Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez reivindica la ausencia de imputados en las listas del PSOE

El socialista remite al convenio con Transparencia Internacional para combatir la corrupción frente a los baremos de PP y Ciudadanos

Pedro Sánchez, en una comparecencia en el Congreso.

Pedro Sánchez ha reivindicado este miércoles la ausencia de imputados en las listas del PSOE a raíz de la situación de Óscar Clavell, diputado del PP investigado —según la nueva terminología jurídica— por prevaricación, malversación y fraude. "No incluimos a imputados en las listas. Nuestro código ético y el convenio con Transparencia Internacional lo impiden", ha destacado el secretario general de los socialistas en su cuenta de Twitter. El PP y Ciudadanos, que negocian el respaldo del partido de Albert Rivera a la investidura de Mariano Rajoy, coincidieron el martes en acotar la suspensión de los cargos públicos imputados por corrupción. Ambos partidos entienden que en el caso del parlamentario del PP no ha habido enriquecimiento ni financiación ilegal de la formación. El equipo negociador popular ha aceptado en la ronda de contactos de este miércoles que se suspenda a los cargos públicos imputados por delitos de corrupción en todos los niveles de la Administración, incluidas comunidades autónomas y Ayuntamientos.

El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha afirmado, en el receso de las negociaciones que su partido mantiene con el PP, que "no todos los casos de prevaricación son corrupción". "Eso no quiere decir que todos los casos de prevaricación no tengan tacha, pero no que sean corrupción política: tienen que ir ligados al enriquecimiento injusto o a una trama de financiación ilegal de partidos políticos", ha diferenciado. El PSOE y Ciudadanos acordaron, en el pacto que suscribieron en febrero, proceder al cese de altos cargos cuando se les abra juicio oral por algún delito doloso. Otra opción sería suspender a concejales y parlamentarios a los que se les abra juicio oral, también por algún delito doloso.

El PSOE firmó un convenio con Transparencia Internacional España en noviembre de 2014 en el que se compromete a que no haya imputados en sus listas. El documento establece la "inexistencia en las listas electorales de procesados por corrupción (con apertura de juicio oral o escrito de acusación del fiscal) o de imputados con declaración judicial de existencia de indicios suficientemente sólidos de actividades delictivas". Frente al pacto de Estado contra la corrupción que esgrimen PP y Ciudadanos, la dirección del PSOE recalca que un tercero, en este caso Transparencia Internacional, les audita las listas.

El código ético de los socialistas -fue de lo primero que aplicó Sánchez tras ser elegido secretario general en verano de 2014- recoge, por su parte, que toda persona que ostente un cargo o responsabilidad pública u orgánica vinculada al PSOE "dará cuenta de las concretas acusaciones o delitos que se le imputan" en el caso de ser investigada, con la consecuente resolución judicial. El siguiente paso es que la ejecutiva federal traslada la información a la Comisión de Ética y Garantías y, en su caso, ante la Comisión de Garantías de Igualdad. Si el afectado no informase de su situación, será suspendido de militancia cautelarmente a la espera de expediente informativo.

Además de los casos de corrupción, en el caso de los militantes a los que se abra juicio oral por un delito relacionado con la violencia de género o la libertad e indemnidad sexuales (acoso, abuso o violación) o contra la integridad moral, también serán suspendidos cautelarmente de militancia. Y serían expulsados del PSOE si hay una sentencia firme en su contra. El PSOE se compromete a "restablecer el buen nombre y el honor" de los cargos públicos u orgánicos finalmente absueltos por sentencia firme de los delitos que se le imputaban en un procedimiento penal.

Más información