Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El doctor Vela será el primer juzgado por el ‘caso de los bebés robados’

La juez imputa al director de la clínica San Ramón de Madrid los delitos de sustracción de menores, suposición de parto y falsedad documental

El doctor Vela, tras declarar en los juzgados en 2013.
El doctor Vela, tras declarar en los juzgados en 2013.

Inés Madrigal descubrió hace seis años que la mujer que constaba como su madre biológica en su certificado de nacimiento en realidad no era tal. Supo entonces que siendo recién nacida había sido entregada como “un regalo” a su familia adoptiva por un afamado ginecólogo llamado Eduardo Vela, que no dio datos sobre su origen. Este médico, exdirector de la clínica San Ramón de Madrid, será ahora la primera persona juzgada en España por un caso de bebés robados.

La titular del Juzgado de Instrucción 46 de Madrid, Elena Gutiérrez, ha emitido un auto en el que propone juzgar al ginecólogo Eduardo Vela, de 82 años, por firmar el certificado de nacimiento de Inés Madrigal, presidenta de la organización SOS Bebés Robados de Murcia. En este documento consta como madre biológica de la denunciante Inés Pérez, la mujer que la crió pero que no la concibió porque no podía tener niños. Los vínculos genéticos entre ambas fueron descartados por las pruebas de ADN.

Tras la investigación, la instructora aprecia indicios suficientes de los delitos de sustracción de menores, suposición de parto y falsedad de documentación y por ello sentará en el banquillo al doctor Vela. Inés Pérez, que para ayudar a su hija en su denuncia ha acabado también procesada a sus 93 años, declaró ante la instructora que el ginecólogo la llamó el 6 de junio de 1969 para que acudiera a la clínica San Ramón “porque tenía un regalo para ella”.

“No quiero verle en prisión. Quiero que pida perdón”

N. J.

“No gano nada con que vaya a la cárcel. Ya es muy mayor”, explica Inés Madrigal, la mujer que lleva un lustro batallando por sentar al doctor Vela en el banquillo. “Sí me gustaría que pidiera perdón a todas esas madres a las que presuntamente enseñó bebés congelados diciéndoles que era su niño muerto, y a todos esos hijos que entregó a otras familias y nunca sabrán cuál es su verdadero origen. Eso y una gran investigación a nivel nacional”.

Inés está, sobre todo, agradecida. “Se lo debo todo a mi madre”. Inés Pérez, su madre adoptiva, accedió a que su hija la denunciara para que el caso prosperara. Con 90 años declaró en el juzgado cómo el doctor Vela le “regaló” el bebé de “una mujer que había tenido una aventura mientras su marido estaba fuera trabajando”. Ha acabado procesada también, a los 93 años, pero está “muy contenta” por haber ayudado a su hija y espera que también a otros muchos niños robados.

Según el testimonio de Pérez, el doctor Vela, en presencia de un sacerdote ya fallecido, le entregó una niña recién nacida sin aclararle “su origen”, “a fin de que desde ese momento actuase como si hubiese sido la madre biológica”. Narró que el entonces director de la clínica San Ramón “le pidió que simulara un embarazo” y le advirtió de que si la niña se ponía enferma no debían llevarla a otro médico que no fuera él.

Inés Pérez reconoció al doctor Vela “por la televisión” y se ratificó en la identificación cuando el juzgado organizó un careo entre ambos. La investigación judicial reveló que en el certificado de nacimiento de Inés Madrigal el exdirector del sanatorio San Ramón aseguraba que había “atendido el parto” de Inés Pérez, un alumbramiento que nunca ocurrió, tal y como acreditaron las pruebas genéticas.

Sor María

Vela declaró como imputado en diciembre de 2013 y negó su participación en los hechos. El ginecólogo reconoció su firma en el certificado, pero alegó que en el ejercicio de su profesión rubricaba papeles sin mirarlos. El doctor dijo que no conocía a Inés Pérez, la mujer que figuró falsamente como madre biológica de Inés Madrigal durante 40 años.

El nombre del doctor Vela es el más repetido por las personas que han denunciado en España supuestos casos de bebés robados relacionados con la madrileña clínica San Ramón. La otra implicada es María Gómez Valbuena, una monja que en 2012 se convirtió en la primera acusada por la fiscalía en relación con esta supuesta trama pero que falleció mientras estaba siendo investigada. Sor María murió el 22 de enero de 2013 y la causa en la que estaba acusada fue archivada. Cuando fue citada por el juez, se negó a declarar.

Más información