Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos chocan por los pactos y la corrupción en el primer debate a cuatro de mujeres

Las representantes de PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos no logran indicar un acuerdo que pueda evitar unas terceras elecciones

De izquierda a derecha: Margarita Robles (PSOE), Carolina Bescansa (Unidos Podemos), Inés Arrimadas (Ciudadanos) y Andrea Levy (PP), antes de participar en el primer debate a cuatro de la campaña electoral, en Antena 3.
De izquierda a derecha: Margarita Robles (PSOE), Carolina Bescansa (Unidos Podemos), Inés Arrimadas (Ciudadanos) y Andrea Levy (PP), antes de participar en el primer debate a cuatro de la campaña electoral, en Antena 3. EFE

Sin acuerdo en los pactos de Gobierno que vayan a evitar unas terceras elecciones y con choques por la corrupción. Así ha concluido el debate entre las cuatro mujeres representantes de PP, PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos celebrado en la noche de este miércoles en Antena 3. La contienda argumental no fue excesivamente bronca y solo enfrentó de forma algo más agria a Margarita Robles, número dos del PSOE por Madrid, con Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP y diputada en Cataluña, a cuenta del respeto a los jueces que investigan la corrupción. La representante del PP fue el blanco de la mayor parte de reproches del resto.

En materia de pactos, la dirigente de Unidos Podemos, Carolina Bescansa, dejó clara la intención de Pablo Iglesias de reivindicar para sí la presidencia del Gobierno en caso de un acuerdo con el PSOE si su partido logra más votos que los socialistas. Bescansa se comprometió a “llegar a un acuerdo con el PSOE para un Gobierno de estabilidad”, aunque reprochó a los socialistas sus “hipotecas” para no haber logrado tras el 20-D un pacto. Robles (PSOE) criticó que Iglesias saliera entonces “pidiendo vicepresidencias, altos cargos y el CNI”, pero no despejó la incógnita de qué hará su partido tras el 26-J. “El PSOE sale a ganar y luego los pactos ya los veremos”, dijo. La representante del PP, Andrea Levy, manifestó por su parte que Mariano Rajoy volverá a ofrecer al PSOE y Ciudadanos una gran coalición, y pidió a todos los demás que dejen gobernar a la fuerza más votada. Inés Arrimadas, diputada por Ciudadanos en Cataluña y líder de su partido en esa comunidad, tampoco aclaró su política de pactos. “Ciudadanos garantiza que todos sus votos van a ir a que haya Gobierno”, sostuvo.

En el bloque de corrupción, Robles (PSOE) acusó a Levy (PP) de haber descalificado a un juez que investiga la supuesta corrupción del PP, a lo que esta contestó airada: “¡No le tolero que diga una mentira!”. Las dos representantes se enzarzaron también por las políticas sociales. Robles, que criticó que el PP ha “hundido al Estado de bienestar”, reivindicó que ella vive “en la calle, no en el plasma”, en referencia a Mariano Rajoy. “¡Yo, si le parece, vivo en el cielo! Usted estaba en política antes que yo”, le espetó Levy. "Dudo que el PP tenga capacidad de regenerar la política", criticó después la dirigente de Ciudadanos.

La política territorial alejó la posibilidad de un acuerdo entre las fuerzas de izquierdas. Unidos Podemos defendió la celebración de un referéndum de independencia en Cataluña y el PSOE negó que pueda llevarse a cabo. “El PSOE tiene muy claro que por el marco constitucional el referéndum no es posible”, concluyó Robles. "El señor Puigdemont no quiere un referéndum, quiere la independencia", terció Arrimadas (Ciudadanos), también contraria a la consulta, que solo defiende la coalición liderada por Pablo Iglesias.

Ni siquiera la política internacional, centrada en Venezuela, elevó mucho el tono del debate, y fue Bescansa (Unidos Podemos) quien dispuso de más tiempo para explicar la posición de su partido, aunque lo aprovechó básicamente para quejarse por la "instrumentalización" de la situación en el país latinoamericano "para la confrontación interna". "A Podemos, que se ha vestido con piel de cordero, no le interesa hablar de sus orígenes", criticó Levy (PP), antes de hacer una alusión personal a la representante de Podemos. "Tú, Carolina, formabas parte de la fundación CEPS, a quien el régimen chavista pagaba", afirmó. "Esas alianzas no se acaban en Venezuela, también en Grecia, y ya vemos lo que ocurre". La exmagistrada y candidata del PSOE sostuvo que España "tiene que implicarse en todos los países donde haya vulneración de derechos humanos, y Venezuela no es el único país".

En el minuto final que les correspondió para trasladar su mensaje, la representante del PP pidió el voto "para un Gobierno centrado en el empleo" y utilizó el catalán para parte de su intervención. Robles (PSOE) reclamó, a cambio, el voto "a los que han sentido el orgullo de votar socialista muchos años", mientras Arrimadas (Ciudadanos) para que España tenga un presidente "valiente, honesto y decidido" y Bescansa se dirigió solo a las mujeres, para decirles que el 26 de junio elijan "entre una historia escrita por los políticos y otra que escriba la gente".