Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una campaña critica el ‘olvido’ de la violencia de género en el debate electoral

Con el lema "26 segundos no bastan", la plataforma feminista 7N pide a los candidatos que aborden el problema

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias, el lunes durante el debate a cuatro.
Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias, el lunes durante el debate a cuatro.

Las medidas contra la violencia de género tuvieron escasa presencia en el debate televisivo de este lunes entre los candidatos del PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos. Solo Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (Podemos) mencionaron este problema, aunque solo 26 segundos entre los dos. Este olvido ha causado un profundo malestar en algunas asociaciones de mujeres, que han recurrido a las redes sociales para elevar su protesta. 

La plataforma feminista 7N ha puesto en marcha este jueves una campaña en Twitter para quejarse de la casi nula relevancia que tuvo la violencia machista en el debate. El lema que ha escogido esta red de mujeres es "26 segundos no bastan para hablar de violencia de género" y ha utilizado el hashtag #26segNoBastan, que se ha convertido en tendencia en Twitter. 

Los 26 segundos que ocupó la violencia de género en el debate se los repartieron Sánchez con 13 e Iglesias con nueve. En este breve lapso, y tras la insistencia de la moderadora Ana Blanco —"les pido que dejen un poco de espacio para hablar de violencia de género", reiteró en varias ocasiones—, el candidato socialista aseguró que elaboraría un pacto contra este problema social y repasó los logros alcanzados por su partido en otras legislaturas, como la ley de igualdad de trato. En el caso del líder de Podemos, su intervención se limitó a proponer soluciones habitacionales para mujeres sin necesidad de denuncia.

Si Sánchez e Iglesias emplearon 26 segundos en un debate que duró más de dos horas, Rajoy y Rivera dejaron este contador en cero. Ni la reiteración de la moderadora ni la intervención de ninguno de los otros dos líderes propiciaron que comentaran algo sobre la violencia de género. Ante esta situación, el primer tuit que ha comenzado con la campaña a las 10.30 ha ido dirigido hacia el candidato de Ciudadanos. "Necesitamos más legislación para combatir las violencias machistas. ¿Alguna propuesta en su programa?", ha tuiteado la plataforma feminista 7N.

Esta red de mujeres, que el pasado 7 de noviembre convocó una manifestación multitudinaria en Madrid, ha enviado preguntas a los cuatro candidatos a través de Twitter. Pero contrariamente a lo que sucedió en el debate entre los candidatos, con los temas y los tiempos muy pautados (y donde los participantes ya habían consumido su turno cuando fueron interpelados), las medidas contra la violencia de género están presentes en los actos de la mayoría de partidos.

Partido Popular

Ana Blanco, una de las tres moderadoras del debate a cuatro, tuvo que insistir dos veces para que los candidatos hablaran de violencia de género. Finalmente, Mariano Rajoy no lo mencionó. El problema está en la campaña, incorporado al programa electoral, pero no surge en los mítines, donde el candidato insiste, sobre todo, en la economía. El programa, en cualquier caso, propone medidas genéricas, como "reforzar" las redes de centros de acogida para las víctimas y la prevención, con campañas de sensibilización; "perfeccionar" los mecanismos para derivar a las mujeres maltratadas desde los servicios sanitarios a las redes de asistencia integral, o "avanzar" hacia la "ventanilla única en materia de violencia de género". El asunto tampoco figura en las 26 medidas prioritarias con las que el PP resume su programa electoral para el 26-J.

PSOE

El lunes pasado, el acto principal de la jornada electoral de los socialistas comenzó con un minuto de silencio por el asesinato de una mujer en Badalona. Ese día, la número uno de la candidatura por Barcelona y coordinadora del programa electoral, Meritxell Batet, presentó un documento con medidas de igualdad y contra la violencia de género. Todos los días, tanto en la precampaña como en campaña, el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, incluye en su discurso la repulsa más absoluta contra "el terrorismo machista". Entre sus primeras medidas, si llega a la presidencia, figura la negociación urgente con todas las fuerzas políticas para conseguir un pacto de Estado contra la violencia de género. Este jueves, en su cuenta en Twitter, Sánchez ha recordado algunas de las medidas que el partido plantea en esta materia. El PSOE, ha dicho, es el "partido de las mujeres, sin ellas el cambio no es posible".

Unidos Podemos

Pablo Iglesias suele decir que prefiere hablar de violencia "machista" que de violencia "de género" —como ya hizo también en los nueve segundos que empleó para este tema en el debate del lunes—. Se trata de un gesto simbólico que se adecua con la reclamación de la mayoría de asociaciones feministas. El candidato de Unidos Podemos sí ha hablado de la violencia de género en sus mítines. En el de este miércoles en Almería, Iglesias defendió la propuesta estrella de Podemos sobre el problema: que las mujeres víctimas puedan acceder a una vivienda sin necesidad de haber presentado una denuncia. La coalición Unidos Podemos mantiene un compromiso en materia feminista y, además, el Partido Feminista se integra en IU. La federación de izquierdas es la fuerza que asume la mayor parte de los postulados del Partido Feminista, que, sin embargo, no se han trasladado en su totalidad al acuerdo de coalición con Podemos. La prohibición de la prostitución es una de esas medidas que sí plantea IU y que no se incluye en el pacto.

Ciudadanos

Albert Rivera se ha mostrado de acuerdo este jueves con la reivindicación de la plataforma. "Tienen toda la razón", ha explicado en un desayuno informativo aludiendo a la mecánica del debate a cuatro. La lucha contra la violencia de género no es uno de los temas estrella de los mítines de Ciudadanos. De cara al 26-J, la formación propone un pacto nacional contra la violencia de género como el que ya recogió en su acuerdo de Gobierno con el PSOE. En el nuevo programa, en cambio, no aparece textualmente la idea de acabar con la asimetría de penas, algo que le costó muchas críticas en los comicios de diciembre y que su partido atajó al decir que fue un error en la redacción de la propuesta.

Este año, 21 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas, según datos del Ministerio de Servicios Sociales e Igualdad. Y desde 2003, primer año en el que hubo estadísticas oficiales, la cifra asciende hasta 847. Además, el número de denuncias por este delito aumentó en 2015. Según datos del Poder Judicial, 123.275 mujeres denunciaron ser víctimas de violencia machista, un 1,9% más que en 2014.

Con información de Natalia Junquera, Elsa García de Blas, Anabel Díez, Juan José Mateo y Jorge G. García.

Más información