Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT y CC OO rechazan unas nuevas elecciones y critican la parálisis política

Los sindicatos proponen diálogo entre los partidos y 20 actuaciones urgentes para el progreso

El secretario general de UGT, José María Álvarez. Ampliar foto
El secretario general de UGT, José María Álvarez. EFE

UGT y CC OO han mostrado este lunes su rechazo a la hipótesis de unas terceras elecciones y han acordado las prioridades del movimiento sindical. Así lo han asegurado los secretarios generales de ambos sindicatos, José María Álvarez (UGT) e Ignacio Fernández Toxo (CC OO), que consideran "profundamente negativa" la situación de parálisis e incertidumbre política actual. Han defendido asimismo la necesidad de dialogar y pactar, así como un documento de 20 actuaciones urgentes para el progreso y el bienestar social. Entre las medidas propuestas están aprobar un plan de choque estatal por el empleo, derogar las dos últimas reformas laborales, revalorizar las pensiones y reformar la Constitución para configurar un Estado federal.

"Nos parece inadmisible que estén dispuestas [las formaciones políticas] a que pasen las elecciones en Galicia y Euskadi el 25 de septiembre", aseguran UGT y CC OO en su declaración conjunta. Esta situación, según los sindicatos, condiciona el crecimiento económico. En caso de tener que repetir elecciones de nuevo, para UGT y CC OO sería un fracaso de la política y haría aumentar el descrédito ante la ciudadanía. "El resultado [de unas terceras elecciones] no garantizaría la salida del bloqueo", explica además el comunicado, que asegura que la única salida es el diálogo entre los actores políticos.

20 actuaciones urgentes

UGT y CC OO creen imprescindible la salida del tacticismo político y la búsqueda de un nuevo acuerdo que consolide el crecimiento económico para crear "más y mejor empleo". Los sindicatos recalcan la necesidad de revisar con Europa los plazos para la consolidación fiscal para no someter a la sociedad a nuevos sacrificios. Del mismo modo, consideran vital la inversión pública en un nuevo plan de choque por el empleo.

En materia social, las organizaciones sindicales instan a que se deroguen las dos últimas reformas laborales, así como a recuperar la universalidad y la gratuidad de los servicios públicos de educación y sanidad. Las pensiones, de las que piden que se garantice su viabilidad, la integración en el mercado laboral de los jóvenes y un plan integral por la igualdad y contra la violencia de género son otros pilares básicos de su propuesta, aunque los aborda de forma genérica sin ofrecer medidas concretas.

Sobre economía, UGT y CC OO solicitan la ampliación de la prestación por desempleo y la regulación de una renta mínima para personas y familias sin ningún ingreso. Sobre esta medida, han recordado, ambos sindicatos presentaron en mayo una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en el Congreso que beneficiaría a 2,1 millones de personas y tendría un coste de 11.000 millones de euros anuales. Otras de las medidas propuestas en materia económica son una reforma fiscal e impedir la privatización de las entidades financieras intervenidas (con dinero público) durante la crisis.

Asimismo instan a restablecer el diálogo social, tanto entre empresarios y sindicatos como entre interlocutores sociales y el Gobierno, la revalorización de las pensiones y una reforma constitucional para configurar un Estado federal.

Más información