Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez niega el acuerdo con Podemos que sugiere Iglesias

El líder de Podemos asegura haber hablado con el del PSOE sobre una alternativa a Rajoy

Pablo Iglesias saluda a Pedro Sánchez, este jueves.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, reapareció este jueves tras 20 días de ausencia pública para revelar que había retomado el contacto con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y que ambos coincidían en buscar una alternativa de Gobierno si Mariano Rajoy fracasa en su investidura. “Si fracasa, estamos de acuerdo los dos en que habría que dialogar y que un Gobierno progresista es lo que necesita España”, dijo Iglesias. El PSOE, molesto, negó que Sánchez hubiera tratado con Iglesias esa opción y se limitó a decir que mantienen los contactos “habituales”.

Desplazado de los focos tras las elecciones del 26 de junio por no jugar ningún papel en las negociaciones de investidura, Pablo Iglesias regresó ayer a la primera línea con una aparente noticia bajo el brazo: que Pedro Sánchez y él, según aseguró, habían conversado durante las vacaciones —e incluso acordado— que abrirían una negociación para buscar un Gobierno alternativo al PP si Rajoy fracasa en la investidura. Una posibilidad que el líder de Podemos había enterrado el pasado 21 de julio (“es imposible”, dijo), y que cuestionaba además el discurso público del PSOE, que sostiene que no intentará formar Gobierno porque las urnas le han puesto en la oposición.

En medio de una maraña de micrófonos acorde con la expectación por sus casi tres semanas de silencio, Iglesias afirmó en el Congreso: “Pedro Sánchez y yo hemos hablado por teléfono y coincidimos en que hay que esperar a ver qué apoyos consigue Rajoy. Me ha trasladado que ellos van a votar que no, y cuando Rajoy se presente, si efectivamente fracasa porque felizmente el PSOE mantiene su palabra y el no a Rajoy, habrá que explorar otras alternativas”. El líder de Podemos hizo porque se le viera acercarse a Sánchez en el Congreso, y emplazarle a hablar próximamente.

El PSOE se apresuró, sin embargo, a desmentir rotundamente cualquier posible negociación entre ambos líderes en ese sentido. Sánchez, preguntado en el Congreso, y un comunicado posterior de los socialistas solo admitieron las conversaciones, pero les restaron valor al calificarlos como “habituales” y como los que mantiene “con todos los responsables del resto de formaciones políticas”. El comunicado oficial niega de forma rotunda haber hablado con Iglesias de un plan B a Rajoy: “En ningún caso el secretario general (...) ha abordado con ninguna otra formación política la negociación para la formación de un gobierno alternativo ante el hipotético fracaso del señor Rajoy”.

Podemos explicó después a EL PAÍS que las palabras de Iglesias se habían entendido mal. “No hay ningún diálogo abierto [con el PSOE] para ningún tipo de acuerdo”, afirmó Irene Montero, jefa de gabinete de Pablo Iglesias. Los términos de las conversaciones —porque han sido varias— entre el secretario general de Podemos y el del PSOE se circunscriben a que si Rajoy fracasa, “hay que dialogar”, señaló. Y nada más. La dirigente reiteró que, aunque la investidura de Rajoy no fuera exitosa, Podemos estaría a la espera del PSOE para cualquier movimiento: “No tomaremos la iniciativa”.

Puentes políticos

Sí hay, a cambio, un comienzo de reconstrucción de los puentes rotos entre ambas formaciones tras la investidura fallida de Sánchez, indica Montero. “La relación es fluida y más regular. Ha mejorado”, explicó. Durante las semanas de descanso que han tomado ambos líderes, el contacto, directo entre Sánchez e Iglesias, se ha hecho más frecuente. Los dos partidos mantenían una fría relación con casi todos los puentes rotos tras el 26-J, que se agudizó durante la negociación para la presidencia del Congreso, en la que no se entendieron permitiendo que el PP lograra la elección de Ana Pastor. A cambio, en esta ocasión, el portavoz del grupo parlamentario de Unidos Podemos, Íñigo Errejón, y el del PSOE, Antonio Hernando, han pactado la Mesa de la Diputación Permanente, de forma que Podemos no ha sido excluido como sí ocurrió en la legislatura pasada. Las conversaciones no permiten sin embargo a Podemos conocer lo que hará finalmente el PSOE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información