Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas se unen para afrontar un duro ataque del PP y Podemos

El procesamiento de Chaves y Griñán provoca una gran desolación en las filas del PSOE

Pedro Sánchez junto a Miguel Ángel Revilla este miércoles.
Pedro Sánchez junto a Miguel Ángel Revilla este miércoles. EFE

El procesamiento de Manuel Chaves y José Antonio Griñán provocó este miércoles gran desolación en las filas socialistas de toda España. El alejamiento de ambos de la política desde hace un año, su baja voluntaria en el partido y que sus casos no tengan que ver con corrupción personal son los argumentos que usarán para contrarrestar la línea de ataque del PP y de Podemos ante este sobresalto en plena precampaña electoral. La adversidad ha unido a la familia socialista.

Más que el ataque del PP, en el PSOE preocupa la munición que el procesamiento de Manuel Chaves y José Antonio Griñán ofrece a Podemos cuando apenas faltan tres semanas para las próximas elecciones. De nuevo “el PP y el PSOE” serán los únicos representantes “de la casta”, señalaba este miércoles un dirigente socialista con cierta amargura. En el comité de campaña dan por supuesto las líneas de ataque del adversario. Los populares colocarán el asunto de los ERE de Andalucía como “el mayor caso de corrupción en décadas”, como proclamaron este miércoles sus más destacados dirigentes, que pidieron explicaciones al líder socialista y candidato a la presidencia, Pedro Sánchez.

Esta situación judicial llega al tiempo que se conocen más detalles sobre la trama Púnica, en la que se mezcla la corrupción personal de dirigentes del PP con una posible financiación irregular del partido. Podemos no hará distingos entre uno y otro, según previsión del PSOE, que prepara su autodefensa desde hace días.

La primera decisión fue alejarse del PP en sus apreciaciones sobre los jueces, al declarar su respeto hacia esa decisión, después recordar las medidas extremadamente duras del PSOE con los casos de corrupción en sus filas. Todos los dirigentes socialistas repitieron el mismo mensaje. En este caso no hay división de opiniones ni matices entre el PSOE de Andalucía y la dirección federal que encabeza Sánchez. Las circunstancias adversas les unen en esta ocasión.

La campaña en las provincias andaluzas se presenta dura por el acoso al PSOE de Podemos y del PP y, ahora, ambos partidos recordarán todos los días a Susana Díaz el caso de los ERE. Tanto la presidenta andaluza como el líder del PSOE esgrimirán el argumento de su implacabilidad en este caso. Hace un año los dos expresidentes, Chaves y Griñán, dejaron la política con la renuncia a sus escaños en el Congreso y en el Senado, respectivamente. Ambos sabían que si no daban el paso, el partido lo daría por ellos. Ahora han vuelto a hacer lo mismo al darse de baja en el partido sin que nadie se lo pidiera y yendo un paso por delante de lo que marca el código ético del PSOE.

Ese paso tan drástico está previsto para cuando se fije el juicio oral, que aún no se ha marcado, como recordó este miércoles el candidato socialista para destacar la contundencia al tomar decisiones sobre estos casos de corrupción.

Honradez “fuera de duda”

Tanto él como Susana Díaz han ido por delante de ese código ético en sus exigencias para los que fueron presidentes de la Junta de Andalucía y del PSOE. La presión de Ciudadanos sobre Díaz fue implacable. Advirtieron de que no facilitarían su investidura como presidenta de Andalucía si Chaves y Griñán no dejaban sus escaños; algo prematuro en relación con el código ético del PSOE.

El consuelo de ambos está en que los dirigentes del partido proclaman su seguridad de que, al final, serán absueltos, y, sobre todo, que su honradez está fuera de toda duda. “No se han llevado ni un céntimo de euro”, exhibió Antonio Hernando, portavoz electoral. Lo mismo hicieron César Luena, coordinador de la campaña y Mario Jiménez, portavoz parlamentario andaluz. También los líderes, Sánchez y Díaz, destacaron mucho este aspecto, la “honradez personal”. En los procesamientos de Chaves y Griñán no hay nada referido a corrupción que haya servido para su enriquecimiento.

Más información