Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy convierte la creación de empleo en el eje de su campaña electoral

"No es lo mismo que haya un Gobierno que otro", presume el líder del PP ante las cifras de reducción de paro

Mariano Rajoy, este jueves, en Madrid.
Mariano Rajoy, este jueves, en Madrid. REUTERS

La reducción del paro registrado y la subida de la afiliación a la Seguridad Social son los ejes diarios de la campaña del candidato del PP en cualquier jornada y, más aún, el día que se conocen los datos positivos de la evolución de esos índices en mayo. La ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez, acudió a primera hora al programa Los Desayunos de TVE para poder valorar el nuevo impulso casi en directo y, luego, Mariano Rajoy centró en ese aspecto su discurso-mitin en el coloquio por los 125 años de creación del Diario de Burgos. En ese ámbito presumió de cifras y concluyó: "No es lo mismo que haya un Gobierno que otro ni unas políticas que otras diferentes".

Rajoy desglosó de nuevo al detalle el cambio, sobre todo económico, experimentado en España desde que el PP llegó al Gobierno en 2011, tras heredar un país que considera que estaba casi en quiebra, hasta el momento actual, que sitúa entre los mejores de la historia y propicio para competir en el futuro con las naciones más avanzadas de Europa. El líder del Partido Popular constató que el paro registrado en mayo (con 119.768 desempleados menos inscritos y 3.891.403 parados en total) es el mejor dato de ese mes de la historia y devuelve al país a estadísticas similares a las observadas antes de la crisis que comenzó en 2007.

El dirigente del PP se detuvo mucho en comparar que hace cuatro años (2012) el paro aumentaba al 12% anual y ahora baja al 7%, que hay también 198.000 afiliados nuevos a la Seguridad Social, que entonces se destruía empleo en tasas del 3,2% anual y ahora crece al 2,6% y que todas esas mejoras apuntan a que se pueda lograr para 2020 su gran objetivo electoral y político: tener 20 millones de personas trabajando y generar los dos millones que faltan a un ritmo de 500.000 puestos en los próximos cuatro ejercicios. "Se puede hacer y se ha hecho", reafirmó este jueves Rajoy en su intervención en el foro del Diario de Burgos, celebrado en el Museo de la Evolución del Hombre.

El candidato popular volvió a recordar así lo difícil y complicado que fue heredar el Gobierno de España en 2011 y superar los peores momentos de la crisis, que ubicó en todo el año 2012 y en febrero de 2013 como el momento culminante de destrucción de empleo. Rajoy entiende que todo ese panorama ha cambiado radicalmente gracias a sus políticas y reformas, a las que achacó luego en el coloquio el daño electoral y que muchos españoles hayan dejado de votar a su partido desde entonces.

"Hoy ha cambiado la cosa y me encuentro a mitad de una tarea tan difícil como apasionante", constató el presidente en funciones para subrayar que aún no ha terminado su trabajo y que quiere el apoyo suficiente en las urnas el 26-J para seguir gobernando y perseverar en sus ideas. "Si conservamos las mismas directrices económicas va a pasar que España crecerá en tasas elevadas del 2,5% anual e incluso por encima; que superaremos en crecimiento a Alemania, Italia y Francia y que nuestro modelo de crecimiento será más sano y sólido y se basará en la competitividad y no en el endeudamiento", remachó.

El aspirante del PP a La Moncloa repitió así su receta para lograr todas esas metas: no dar marcha atrás y repetir por "lógica, sentido común y la razón lo que ha funcionado bien". Para que quedase claro la alternativa apuntó: "Si no cuidamos los precios, si no bajamos los impuestos, si cambiamos y volvemos a las políticas de 2011, volveremos a un sitio en el que nadie quiere instalarse".

El presidente del Ejecutivo en funciones concluyó su intervención deleitándose en rescatar una catarata de datos del informe Mesías elaborado por los técnicos de la Marca España en los que se demuestra su teoría de que el país es uno de los mejores del mundo para vivir, trabajar, prosperar, hacer turismo, estudiar Erasmus, viajar, proyectar obras y exportar talento

En ese guion tan preestablecido no encajan bien pequeños o grandes contratiempos que se puedan cruzar cada día en el camino y que van desde los casos de corrupción hasta el mal rollo que mantiene hace meses con el expresidente de su partido José María Aznar. Cuando se le preguntó directamente por el caso de los ERE y el procesamiento de los expresidentes Manuel Chaves o José Antonio Griñán se limitó a contestar que no utilizará esa baza en la campaña y que estará a los que digan y hagan los tribunales, como en el caso que ha implicado al actual presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, con una ramificación del caso Púnica. Sobre Aznar, Rajoy tiró de sorna gallega y miró para otro lado: "Las relaciones entre José María Aznar y yo son estupendas, y no hay nada más que decir".

Más información