Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sol y toros como incentivo

Una empresa china premia a 2.500 empleados en todo el mundo con una semana de vacaciones en España

Empleados de la empresa china Tiens a su llegada al aeropuerto de Barajas.

El Aeropuerto de Barajas se asemeja a un enorme hormiguero de idas y venidas. En la Terminal 1, la percusión de las maletas se mezcla con acentos de diferentes puntos del planeta. Entre el bullicio, llamados por el cartel de Masha, una guía, emerge un grupo de 23 empleados de Tiens, una empresa china que opera en varios sectores (desde la cosmética a la moda) en 190 países. Son parte de los 2.500 trabajadores de la compañía que disfrutan desde este miércoles de una semana de vacaciones en España. Es el premio por sus logros laborales. "Tiens ha hecho mis sueños realidad", exclama Stanslaus Musila, un keniata que se dedica en su país al marketing y la distribución. "Soy muy feliz de estar aquí, aunque de España solo conozco el fútbol. Me han hablado muy bien de la comida. Creo que va a ser una gran experiencia", confiesa mientras toma una pequeña maleta de color marrón.

Algunos llegan desde el país africano, pero la mayor parte del vuelo TK1859 lo forman empleados de Kazajistán. Es el caso de Gulmira y su hija Dana, de 16 años, que aún no sabe si Li Jinyuan, una de las mayores fortunas del país asiático con 5.000 millones de euros, sufragará también sus gastos. No parece que al magnate chino le duelan prendas a la hora de gastar: siete millones de euros invertirá en el viaje, aunque se prevé que la estancia del grupo en España supere los 20. El periplo empieza en Madrid, pero también les llevará a Barcelona (el domingo, para lo que ha hecho falta fletar siete trenes AVE extras) y Toledo. Algunos de los empleados, los que llegaron ayer, ya conocen la ciudad manchega. El resto lo hará el sábado, ya que la llegada de viajeros se culminará en la tarde de hoy jueves. En total más de 50 vuelos y un goteo de llegadas sin descanso.

El incentivo incluye una ración de estereotipos españoles: sol, gastronomía y toros. Todos esos actos tendrán lugar mañana viernes. A las 10.00, la plaza de toros de Moralzarzal (12.340 habitantes) abre sus puertas a estos ilustres visitantes para una corrida sin sangre. Un espectáculo flamenco y otro con caballos completarán el festejo, por el que el Ayuntamiento de la localidad madrileña recibirá 1.000 euros. Les servirá, además, para grabar un vídeo promocional. A las 15.30, en la Casa de Campo, hay previsto un acto institucional entre la compañía y el Ayuntamiento de Madrid. Se desplegará una bandera de 100 metros y 500 kilos con las palabras paz y progreso. "Nuestro deseo es transmitir la paz al mundo y realizar un intercambio cultural con España", explica Liu Tianao, vicepresidenta de Tiens. A las 18.00, en el Parque Madrid Río, los empleados de la empresa china disfrutarán de una degustación de paella y sangría, además de un espectáculo de flamenco.

"Elegimos España porque la gente es calurosa, amable y apasionada. Además, su comida es deliciosa", afirma Li Zongmin, hijo del magnate y uno de los vicepresidentes de Tiens. A pesar de eso, dice no haber tenido tiempo de realizar visita alguna. Su padre comenzó a premiar a los trabajadores en 2000. El primer viaje lo realizaron a San Petersburgo (Rusia). Ahora, se ha convertido en una tradición que les ha hecho recorrer diferentes países como Indonesia, Tailandia, Estados Unidos (dos veces), Alemania o Ucrania. El año pasado, 6.000 empleados invadieron París y Niza. Y para septiembre, el magnate chino ya tiene ideado otro. Esta vez el destino será la isla de Bali (Indonesia).

"Una oportunidad"

Jorge Lausín, director de marketing de Prelux, la empresa que ha organizado la llegada de los más de 2.500 visitantes premiados por Tiens, sostiene que este viaje supone un espaldarazo al turismo chino en España, que está creciendo a medida que crece la clase media en un país de más de 1.300 millones de habitantes. "Con esa población, China es una oportunidad", subraya. Cada año, 107 millones de chinos salen de su país como turistas. De ellos, 5,5 millones llegan a Europa y solo 350.000 a España, según cifras de 2014 de la Organización Mundial del Turismo (OMT). La tendencia, sin embargo, va en aumento, después de que varias líneas aéreas hayan decidido aumentar su oferta con vuelos directos desde el gigante asiático. Es el caso, entre otros, de Iberia, que en los próximos meses va a implementar hasta cuatro vuelos semanales.

El director general de Turismo en la Comunidad de Madrid, Carlos Chaguacede, se muestra optimista también con esta llegada de turistas financiados por la compañía de Li Jinyuan.  En marzo cenó con destacados dirigentes de Tiens en Pekín, capital de China, y le mostraron su intención de viajar a Madrid. Chaguacede agasajó al magnate con una camiseta especialmente dedicada por Cristiano Ronaldo, la estrella del Real Madrid. En su opinión este viaje, organizado por una sociedad a la que "le gusta crear expectación", es una noticia positiva por tres causas. En primer lugar, señala, porque pone de relevancia la importancia del turismo para dinamizar la economía y a Madrid como destino. En segundo, por la inyección directa de dinero que supone la visita y, por último, por la operación de marketing que hace de Madrid y del resto de lugares por los que pasan.

El viaje de los empleados con mejores resultados en Tiens no es un caso aislado, destaca Chaguacede. La semana pasada, otro grupo empresarial chino, la aseguradora Taykang, trajo a Madrid a 800 trabajadores y para este verano, otra empresa, Infinitus, dedicada a la cosmética, prevé desembarcar en la capital española con otros 600.

Li Jinyuan, magnate y filántropo

Li Jinyuan, fundador y presidente de Tiens, nació en el seno de una familia humilde en 1958 en Cangzhou, en la provincia de Hebei, a 180 kilómetros de la capital de China. Se inició en el mundo de los negocios con apenas 16 años, tras tener que dejar la escuela por la falta de recursos en su familia. En la década de los 80 se convirtió en un empresario de éxito, pero perdió toda su fortuna en 1993 por una serie de inversiones malogradas. En 1995 fundó Tiens y, en apenas dos años, logró expandirse en el mercado internacional. Ahora, posee una fortuna estimada en 5.000 millones de euros y su compañía opera en 190 países. El magnate, además, es un gran filántropo. En 2003 creó la Fundación Caritativa Meijing Tiens, a la que ha aportado 11 millones de euros en estos años. Li Jinyuan es también, desde 1995, uno de los responsables de la creación de la Universidad Tianshi, la única institución educativa privada de China, con 12 licenciaturas, aunque aspira a tener 52. Para ello, el empresario ha aportado más de 50 millones de euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >