Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el crimen organizado

Un empresario ruso entrega un hotel en Mallorca para desligarse de la mafia

Alexander Romanov evita la acusación de pertenencia a la organización criminal Taganskaya

Imagen del juicio a Alexander Romanov y a otros acusados de blanqueo de capitales y de introducir en España dinero de la mafia rusa.
Imagen del juicio a Alexander Romanov y a otros acusados de blanqueo de capitales y de introducir en España dinero de la mafia rusa. EFE

El empresario ruso Alexander Romanov, sospechoso de formar parte de la organización criminal rusa Taganskaya, ha aceptado este lunes una pena de tres años y nueve meses de prisión tras reconocer que blanqueó en Mallorca 1,6 millones de euros procedentes de actividades ilícitas en Rusia. El acusado se ha beneficiado de un acuerdo de conformidad de última hora, ratificado al inicio del juicio señalado en la Audiencia de Palma, que ha sido cerrado durante este fin de semana con la Fiscalía Anticorrupción por el abogado Cristóbal Martell, que también defiende a los Pujol, al empresario Josep Lluis Núñez y anteriormente al futbolista Leo Messi.

El acuerdo ha logrado rebajar de forma sustancial los 17 años de cárcel que los fiscales anticorrupción, Juan Carrau y José Grinda (especialista en crimen organizado), solicitaban inicialmente para Romanov, a quien acusaban del blanqueo de más de 14 millones de euros a través de la compra de inmuebles. La Fiscalía también le achacaba el delito de pertenencia a organización criminal, al considerarle uno de los blanqueadores de la mafia rusa en España.

El pacto ha permitido a Romanov, que permanece desde hace dos años en prisión provisional, conformarse con una pena de tres años y nueve meses de cárcel por blanquear 1,6 millones de euros de procedencia ilícita, por delitos cometidos fuera de España. El acuerdo recoge también multas de más de cuatro millones de euros, que han quedado extinguidas después de que Romanov haya aportado como dación en pago el hotel Mar i Pins, que compró en una zona privilegiada de Calvià, en la costa sur mallorquina.

El establecimiento está situado en una zona a pie de costa en Calvià y fue tasado por un perito judicial en diez millones de euros. La casa anexa, en la que vivía Romanov con su familia, fue tasada en dos millones de euros. Ahora, el hotel pasará a ser de Hacienda, que podrá ponerlo a la venta tras actualizar la tasación.

En el acuerdo, la Fiscalía ha retirado el delito de pertenencia a organización criminal, que no se recoge en todo el escrito. Romanov fue condenado en Rusia por fraude y la Fiscalía apuntaba que tenía vinculaciones sólidas con algunos miembros de la mafia rusa 'Taganskaya'. Tras el acuerdo, el acusado admite que compró el hotel y llevó a cabo reformas, a las que destinó los fondos de origen ilegal. Sin embargo, ese origen ilícito no se vincula en ningún lugar del acuerdo con la organización criminal rusa.

Junto a Romanov se sentaban en el banquillo otras once personas, como los suegros del empresario y su esposa, acusados de ser testaferros del empresario. La Fiscalía ha retirado la acusación contra el matrimonio, mientras que la esposa de Romanov ha aceptado una pena menor. El resto de los acusados se han conformado con penas de multa excepto un policía local, que ha aceptado dos años de prisión por revelación de secretos. El juicio ha quedado visto para sentencia.