Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un solo pacto para Gobierno, Congreso y Presupuestos

Los partidos intentarán negociar en breve plazo la investidura, la presidencia del Congreso que podría ser para un socialista y las cuentas para 2017

El exlehendakari y expresidente del Congreso, Patxi López, que podría revalidar este último cargo, vota el 26-J.
El exlehendakari y expresidente del Congreso, Patxi López, que podría revalidar este último cargo, vota el 26-J.

Desde hoy se inician tres negociaciones cruzadas que se unen en una sola y con plazos rápidos para acabar antes de finales de julio. La primera negociación es la de la investidura; la segunda, la de la Presidencia y la Mesa del Congreso; y la tercera, la de los Presupuestos. Las tres están relacionadas y podrían acabar con un socialista de nuevo como presidente del Parlamento y un proyecto de Presupuestos elaborado en agosto que incluya los posibles acuerdos para la investidura del nuevo jefe del Ejecutivo.

Tras las elecciones de diciembre, las dos primeras negociaciones se produjeron de forma independiente y con ritmos diferentes. Ahora, si se pretende reducir los plazos, han de hacerse de forma combinada.

Y la novedad es que en esos acuerdos deben incluirse los Presupuestos Generales del Estado para 2017. Están en vigor los aprobados por Mariano Rajoy antes de las elecciones de diciembre y que fueron presentados en el Congreso hace casi un año. Desde entonces se han producido notables circunstancias que han afectado a la economía y que deben recogerse en las nuevas cuentas.

Según las previsiones del PP en el Congreso, esas cuentas deben empezarse a elaborar durante el mes de agosto para que puedan llegar a las Cortes antes del plazo legal del último día de septiembre. En caso contrario sería necesario prorrogar los que ya han quedado caducos.

Es decir, si no hubiera un acuerdo de investidura rápido, los Presupuestos no podrían aprobarse y no podría cumplirse con las exigencias de Bruselas.

Mariano Rajoy ha explicado en las últimas semanas que las prisas por cumplir los plazos tienen que ver con esos Presupuestos. En ellos se incluirían las nuevas exigencias de la Unión Europea, medidas ante la posibilidad de parón económico por el Brexit y, sobre todo, medidas que se pacten en el acuerdo de Gobierno como las de reforma fiscal. Por ejemplo, Ciudadanos exige reducción de impuestos y el PP ha defendido lo mismo.

El acuerdo para el Congreso se hizo en diciembre entre el PP, el PSOE y Ciudadanos. Fuentes del PSOE en el Congreso aseguran que debe mantenerse la idea de que la presidencia de la Cámara corresponda a un diputado que no sea del partido del Gobierno. Es decir, podría ser socialista. Esas fuentes explican que aún es pronto, pero aseguran que no sería descartable que repitiera Patxi López, tras un paso efímero por el cargo. No obstante, fuentes del Grupo Popular aseguran que la relación con López en estos cuatro meses ha causado problemas y, de hecho, ha acabado en el Tribunal Constitucional.

Cabe también la opción de que en la negociación entre PP y Ciudadanos entre la Presidencia del Congreso, En ese caso, podría ocupar el cargo Ignacio Prendes, representante de Ciudadanos en la Mesa.

Mesa similar

Para la Mesa, los tres partidos mantienen que el reparto debe ser otra vez de tres para el PP, dos para el PSOE, dos para Podemos y dos para Ciudadanos. Es decir, PP y Ciudadanos mantendrían la mayoría. Ese acuerdo debe cerrarse antes del 19 de julio, día de la constitución de las Cortes.

A partir de esa fecha, el Rey debe proponer un nombre para la investidura y debe convocarse el debate. Si para entonces ya hubiera un pacto de Gobierno, el que sea presidente del Congreso debe convocar el pleno en un plazo no inferior a 48 horas. Ese pleno podría celebrarse la última semana de julio, entre el 25 y el 30. Si fuera el martes 26, habría tiempo para que la segunda votación, en busca de la mayoría simple, tuviera lugar el viernes. De esa manera, agosto empezaría con nuevo Gobierno, según los cálculos de La Moncloa.

Sin debate por los grupos de Podemos

En diciembre y enero, los partidos estuvieron muy ocupados con el debate sobre los grupos parlamentarios de Podemos. El partido de Pablo Iglesias aspiraba a que sus franquicias en Galicia, Cataluña y Valencia tuvieran grupo propio.

El PP, el PSOE y Ciudadanos se opusieron y Podemos no llegó siquiera a plantearlo en la Mesa del Congreso.

Ahora los tres partidos aseguran que mantienen la posición, reforzados por lo que ocurrió entonces. Al rechazo a los grupos propios de los socios de Podemos se suma la renuncia de IU a tener el suyo. De nuevo Podemos se encontrará con la misma oposición porque considera que sigue incumpliendo el reglamento.

Más información