Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ictus de Chema y la visita de Rajoy

La larga enfermedad que sufrió el hermano del líder del PP fue esencial para que se conocieran antes de reecontrarse este lunes

Mariano Rajoy, este lunes en un acto de precampaña en Badajoz.
Mariano Rajoy, este lunes en un acto de precampaña en Badajoz.

José María, Chema, Bermejo tiene 34 años y síndrome de Down y los avatares de la política estuvieron a punto el lunes de frustrar su sueño de darle la mano y charlar un rato con el que considera su amigo y compañero de penas hospitalarias: el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Chema Bermejo es un hombre joven de Talavera la Real (Badajoz) que ha sufrido una larga serie de peripecias y graves enfermedades. En la penúltima arremetida acabó a comienzos de 2014 en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Tras hacerles las pruebas de compatibilidad a varios de sus hermanos, herederos y socios de la Farmacia de Fausto Bermejo en Talavera, se le practicó con el más pequeño un trasplante de riñón que empezó a fallar por varios frentes. Una infección lo complicó todo y en febrero de ese año le acabó provocando un ictus cerebral.

Chema Bermejo vivió varios meses en la UCI de La Concha, como se conoce popularmente a ese madrileño centro hospitalario, su peso bajó casi a 30 kilos y en sus esporádicos paseos en silla de ruedas por el pasillo de la planta se tropezó algunas veces con Mariano Rajoy.

El presidente del Ejecutivo acudía en ese tiempo regularmente al hospital para visitar a su hermano Luis, ingresado por una grave enfermedad que acabó en marzo de 2014 con su vida a los 54 años. Chema Bermejo y Luis Rajoy Brey tuvieron varios meses sus habitaciones pegadas. Chema hizo todo lo posible para hacerse el encontradizo con el presidente Rajoy y hasta llegaron a retratarse en alguna ocasión juntos. A Chema no le interesaba mucho la política, pero le gustaba la relevancia de presumir de un amigo presidente. Ahora vota y es fan de Rajoy.

Con los meses y recuperado casi totalmente, Chema dejó el hospital, volvió a casa y la familia le contó los contactos político-hospitalarios a un amigo periodista en Badajoz, que publicó la historia en su periódico. Chema enmarcó el reportaje. Lo enseñaba a todo el mundo. Su hermana, Sonia, se enteró este lunes de que Rajoy aterrizaba en Talavera la Real para dar un mitin en la plaza del pueblo y lo preparó todo para facilitar el encuentro. Los bomberos de Badajoz también. El colectivo ha puesto en marcha una serie de protestas contra el alcalde del PP, Francisco Javier Fragoso, al que reclaman que cubra varias carencias y mejoras económicas. El lunes plantaron sus megáfonos en Talavera para pedir la mediación de Rajoy y la comitiva presidencial cambió a última hora la ubicación de su intervención “por problemas de agenda” a un hotel de la capital más seguro. Sonia y los demás hermanos de Chema se quedaron chafados y le llevaron el reportaje local a la alcaldesa de Talavera para que se lo entregase a Rajoy.

Sobre las seis de la tarde del lunes un despliegue inesperado de seguridad rodeó su farmacia, inspeccionó la zona y anunció la llegada del presidente. Rajoy entró en la farmacia, charló diez minutos con Chema y le firmó una foto. Hablaron de salud.

Más información