista: “Lo que decida el comité federal se acatará”

El silencio y las medias palabras sobre la posición del PSOE respecto a la investidura de Mariano Rajoy han terminado. Los defensores de la abstención lo proclamarán en alto, como hizo este lunes por primera vez la comisión ejecutiva del PSOE de Andalucía, que dirige Susana Díaz, y lo reiteró el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara. Este martes harán lo mismo diputados y senadores socialistas en una reunión en la Cámara alta con el presidente de la gestora, Javier Fernández. Los pronunciamientos culminarán el domingo con una votación en el comité federal en el que habrá división, aunque el a la abstención está asegurado.

El vivo debate que sostienen todas las federaciones del PSOE —en numerosas asambleas locales, provinciales y regionales— sobre la abstención o el no en la próxima investidura de Mariano Rajoy continúa, pero con novedades. En esos foros se defienden ambas posiciones por parte de militantes y cuadros medios, pero los principales dirigentes partidarios de la abstención —para evitar terceras elecciones y que el PP pueda aumentar de tamaño electoral, justifican— han guardado silencio. Este lunes lo rompió el PSOE de Andalucía: la federación numéricamente más importante y muy relevante electoralmente.

Argumentos para la abstención

J. MARCOS

Los partidarios de la abstención del PSOE a una investidura del PP justifican así el cambio en la posición política del partido:

  • Una repetición de las elecciones generales en diciembre —las terceras en un año— llevarían a los socialistas a su peor resultado por tercera vez consecutiva. El 20-D obtuvieron 90 diputados, 20 menos que en 2011, y el 26-J empeoraron sus registros y se quedaron en 85 parlamentarios.
  • El temor a otras elecciones también se basa en la creencia de que el PP aumentaría su ventaja sobre el resto de partidos —en diciembre lograron 123 escaños y en junio 137— y, por tanto, le resultaría más sencillo lograr los apoyos necesarios para gobernar. La otra gran inquietud de quienes defienden que haya Gobierno es que Unidos Podemos reemplazará al PSOE como principal partido de la oposición y como referente de la izquierda española.
  • Los socialistas tendrían que elegir candidato en caso de ir a elecciones. Otra derivada de la crisis actual del PSOE es que la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general y la sustitución de la dirección por una gestora hasta la celebración de un congreso extraordinario con fecha por determinar es que los socialistas tendrían que elegir en primarias quién encabezaría las listas electorales. El proceso se debería abordar en el plazo de apenas un mes: la previsión es que las elecciones, en caso de repetirse, se celebraran el 18 de diciembre.
  • Un Gobierno en minoría del PP en el Congreso tendría dificultades en imponerse ante una oposición mayoritaria.

El mensaje lo lanzó el secretario de Organización, Juan Cornejo, al dar cuenta de la decisión de la comisión ejecutiva de los socialistas andaluces. “Tan importante es gobernar como liderar la oposición y dijimos desde el primer día que teníamos que liderar la oposición y ser decisivos en las políticas de este país”, afirmó Cornejo. “Se trata de decidir si se vota sí, no o la abstención. El está descartado desde el primer día. No queremos llegar a un acuerdo con el PP. No hay ningún socialista que quiera que gobierne el PP. Es verdad que el comité federal adoptó una resolución [votar en contra de Rajoy], pero fue tras las primeras elecciones”, explicó. Y Cornejo dio cuenta de lo acordado: “Ha habido unanimidad para evitar las terceras elecciones y la abstención es la única manera. No me produce urticaria”, concluyó, informa Raúl Limón.

Las razones para la abstención se escucharán este martes en el Senado en la reunión del grupo socialista, convocada por el presidente de la gestora, Javier Fernández. A pesar de que la gestora como órgano no llevará una posición concreta al comité federal del domingo, a su presidente este martes se le escuchará aproximarse mucho a la defensa de la abstención como mal menor. Y con él también lo hacen otros socialistas de relevancia como Ramón Jáuregui, jefe de la delegación de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo; Elena Valenciano, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Eurocámara, y la diputada y exportavoz parlamentaria Soraya Rodríguez. De palabra o por escrito, como hizo este lunes en un artículo en el Heraldo de Aragón Juan Antonio Sánchez Quero, presidente de la Diputación de Zaragoza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“No es lo más popular”

Ya no va a estar solo, por tanto, el presidente de Extremadura en decir en alto lo que muchos otros pensaban. “Un partido que es de gobierno, o gobierna o tiene que dejar gobernar. Puede que no sea lo más popular, pero lo digo. Lo que me ha dolido es que ser sincero y coherente se haya interpretado como traición”, señaló este lunes Fernández Vara en una entrevista en la Cadena SER. “En el PSOE no hay nadie que quiera que Rajoy sea presidente. Es duro hacerlo para todos nosotros. No es la solución ideal, pero es la única posible”, señaló en referencia a la abstención.

No hay misterio respecto a lo que piensan los secretarios generales. El presidente de la gestora ha hablado con todos y no ha habido ninguna variación. Se mantienen en sus posiciones, con más líderes territoriales a favor del no, pero en el conjunto del comité federal hay una mayoría de voces a favor de la abstención.

Argumentos para el ‘no’ al PP

J. M.
  • Cumplir con el programa electoral y con la palabra dada, recogida en la resolución del comité federal del 28 de diciembre, hoy por hoy vigente, de votar en contra de una investidura de Rajoy y de un Gobierno del PP es la principal razón que dan los defensores de no variar la postura política del PSOE.
  • La consecuencia de no mantener lo que consideran una posición de principios sería, a su juicio, un problema de credibilidad arrastrado desde la última legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero (recortes, reforma de artículo 135 de la Constitución pactada con el PP sin referéndum). Esto es, no se cumpliría con los compromisos realizados en las campañas y el programa electoral.
  • Unidos Podemos ganaría de esta forma argumentos en su equiparación de que el PP y el PSOE son iguales. A corto plazo, los socialistas podrían mantener a los votantes de su flanco izquierdo que se habrían mantenido fieles a su ideario de no permitir gobernar al PP. La abstención pondría en riesgo a medio y largo plazo al PSOE como referente frente a Unidos Podemos. Reforzado por el viraje de los socialistas, el partido de Pablo Iglesias ocuparía el espacio que le dejasen expedito por la izquierda.
  • El margen de maniobra de un Gobierno del PP, pese a estar en minoría en el Parlamento, seguiría siendo importante. Así, dispondría de la capacidad de vetar iniciativas y tendría el control de la Cámara a través de la presidenta del Congreso. Aparte, la mayoría absoluta del PP en el Senado permitiría al Gobierno retrasar las decisiones tomadas en el Congreso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS