Negociaciones para formar gobierno

De “Naranjito” a “señor Rivera”

El bloqueo persiste, pero la negociación para la investidura provoca llamativos cambios de discurso en los dirigentes políticos

Mariano Rajoy y Albert Rivera en el Congreso.Bernardo Pèrez

La amenaza de terceras elecciones sigue ahí porque los partidos no se ponen de acuerdo en lo príncipal: la investidura del presidente del Gobierno, pero en los nueve meses transcurridos desde la campaña electoral del pasado diciembre, los dirigentes políticos han cambiado notablemente sus discursos e invierten buena parte de sus intervenciones en justificar las piruetas. Así se han desplazado las simpatías y antipatías entre partidos desde el 20-D.

PP: De “pichón” a hombre de Estado. Convirtieron a Ciudadanos en el principal enemigo en ambas campañas. Eran “voto de alto riesgo” y “productos de marketing” sacados de “un desfile de modelos”. Los populares raramente se dirigían al presidente de la formación por su nombre: el líder de Ciudadanos era “Naranjito” o “pichón”. Ahora, convertido en la principal herramienta de presión sobre el PSOE, Mariano Rajoy empieza sus frases por “El señor Rivera y yo” mientras el partido alaba su “actitud constructiva” y apela a su sentido de Estado para favorecer el desbloqueo.

Pero la mayor pirueta popular desde el pasado 20-D es el tratamiento del pacto entre el PSOE y Ciudadanos. En la fallida investidura de Pedro Sánchez, Rajoy se burló del acuerdo, fruto, dijo, de una “conjunción interplanetaria” que había alumbrado un texto comparable al pacto de “los Toros de Guisando”. Durante los siguientes cuatro meses aludió al documento como una “enmienda a la totalidad” de sus reformas. Hasta el miércoles de la semana pasada, cuando el PP dijo haber encontrado más de un centenar de coincidencias entre aquel pacto y su programa, las puso por escrito y las enarbola como base de la negociación.

PSOE: Del “mestizaje ideológico” a “que pacten las derechas”. “Tendrá 20 años menos, pero Rivera es del PP. Si apoyas los copagos y propones el contrato único, eres de derechas”, repetía Sánchez en la campaña de diciembre. Apenas dos meses más tarde, el líder de la formación naranja se convirtió en su único aliado. El líder del PSOE abogaba entonces por el “mestizaje ideológico”, pero ahora insta al PP a negociar exclusivamente “con las derechas”, en las que vuelve a incluir a Ciudadanos.

Ciudadanos: Del no a la “abstención técnica”. Rajoy era el responsable político de la corrupción del PP y por tanto, la persona menos adecuada para presidir el Gobierno. Pero desde que se reunió con él el pasado miércoles, el líder del PP es para Rivera el único candidato a la investidura. Ciudadanos se comprometió en la pasada campaña a no favorecer la continuidad de Rajoy, pero ha pasado del no a lo que llaman “abstención técnica”.

Podemos: de autoproclamarse vicepresidente a actor secundario. El resultado del 26-J ha dejado noqueado a Podemos, que confiaba en el sorpasso al PSOE.  Tras las elecciones de diciembre intentaron llevar la iniciativa —Pablo Iglesias llegó a autoproclamarse futuro vicepresidente de un Gobierno presidido por Sánchez—, pero ahora esperan a los socialistas. También cambió su postura del referéndum: de línea roja a negociable

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50