El PP mira ahora al PNV

Rajoy se prepara para volver a intentarlo en un nuevo debate de investidura tras las elecciones vascas del 25 de septiembre

El portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, y el del PNV, Aitor Esteban, el pasado 29 de agosto en el Congreso.
El portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, y el del PNV, Aitor Esteban, el pasado 29 de agosto en el Congreso.Juan Carlos Hidalgo (EFE)

La primera pregunta que se plantearon el miércoles la práctica totalidad de los miembros del Gobierno de Mariano Rajoy y de la cúpula del PP en cuanto se evidenció que Pedro Sánchez no iba a permitir su continuidad en La Moncloa, al menos por el momento, fue: “¿Y ahora qué?”. El entorno del presidente popular está bastante dividido en sus esperanzas de que el líder socialista vaya a cambiar su oposición frontal próximamente. Nadie cree que pueda producirse un giro, desde luego, antes de la segunda votación de investidura este viernes y casi todos dan por seguro que en el PSOE no habrá avances ni modificaciones antes de las elecciones vascas y gallegas del 25 de septiembre. Sí creen que después de esa cita electoral el PSOE puede convocar un Comité Federal para sopesar la situación, pero a partir de ahí, discrepan sobre sus opciones de lograr una abstención en las filas socialistas.

Por un lado, miembros del partido y del Gobierno creen que un mal resultado del PSOE en los comicios vascos y gallegos puede debilitar a su secretario general. Por otro, creen que el tono y la contundencia de Sánchez en su intervención del miércoles durante el debate de investidura hacen muy difícil dar marcha atrás.

Más información
El PP llama al PNV a apoyar a Rajoy y Ciudadanos advierte de que son incompatibles
Rajoy no descarta volver a intentarlo después de las elecciones vascas
De los toros de Guisando al día de la marmota

Aunque seguirán presionando y culpando al PSOE del bloqueo, fuentes de la dirección del PP dan prácticamente por perdida esa opción. Aseguran que en las filas socialistas hay quien quiere “cortarle la cabeza” a Sánchez, pero dudan de que nadie se atreva a dar el paso de forzar al partido a permitir gobernar a Rajoy y abrir otra crisis interna.

El líder del PP pretende intentarlo de nuevo después de las elecciones vascas y gallegas. En el partido hay diferencias de criterio sobre qué hará entonces el PNV. Todo dependerá, afirman fuentes de la dirección, de los resultados. Es decir, de si los nacionalistas vascos les necesitan para gobernar y superar a Podemos y de hasta dónde llegue la caída del PSOE. Los populares recuerdan que el PNV ha sido siempre un partido “práctico”. Pero en cualquier caso, sus cinco escaños tampoco serían suficientes para investir a Rajoy. Aún les faltaría un voto y en ese escenario vuelven a acordarse del diputado nacionalista canario Pedro Quevedo, próximo al PSOE.

El PP, en cualquier caso, se prepara para las que podrían ser las terceras elecciones generales en un año, aunque no quieren expresarlo así públicamente para no cerrar oficialmente las puertas de un acuerdo que desbloquee la situación in extremis.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS