Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pacto aleja aún más a los nacionalistas del PP

PNV, PDC y ERC arremeten contra el acuerdo de Rajoy y Rivera y refuerzan su rechazo a la investidura

La secretaria de la ejecutiva del PNV, Mireia Zarate, y el burukide Joseba Aurrekoetxea, presentan la campaña para las elecciones vascas. Ampliar foto
La secretaria de la ejecutiva del PNV, Mireia Zarate, y el burukide Joseba Aurrekoetxea, presentan la campaña para las elecciones vascas. EFE

Si Mariano Rajoy no puede disponer de los votos del PSOE para sacar adelante su investidura desde hoy, tampoco podrá contar con los de los partidos nacionalistas, soberanistas e independentistas. Mucho menos después del pacto del PP con Ciudadanos que según PNV, Partit Demòcrata Català (PDC) y ERC es inasumible y que, en su opinión, recorta competencias de las comunidades autónomas. En todo caso, el acuerdo de investidura niega expresamente el llamado derecho a decidir que defienden estos partidos.

En julio el PP recibió votos de los partidos nacionalistas para lograr la mayoría de la Mesa del Congreso y la presidencia de la Cámara. Y, por eso, el PSOE ha utilizado la referencia a estos partidos, que en algunos casos pueden considerarse de derechas, para intentar zafarse de la presión de permitir un Gobierno de Rajoy. Sin embargo, en vísperas del inicio del debate de investidura todos estos partidos no solo mantienen el no al PP, sino que lo han reforzado con el contenido concreto del pacto de Rajoy con Ciudadanos.

“El pacto profundiza en la deriva recentralizadora de los últimos cuatro años del PP. Es muy preocupante para Euskadi”, aseguró ayer el PNV en un comunicado para ratificar el no de sus cinco diputados.

ERC: “Sánchez sería presidente con consulta”

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, aseguró ayer en el Congreso que si el líder del PSOE, Pedro Sánchez, “hubiese asumido la necesidad de autorizar un referéndum para Cataluña” sería presidente del Gobierno “desde hace semanas”.

Tardà volvió a lamentar la “cobardía política” y “el miedo” del PSOE, que no ha permitido “enterrar políticamente” a los líderes del PP y de Ciudadanos, Mariano Rajoy y Albert Rivera, respectivamente.

ERC también votaría a favor de una proposición de ley que evitara que unas hipotéticas terceras elecciones se celebraran el día de Navidad.

En su opinión, el pacto “pone en cuestión hasta el actual Estado de las autonomías, a las que ignora y obvia en materias en las que es competente como, por ejemplo, en el ámbito administrativo, educativo y social, donde propone una serie de pactos y estrategias nacionales y leyes básicas para las que el Estado no tiene competencias”. “Se impulsan leyes armonizadoras y uniformizadoras como la de Unidad de Mercado y se refuerzan los consejos interterritoriales pretendiendo convertirlas en una instancia que mediatice las competencias autonómicas”, añadió el PNV.

Los nacionalistas vascos mantienen con Ciudadanos un veto, porque el partido de Rivera es contrario al llamado cupo, aunque no haya sido incluido en el texto del acuerdo con el PP. Esa imposibilidad de pactar se mantendrá, según explican, tras las elecciones vascas del 25 de septiembre.

“Todo esto, sumado a los últimos cuatro años del PP y a la presencia en el acuerdo de un partido, Ciudadanos, que nació con la única vocación de combatir la autonomía y el sentimiento nacional de los vascos, catalanes y gallegos no augura nada bueno en un hipotético Gobierno basado en este acuerdo y no hace sino reforzar nuestro no en la investidura”, concluyen.

También el PDC (antes Convergència) mantiene el no, principalmente por la negativa a reconocer el derecho a decidir.

Política lingüística

Además, según Francesc Homs, portavoz del PDC en el Congreso, el acuerdo entre PP y Ciudadanos va “contra Catalunya” y pretende “dividir” en una cuestión como es la inmersión lingüística. “Lo hacen desde el desconocimiento o la mala fe, no lo sé”, añadió. La única mención en el pacto es la del punto 83, que habla de “implantar una educación bilingüe y trilingüe de calidad”.

En esta línea, el diputado del PDC Carles Campuzano aseguró ayer en su blog que el pacto es “un acuerdo contra Cataluña”, porque “acaba con la autonomía financiera” y “refuerza la cartera de servicios comunes en competencias exclusivas autonómicas”, entre otras. Además, la tensión por el proceso soberanista y la respuesta del Gobierno a través del Tribunal Constitucional y la decisión de dejar al PDC sin grupo en el Congreso han roto las relaciones con el PP.

Más información