Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Errejón saca partido a su protagonismo en campaña

El 'número dos' de Podemos gana adeptos al llevar el peso de la mitad de los mítines

Alberto Garzón e Íñigo Errejón, en A Coruña.
Alberto Garzón e Íñigo Errejón, en A Coruña.

Tres mujeres que pasan la cincuentena esperan frente al autobús morado de Unidos Podemos en Castellón. Ya ha anochecido y, pasado un rato, preguntan a un miembro del equipo cuándo llegan los de Podemos. "Queremos ver a Íñigo y decirle que nos gusta más que Pablo", confiesan las tres simpatizantes. Vienen del mitin que acaba de dar el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, junto a la vicepresidenta de la Comunidad Valenciana, Mónica Oltra, en un parque de la ciudad. "Estuvimos aquí en 1977 y ahora estamos ilusionadas con Podemos. Pablo también nos gusta, ¿eh?", se disculpan. El secretario Político de Podemos, que es madrileño, ha intervenido en el acto íntegramente en catalán, como en todas las comunidades catalanoparlantes, donde las masas le jalean. Pablo Iglesias le ha cedido la mitad de los mítines de campaña y él lo está aprovechando.

Errejón lleva el peso de la mitad de los actos electorales de Unidos Podemos. Mientras, el cabeza de lista, Pablo Iglesias, dedica los días en los que no está en la carretera a preparar los debates, a conceder entrevistas y a aparecer en la televisión. La pareja se ha repartido los papeles —es la única candidatura donde el protagonismo de la caravana no es solo para el número uno— y explota la complementariedad de sus dos perfiles. El de Errejón, más amable y de corte clásico, "convive mejor en el sistema", aprecia el consultor político Iván Redondo. El de Iglesias "genera adeptos y rivales", pero también tiene "un carisma iconográfico", reflexiona.

Errejón compagina la carretera con la dirección de la campaña. "Es como Michael Laudrup. No es que aproveche los espacios. Es que los crea", opina Redondo. "Íñigo es el balón de oro del negocio de los votos", apunta el veterano analista electoral Jaime Miquel. ¿Podría Errejón llegar a hacer sombra al líder? Hace apenas cuatro meses, los dos dirigentes chocaron tras la dimisión en cascada de la cúpula madrileña de Podemos y la destitución del secretario de Organización, Sergio Pascual, mano derecha de Errejón. Los partidarios de uno y otro tienen diferentes concepciones del modelo de partido, que tendrán que resolverse cuando pase el ciclo electoral.

Para el consultor Iván Redondo, Errejón es "un estratega político que se está transformando en un político". No le ve como líder, "porque una cosa es ser un buen ingeniero y otra, un buen piloto; aunque está claro que da bastante ventaja saber de mecánica". Miquel considera, en todo caso, que "Iglesias es un líder de desgaste, de abrir brecha" y "no es de formato convencional, porque en la socialdemocracia del siglo XXI no se va con vaqueros y coleta". ¿Sería Errejón, a cambio, quien cumpliera ese perfil? El analista discrepa: "Quien encaja es Ada Colau".

Errejón incide en el liderazgo coral que está construyendo Podemos. El número dos sabe que su estilo difiere del líder. "A veces tenemos formas de explicar las cosas de manera diferente, pero dentro de una misma estrategia que decidimos colectivamente", explica a EL PAÍS en un hueco de la caravana. "Estamos demostrando que hay un liderazgo colectivo en nuestra candidatura. Tenemos banquillo, además de un candidato indiscutible y muy sólido".

El partido está tratando de dar la vuelta a la imagen con la que nació, hiperpersonalista (con la cara de Pablo Iglesias en la papeleta electoral), sustituyéndola por un liderazgo más coral que contrasta, por ejemplo, con el de Ciudadanos. El propio Iglesias aseguró en una entrevista en EL PAÍS que no se ve imprescindible. "Por suerte, mi carisma en Podemos cada vez pesa menos", dijo. Eso está generando baronías, como la que representa la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la coportavoz de Compromís, Mónica Oltra; o la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. Y el nuevo socio electoral: el líder de IU, Alberto Garzón.

"Lo bueno es que no hay que elegir entre Pablo o yo. Nacimos con la referencia de Pablo y hemos descargado en más compañeros. Hemos madurado", sostiene Errejón. Unidos Podemos explota la coralidad como una fortaleza, desde el nombre de la candidatura hasta la música con la que abren los mítines: la de la célebre serie El Equipo A.

Más información