Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El final de ETA

El Supremo anula la condena a un etarra por no haberse investigado las torturas que denunció

El alto tribunal aplica por primera vez la doctrina de Estrasburgo sobre los malos tratos y ordena repetir el juicio contra Íñigo Zapirain

El Tribunal Supremo ha anulado la condena a 15 años de cárcel por estragos al miembro del comando Otazua de ETA Íñigo Zapirain porque la Audiencia Nacional rechazó investigar en el juicio las torturas que el terrorista denunció haber sufrido tras su detención en marzo de 2011, según han confirmado fuentes judiciales. La más alta instancia judicial aplica por primera vez la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que en hasta ocho ocasiones ha condenado a España por no investigar los supuestos casos de malos tratos policiales relatados por los etarras. El fallo del Supremo obligará a repetir la vista oral.

Iñigo Zapirain, tras su detención el 1 de marzo de 2011. Ampliar foto
Iñigo Zapirain, tras su detención el 1 de marzo de 2011.

Durante el juicio sobre la colocación en 2006 de una bomba en una oficina del INEM en Bilbao, celebrado el pasado noviembre, la defensa de Zapirain solicitó que a su cliente le fuera practicado un examen psicológico dentro del llamado Protocolo de Estambul, un conjunto establecido de pruebas para documentar torturas y tratos inhumanos y degradantes. La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional rechazó esta petición con la mayoría de los magistrados conservadores Concepción Espejel y Julio de Diego y el voto particular discrepante del progresista José Ricardo de Prada, partidario de la aplicación del protocolo.

Según fuentes judiciales, la sentencia de la Audiencia Nacional ha sido anulada por quebrantamiento de forma. En la misma operación policial en la que fue detenido Zapirain fue arrestada su pareja, Beatriz Etxebarria, también miembro del comando Otazua de la banda. Esta terrorista denunció a España ante el TEDH por no haber investigado las torturas que, según ella, sufrió en dependencias policiales. En octubre de 2014 el tribunal con sede en Estrasburgo le dio la razón y condenó al Estado español a indemnizarla con 29.000 euros. Diferentes fallos de la corte europea no consideran probados los maltratos relatados por los etarras, pero reprochan a España que no los investigara con diligencia.

Zapirain, Etxebarria y el tercer miembro del comando Otazua, Daniel Pastor, han sido condenados, además de por la bomba en la oficina del INEM bilbaína, por los asesinatos del brigada del Ejército Luis Conde y del inspector de policía Eduardo Puelles y por el atentado con coche bomba contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Burgos.

Fe de errores

En una versión anterior de esta noticia se afirmaba que Íñigo Zapirain fue condenado por la sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional, cuando fue condenado por la sección Segunda de este tribunal.

Más información