Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy y Rivera superan sus diferencias y quieren prolongar su pacto

El PP persigue mejorar el perfil negociador de su líder y Ciudadanos se atribuye el "acervo constitucionalista" del consenso

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, cruza delante de Mariano Rajoy en el Congreso. Ampliar foto
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, cruza delante de Mariano Rajoy en el Congreso.

PP y Ciudadanos quieren prolongar su actual pacto de investidura de Mariano Rajoy, al menos, hasta que se convoquen las próximas elecciones generales y entren de lleno en campaña. El acuerdo firmado este agosto por ambas formaciones ha abierto varias vías de contacto hasta ahora cerradas, especialmente con el Gobierno. El PP empieza a asumir que el rechazo de Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, conduce a otras elecciones, salvo improbable rectificación tras las autonómicas vascas y gallegas, pero alienta la alianza con Rivera para dar a Rajoy un perfil más negociador.

“Le pido que no bloquee y le ofrezco 170 escaños”. Mariano Rajoy cree que ya no está solo en el Parlamento con los diputados del PP. Cuando el líder popular le espetó esa frase al final de su discurso de investidura a Sánchez, no solo le reclamó “por responsabilidad” que le deje gobernar tras ocho meses en funciones y un año sin aprobar leyes, sino que quiso subrayar que el PP no cuenta en las Cortes nada más que con sus 137 escaños. En el equipo de Rajoy destacan, tras la frustración de la derrota anunciada, que esta semana de investidura le servirá al PP al menos para fraguar una alianza más duradera con Ciudadanos y abrir un canal de comunicación con ese partido y con su líder, Albert Rivera, más permanente “que no tiene que tener fecha de caducidad incluso hasta las próximas elecciones”, según fuentes del máximo nivel del Gobierno y de la dirección popular.

Entre los dirigentes del PP ha quedado una valoración muy positiva del debate de la investidura de Rajoy: el cambio de relación experimentado con Ciudadanos. Media docena de ministros del Gabinete y otros tantos dirigentes del Comité de Dirección del PP resaltaron en privado la importancia del nuevo clima creado con ese partido tras las negociaciones de este mes de agosto.

Las relaciones personales entre Rajoy y Rivera nunca han sido muy buenas, porque pertenecen a generaciones y estilos políticos muy diferentes, y entre las cúpulas de ambas formaciones siempre ha existido bastante recelo, con algunas excepciones, porque compiten en un especio político muy próximo. Rivera llegó a soltarle a la cara a Rajoy en el debate que sigue sin fiarse de él.

La compatiblidad de Rivera con el PNV

Elsa García de Blas

Ciudadanos quiere que Mariano Rajoy busque más apoyos para su pacto de investidura, principalmente en el PSOE aunque también con el PNV tras las elecciones vascas. Ahora bien, la formación de Albert Rivera no permitirá que el PP llegue a un acuerdo con los nacionalistas vascos que implique contrapartidas inasumibles a su ideario crítico con el nacionalismo. “Tras el discurso de Aitor Esteban en el debate no sé quién está más lejos del acuerdo, si el PNV o el PSOE. El del portavoz del PNV fue uno de los discursos más duros y nosotros no vamos a aceptar un pacto paralelo que sea contradictorio con el nuestro. Si el acuerdo es inasumible para el PNV, son ellos los que se apartan", sostiene José Manuel Villegas, número dos de Ciudadanos.

Esas dificultades eran hasta ahora más evidentes entre Ciudadanos y el Gobierno de Rajoy, como reconocía estos días un destacado componente del ejecutivo. Eso también ha cambiado. En Ciudadanos, por ejemplo, valoran mucho el papel jugado en esos contactos por la ministra de Empleo, Fátima Báñez.

En el PP han extraído la conclusión de la fracasada investidura de Rajoy de que ya no están tan solos como toda la anterior legislatura. Creen que la alianza con Ciudadanos ha demostrado que Rajoy y el PP saben negociar, dialogar y pactar cuando hace falta. Rajoy recordó durante su discurso, incluso, que fue capaz de fraguar acuerdos cuando fue vicepresidente de la Xunta de Galicia sobre sistemas de financiación autonómica y luego, ya en Madrid en su etapa de vicesecretario general del PP, durante los pactos del Majestic con la CiU de Jordi Pujol en 1996. Más tarde, ya al frente del PP, labró alianzas con distintos secretarios generales del PSOE, para pactos como el antitransfuguista, el antiterrorista o para modificar el artículo 135 de la Constitución.

Rajoy y el PP han convenido que ese perfil pactista ensayado con Ciudadanos y Coalición Canaria les puede venir bien para toda la legislatura, si finalmente esta comienza y pueden gobernar, y para presentarse con otro estilo ante la repetición de las elecciones generales en diciembre y ante la consiguiente campaña.

Reunión el lunes

La ejecutiva de Ciudadanos se reunirá el lunes para tomar una decisión formal sobre la extensión de la vigencia del pacto con el PP, ya que el acuerdo incluía por escrito una cláusula que solo comprometía a la investidura.

La dirección de Ciudadanos entiende ahora que lo lógico es mantener la vigencia del acuerdo. “Lo normal es que si Rajoy consigue más apoyos respetando el pacto, nosotros sigamos respetándolo también”, asegura a EL PAÍS el número dos de la formación, José Manuel Villegas. Además, concede que están satisfechos con las 150 medidas del acuerdo y se felicita de haber logrado un “consenso de centro” entre los dos grandes partidos con Ciudadanos como puente. A ese consenso le dan el máximo valor como “acervo” para cualquier Gobierno constitucionalista. Si no surge “ninguna novedad”, el pacto con el PP seguirá vigente durante los dos próximos meses. “Apoyaremos el acuerdo hasta que se disuelvan las Cámaras”, indica el vicesecretario general de la formación.

¿Y si su anterior socio, Pedro Sánchez, intentará una alternativa a Rajoy? En Ciudadanos creen que el líder del PSOE tiene “muy pocos mimbres para hacer ese cesto”, apunta un miembro de la Ejecutiva. “Si es con los 180 noes de la investidura nosotros no vamos a estar en una operación de ese tipo”, zanja el número dos de Rivera, que ve como “única alternativa posible” un ejecutivo de Rajoy. Ciudadanos no aceptará ningún acuerdo en el que esté Podemos y subrayan que esa posición es firme porque se trata de un partido incompatible en materia económica que “quiere hacer referéndums de autodeterminación por todo el Estado”.

Más información