Sánchez: “Pido a Rivera e Iglesias que saquemos adelante un gobierno regeneracionista”

El secretario general del PSOE reclama a Ciudadanos y Podemos que "levanten los vetos”

Pedro Sánchez se abraza al candidato a la presidencia a la Xunta Xoaquín Fernández en Cerceda.ÓSCAR CORRAL / ATLAS (atlas)

Al pie de los toboganes del mayor parque acuático de Galicia, en el municipio coruñés de Cerceda (5.076 habitantes), el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha participado este sábado en el primer mitin de campaña de los socialistas gallegos en la carrera hacia la Xunta. Tras un minuto de silencio por el accidente de tren de O Porriño (Pontevedra) en el que fallecieron cuatro personas, Sánchez ha pedido a los líderes de Ciudadanos y Podemos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, que “levanten los vetos” que les impiden “sentarse y dialogar”. “Les pido que levanten los vetos y saquemos adelante un gobierno regeneracionista”, ha dicho en los preámbulos de una comida mitin con unos 650 asistentes que tenían que pagar solo cinco euros por una completa churrascada. “España necesita un gobierno con urgencia, pero no necesita cualquier gobierno, sino uno limpio, creíble, social, dialogante, decente”.

Más información
Las guerras internas de los partidos agravan el bloqueo institucional
Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera trasladan a Galicia y el País Vasco su pulso por La Moncloa

“Vamos a cambiar a Mariano Rajoy y no vamos a apoyar su gobierno”, ha proclamado el líder socialista ante el público agradecido de este bastión del PSdeG-PSOE que es Cerceda, con un alcalde que gobierna con mayoría absoluta desde hace 21 años, José García Liñares. “Hay algunos medios que insisten en que mi no a Rajoy es una cuestión personal y no es cierto. Nuestro adversario no es Rajoy, contra él yo no tengo nada: nuestro adversario se llama corrupción, desigualdad y desempleo”. Hasta ahora, ha seguido Pedro Sánchez, “le hemos dejado hacer con escrupuloso respeto. No criticamos nada y tuvo un dilatado tiempo para la negociación, más de el que yo tuve. Pero el que no sea capaz de articular una mayoría suficiente es responsabilidad suya exclusivamente. La mía es con los millones de socialistas y progresistas que hay en este país”.

“El futuro no está escrito”, ha defendido Sánchez en referencia a la primera encuesta del CIS que da la mayoría absoluta a Alberto Núñez Feijóo y sitúa a la Marea y al PSdeG en una posición de empate técnico. “El futuro no está escrito, lo escribimos los ciudadanos con nuestro voto, y el 25 de septiembre Xoaquín [Fernández Leiceaga] va a ser el próximo presidente de la Xunta”, ha afirmado. “Feijóo se convertirá en un mal recuerdo”, ha augurado antes de un pantagruélico banquete con empanada, cerdo, pollo, chorizos, patatas asadas y vino del que ha participado apenas unos minutos antes de hacer mutis por la zona de las parrillas en medio de una ovación.

“Feijóo es un alumno aventajado de Rajoy”, ha advertido en su discurso Sánchez: “Ni una mala palabra para su partido ni una buena acción para los gallegos. Antepuso sus intereses a los derechos y libertades de las personas”. “Feijóo es a Galicia lo que Mariano Rajoy a España”, ha abundado el que ahora se propone acometer el proceso de investidura: “Puro inmovilismo”.

“No es cierto que socialistas y populares seamos lo mismo”, ha seguido, “nosotros abrimos mientras ellos cierran comedores sociales, escuelas infantiles y rurales, centros de salud públicos que ellos privatizan… Somos socialistas para que nuestra salud no dependa de nuestra cuenta corriente”, ha dicho para abrir paso al candidato Leiceaga y a la primera promesa electoral que lanzaba el socialista gallego unos minutos después, la retirada del copago farmacéutico (impuesto por la Xunta del PP) para los pensionistas con rentas más bajas. Esta medida, aseguran, beneficiaría a unos 650.000 gallegos (dos de cada tres jubilados) y supondría un aumento de “65 millones en el gasto público dentro de unos presupuestos autonómicos de más de 9.000”.

En su turno, el economista Leiceaga ha hecho cuentas. En los ocho años de gobierno de Feijóo en la Xunta de Galicia se perdieron “1000 camas hospitalarias, 1.500 empleados de la sanidad pública y 2.500 profesores”. También “159.800 empleos, casi 160.000 proyectos vitales que han quedado rotos”, una cifra de paro desempleo que “ha obligado a muchos a coger de nuevo las maletas y marchar al extranjero para buscar una oportunidad”.

“Feijóo solo puede presumir de haber cumplido con el déficit. Cumplió con Montoro y con Rajoy, pero incumplió con los gallegos. Porque quería labrarse su futuro en Madrid”. El actual presidente de la Xunta es, según Xoaquín Fernández Leiceaga, “un burócrata que no piensa en que cada vez que acuerda un recorte inflige sufrimiento en las personas”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS