Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Unidos Podemos puede marcar las elecciones de forma definitiva”

Íñigo Errejón, director de campaña de Podemos, asegura que el 27-J volverán a ofrecer al PSOE un Gobierno

Íñigo Errejón, en el Congreso de los Diputados.
Íñigo Errejón, en el Congreso de los Diputados.

Íñigo Errejón (Madrid, 1983) es secretario político de Podemos y máximo responsable de la campaña electoral de la coalición que formaron el partido emergente e Izquierda Unida.

1. ¿Cuánto gastará en campaña Unidos Podemos?

Aún no están cerrados los presupuestos, pero no gastaremos más que lo que nos gastamos en el 20D. Además, hay que tener en cuenta que vamos en alianza electoral y que juntos gastaremos aproximadamente la mitad de la suma de lo que empleamos, por separado, en diciembre. Como responsable de campaña soy consciente de la importancia de disfrutar, tener ilusión y pleno convencimiento del porqué nos presentamos a las elecciones. Nosotros cumplimos esos requisitos, y por ello fuimos el partido más eficiente en la relación gastos-escaños de la anterior campaña -en la que, como siempre, no pedimos ni un solo euro a los bancos, dependiendo exclusivamente de microcréditos ciudadanos.

2. ¿Qué propuesta incluye su programa que no incluyera el 20-D?

Concurrimos con el mismo programa, pero las “50 Medidas para Gobernar Juntos” constituyen nuestras prioridades. Entre ellas, el Plan Nacional de Transición Energética para revitalizar el sector de la construcción desde el marco de la eficiencia de gasto energético, una fiscalidad progresiva para recuperar la financiación de servicios clave como la dependencia o medidas de igualdad y conciliación, como los permisos iguales e intransferibles entre padres y madres.

3. ¿Qué papel tendrán en su campaña las redes sociales?

Si en alguna cosa se nota la fosilización de las viejas maquinarias en comparación con nosotros es en las redes sociales. No sé cuánto tiempo hace que Pablo Iglesias tiene más seguidores en twitter que el Presidente del Gobierno… y esto es fruto de un trabajo colectivo, muchas veces invisible. La principal razón que explica por qué nuestras redes sociales funcionan mejor que las de los partidos tradicionales, es porque representamos a un país que ha rejuvenecido, y que utiliza este mismo las redes sociales en su vida cotidiana. Pero ojo, precisamente por eso no pueden usarse como si fueran el NO-DO, sino como una forma más de relación con la ciudadanía, de escucha y de rendición de cuentas.

Somos conscientes que las redes sociales no abarcan a toda la sociedad por igual, y tiene algunos sesgos como cualquier medio de comunicación. Pero, como siempre, será una herramienta fundamental para llegar a una parte significativa de los que faltan, a un país joven, informado, exigente. Y ante todo para llegar de una forma diferente: escuchando, pidiendo que la gente que se apropie de la campaña, haga sus propios materiales… Los momentos de cambio histórico son siempre explosiones de creatividad popular y eso se refleja hoy en las redes más que en ninguna otra parte.

4. ¿Qué efectos está teniendo en España la falta de Gobierno?

Es posible que la ciudadanía esté cansada y molesta por la falta de Gobierno, que sin duda es un fracaso por el que tenemos que pedir disculpas todos los políticos, por la parte que nos toca. Pero también hay que señalar que en esta legislatura se ha vuelto a recuperar la atención y preocupación por la actividad parlamentaria. Es algo positivo que haya irrumpido el país real en el Congreso y se haya recuperado la noción del Parlamento como vía para cambiar las cosas que no gustan. Aunque nadie deseaba repetir estas elecciones, en la encrucijada del 26J será el pueblo quien decida su voto. Desgraciadamente no ha sido siempre así en otros momentos decisivos de nuestra historia.

5. ¿Con qué mensaje intentará movilizar al electorado seis meses después de las últimas elecciones?

Todas las encuestas y pronósticos nos daban por muertos semanas antes de las últimas elecciones. Y en pocos días fuimos capaces de remontar, gracias a una ciudadanía que exigía cambio. Quizá nos faltó solo una semana más, un mitin más, un debate más. El 20-D rozamos la victoria con la punta de los dedos, nos quedamos a mitad de camino. Y ahora tenemos una segunda oportunidad, histórica, que no podemos desperdiciar.

Por eso, ahora más que nunca tenemos que tender la mano a quienes comparten un mismo compromiso con el cambio político. Porque esta vez no puede quedarse nadie fuera, hay que sumarnos a todos y convocar a quienes quieran un proyecto de país mejor, hayan votado lo que hayan votado en el pasado. Las fuerzas del cambio tenemos que poner lo que nos une por encima de lo que nos separa. Ahora viene el desempate. En cierta medida son unas elecciones de encrucijada como país: están claros los dos polos, el del inmovilismo y el del cambio democrático.

6. ¿En qué cambia su estrategia el hartazgo de los ciudadanos por la repetición de las elecciones?

No cambiamos tanto nuestra estrategia como el contexto en el que se va a trabajar. Los ciudadanos saben dos cosas que no sabían en la anterior convocatoria: el resultado de las elecciones del 20D como la mejor encuesta posible contra el pesimismo o el miedo, y cómo se comportan los diferentes partidos en las negociaciones para conformar Gobierno. Si algo hemos aprendido estos meses en el Congreso es que a veces es mejor ser generosos para poder sumar y fruto de esta reflexión nos presentamos a estas elecciones siendo más que nunca. Y aún quedan. El reto es una mayoría nueva y ésa, como nos enseñó el 15M, sólo puede ser transversal, subvirtiendo las etiquetas del sistema político nacido en 1978.

Afrontamos esta campaña sabiendo que fuimos ya capaces de lograr la confianza de 5 millones de españoles y tenemos que trabajar para sumar a los que faltan; para ello podemos presentar como aval una actividad parlamentaria de gran capacidad técnica y de compromiso con las necesidades de los de abajo. Una campaña en la que se confirma el mapa que ya dibujamos después del 20D: un bloque decidido a que nada cambie, otro decidido a que cambie todo, y un Partido Socialista que tiene que decidir de qué lado está. Como el primer día, seguimos ofreciendo un Gobierno plural y de Cambio, que no solo eche a Rajoy de la Moncloa, sino también a sus políticas, poniendo las instituciones al servicio de la regeneración democrática y el crecimiento económico para la mayoría.

7. ¿Cómo cambia esta campaña por la aparición de Unidos Podemos?

Se introduce una innovación que suma para el cambio y que deja clara la idea de que en Podemos vamos a por los que faltan. Quizá este acuerdo es la única novedad de estas elecciones y pueden marcarlas de forma definitiva. La alianza ayuda a entender estas elecciones como una segunda vuelta tras el 20D en la que es necesario desempatar, que ese desempate lo protagonice la gente y no los partidos. Vamos a tener, por ello, una campaña histórica en la que se podrá terminar el recorrido iniciado en las anteriores elecciones, donde estuvimos a punto de tocar con los dedos la posibilidad de formar un Gobierno de Cambio que rescate a la ciudadanía, regenere nuestra democracia y construya un nuevo pacto de convivencia, un nuevo proyecto de país. En un escenario de correlación de fuerzas tan ajustada, un pequeño empujón puede cambiarlo todo.

8. ¿Qué hará distinto tras 26-J para que no se repita el bloqueo en la formación de Gobierno?

El 20D comprobamos que nuestro país se encuentra en mitad de un proceso de cambio que va a ser necesariamente largo. Vimos cómo se estaba renovando el sistema de partidos pero también cómo lo viejo no desaparece, sino que va cediendo terreno elección a elección. Y desde el primer momento eso nos condujo a ofrecer al Partido Socialista un compromiso histórico para estar a la altura de estos años de transición y poder así salvaguardar la mejor herencia de nuestros mayores devolviendo a la juventud las expectativas que necesita para sentir este país como propio. Por eso el 27J volveremos a ofrecer al Partido Socialista gobernar juntos: no se nos ocurre otra manera mejor de garantizar el futuro de nuestro país que no sea un compromiso estable de convivencia y reconocimiento mutuo.

9. ¿Debe tener prioridad la lista más votada?

Desde hace mucho tiempo el PP insiste en que en nuestro país debe siempre gobernar la lista más votada, pero vivimos en un sistema parlamentario, es decir, en un sistema en el que gobierna quien más apoyos parlamentarios consigue, no quien queda primero en las elecciones. No sabemos si cada vez que el PP hace una afirmación como esa lo que está planteando es que hay que hacer una modificación de la Constitución y establecer un sistema presidencialista o es que está tomando el pelo a la ciudadanía.