Lo que prometen los partidos para el colectivo LGTBI

El PSOE es el que más profundiza en propuestas para el colectivo LGTBI. El PP, el que menos, no dedica ni una sola medida específica

La brecha entre la derecha y la izquierda sigue existiendo y es visible, más aún en la defensa de los derechos sociales. El 26-J se volvió a las urnas para decidir qué futuro vivir, qué país habitar, y los cuatro grandes partidos ofrecen futuros y países diferentes. También para el colectivo de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales, para los que la igualdad efectiva todavía no existe

Sánchez en el Orgullo en Valencia el pasado 18 de junio.
Sánchez en el Orgullo en Valencia el pasado 18 de junio.Mónica Torres

De las dos veces que aparece "orientación sexual" en el programa electoral del PP o los tres párrafos que dedica Ciudadanos, a las más de 1.000 palabras que ofrecen el PSOE y Podemos Unidos para conseguir la igualdad del colectivo LGTBI hay mucha diferencia numérica de palabras, y de ideología, de sensibilidad y de propuesta para conseguir una equidad que sigue sin ser real, ni de facto ni jurídica.

La lucha por estas batallas sociales las sigue definiendo la izquierda, luchas que siempre han desmarcado a unos y otros. Y los han definido, los siguen definiendo. ¿Qué proponen Mariano Rajoy, Albert Rivera, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Alberto Garzón para cambiar esa realidad tan poco ecuánime?

Partido Popular

Mariano Rajoy en el balcón de Génova el pasado 26 de junio.
Mariano Rajoy en el balcón de Génova el pasado 26 de junio.Jose Jordan (AFP)

Más allá del generalista "trabajaremos por la igualdad en todos los ámbitos, luchando contra cualquier tipo de discriminación por razones de orientación sexual y/o de identidad de género", solo en otra ocasión se hace referencia a lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales y en ninguno de los dos párrafos se hace una clara alusión.

El partido de Mariano Rajoy incluye al colectivo LGTBI en su propuesta del Plan Nacional de Lucha contra el Acoso. "Impulsaremos medidas específicas para prevenir, detectar y combatir cualquier tipo de discriminación, ya sea por razón de nacimiento, origen, orientación sexual, identidad de género, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". Nada más en las 221 páginas de programa. 

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

→Puedes ver el programa electoral del PP haciendo click aquí.

Ciudadanos

Albert Rivera, un día después de las elecciones del 26J.
Albert Rivera, un día después de las elecciones del 26J. César Manso (AFP)

Albert Rivera repite fórmula, aún más ambigua, en su programa: "Diseñaremos políticas para promover la igualdad real y efectiva en todos los ámbitos e instituciones. Igualdad básica pero real con independencia de su sexo, creencias y lugar de residencia".

Y añade el impulso de dos nuevas leyes. La primera, una Ley de Gestación Subrogada renovada. La segunda, más específica, una Ley Integral de Identidad y Expresión de Género y de Protección contra toda Discriminación por Diversidad Sexual y de Género.

→Puedes ver el programa electoral de Ciudadanos haciendo click aquí.

PSOE

Pedro Sánchez en Ferraz durante la noche del 26J.
Pedro Sánchez en Ferraz durante la noche del 26J.Uly Martin

El programa del partido socialista está trufado de menciones al colectivo LGTBI en lo que se refiere a igualdad e incluye un capítulo específico: "Medidas para la igualdad efectiva de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales y contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género".

La educación en valores como forma de lucha contra la discriminación y los prejuicios son la columna vertebral de las propuestas socialistas, en ámbitos que van desde el colegio hasta el sanitario o el del funcionariado público. Entre otras medidas (específicas de violencia de género, reproducción asistida o adopción), proponen la aprobación de una ley integral para las personas transexuales en la que se trata la inserción laboral, se elimina la temporalidad del tratamiento y diagnóstico y se incluye la atención sanitaria de las personas transexuales como una prestación pública más.

→Puedes ver el programa electoral del PSOE haciendo click aquí.

Unidos Podemos

Pablo Iglesias y Alberto Garzón en la plaza Reina Sofia de Madrid tras conocer los resultados del 26J.
Pablo Iglesias y Alberto Garzón en la plaza Reina Sofia de Madrid tras conocer los resultados del 26J. Luca Piergiovanni (EFE)

En las medidas conjuntas que Podemos e Izquierda Unida presentaron para las elecciones del pasado domingo 26 de junio, el punto 18 estaba dedicado a la diversidad sexual y, entre otras declaraciones de principios y propuestas, estaba la "oposición a cualquier tipo de LGTBI+fobia institucionalizada o no" y las acciones correspondientes para que puedan garantizarse los derechos de este colectivo en cualquier ámbito; la despatologización de las identidades transexuales; "y la creación de protocolos de educación del profesorado y profesionales de la educación en diversidad afectivo-sexual y de género".

Podemos, en su programa, amplía esas medidas conjuntas para el colectivo LGTBI e incluye medidas que coinciden con las del PSOE (incluir el diagnóstico y tratamiento de las personas transexuales en el sistema público sanitario, la despatologización o la promoción en el empleo, entre otras), otras específicas sobre la adopción, la creación de varios organismos estatales desde los que se luche por la igualdad real de este colectivo o la modificación del artículo 14 de la Constitución "para incluir expresamente la prohibición de la discriminación por orientación sexual o identidad de género".

→Puedes ver el programa electoral de Podemos haciendo click aquí. Y las medidas conjuntas con Izquierda Unida, aquí.

Sobre la firma

Isabel Valdés

Corresponsal de género de EL PAÍS, antes pasó por Sanidad en Madrid, donde cubrió la pandemia. Está especializada en feminismo y violencia sexual y escribió 'Violadas o muertas', sobre el caso de La Manada y el movimiento feminista. Es licenciada en Periodismo por la Complutense y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS. Su segundo apellido es Aragonés.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS