Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FAPE pide a los periodistas y a los políticos que defiendan la libertad de prensa

La Federación ha publicado un manifiesto en el que exige "superar contratiempos personales, empresariales o partidistas"

Concentración de periodistas en el Día de la Libertad de Prensa de 2012.
Concentración de periodistas en el Día de la Libertad de Prensa de 2012.

El próximo 3 de mayo es el Día Mundial de la Libertad de Prensa y la Federación de Asociaciones de Periodistas Españoles (FAPE) exige que se defienda. En un manifiesto publicado este viernes, alerta de que tanto los profesionales de la comunicación como los políticos han de proteger esta libertad sin tapujos. "Las instituciones, poderes y responsables de las decisiones políticas y laborales han de superar contratiempos personales, empresariales o partidistas", escriben en el comunicado.

La llamada de atención de la asociación de periodistas llega con una campaña electoral en ciernes. Momento en el que los cronómetros salen a relucir para controlar todos los tiempos informativos de cada uno de los partidos. De igual forma ocurre en los debates, en los que los bloques y los minutos que se dedican a los temas están tasados. Cierto es que, en las últimas generales —las del 20 de diciembre—, debates como el de EL PAÍS, al que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, renunció acudir, o Atresmedia, en el que por parte del Partido Popular intervino la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, dejaron atrás el corsé de otros cara a cara y no estuvieron tan limitados. "La libertad de prensa es una libertad que es garantía imprescindible de un régimen democrático", afirma la FAPE.

Partidos como el PSOE y Podemos incluyeron en su programa electoral de las últimas elecciones la intención de regular los debates durante la campaña. Con la normativa actual, las formaciones son las que tienen la potestad de decidir si se enfrentan contra sus adversarios políticos en un plató. En caso de que opten por ponerse delante de las cámaras, aún queda mucho trabajo por delante, pues los jefes de las campañas tendrán que acordar de qué se va a hablar, cuánto tiempo o en qué atril se va a situar su líder.

Alejandro Caballero, presidente del Consejo de Informativos de Televisión Española, asegura que en los medios públicos no hay independencia editorial y la injerencia es excesiva. En su opinión, informar en la precampaña es mucho peor que durante la campaña. “Se vuelcan con todo lo gubernamental. La presencia, sobre todo en el Canal 24 horas, del presidente del Gobierno en funciones duplica y triplica al resto de líderes”.

Con la irrupción de las redes sociales, en las que la información inunda los teléfonos o los ordenadores en segundos, los partidos políticos tienen más complicado estar menos expuestos durante una campaña. Sin embargo, se guardan algún as bajo la manga. Uno de ellos son los mítines. La realización de las intervenciones la produce directamente la formación, aunque los medios pueden enviar sus cámaras y redactores. Igualmente, en medio de la vorágine de discursos y discursos, las ruedas de prensa desaparecen del día a día.

Reporteros Sin Fronteras publica anualmente una clasificación mundial de la libertad de prensa. En este estudio analiza desde la transparencia que gozan los países hasta el pluralismo político. De acuerdo con la encuesta, publicada el 20 de abril, España se sitúa en el puesto 34 —uno más abajo en comparación con el año pasado—. Según la organización, este descenso se debe a los cambios legislativos que supusieron un revés para la libertad informativa como la llamada ley mordaza o la reforma de la justicia universal.

La FAPE apela en su manifiesto a que el 3 de mayo no sea un día más en el calendario. "No cabe reducir este día a determinadas reivindicaciones de quienes desarrollan las tareas informativas", argumenta. Sobre todo incide en que la sociedad se involucre en defender la libertad de prensa. Según la asociación, se trata de un derecho fundamental "que no es un regalo que haya que agradecer a este o a aquel grupo, empresa o centro de poder, ya sea público o privado".

La asociación de periodistas entiende que la llegada de nuevos medios digitales ha favorecido la pluralidad y el acceso a una mejor información por parte de la ciudadanía. "Motivo de optimismo es la significativa aparición de emprendedores periodistas que inician nuevos proyectos con muy escasas posibilidades económicas", expone en el comunicado.

Televisión Española

Uno de los medios que más ha cuestionado su falta de libertad para poder informar es el ente público de Radio Televisión Española. En abril de 2015, una delegación de la cadena pública viajó a Bruselas para trasladar su preocupación por la situación de los informativos. "Se tiende a realzar las noticias positivas del Ejecutivo y a minusvalorar o silenciar las que son críticas", aseguró entonces Xavier Fortes, vicepresidente del Consejo de Informativos.

Precisamente, Caballero no duda en afirmar que los directivos de la corporación están "desplazando a periodistas veteranos porque cuestionan las informaciones y no quieren ese perfil en la redacción" El organismo del que es presidente celebró el pasado mes de enero el resultado de las elecciones del 20-D; aunque con lo que no contaba era con que esta legislatura fuera la más efímera de la democracia moderna española. El Consejo pensaba que los vaivenes políticos dejarían de afectarle directamente con la llegada de los nuevos partidos. "Se abre un nuevo tiempo en el que es urgente retomar un modelo de información y periodismo independiente, plural y dedicado exclusivamente a prestar su servicio a la comunidad", exponía en una nota de prensa.

La FAPE también recuerda en su manifiesto a los tres periodistas españoles secuestrados en Siria en julio de 2015 y de los que se desconoce su paradero: Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre. Tal y como argumenta la asociación, "es el símbolo de hasta dónde puede llegar la ausencia de libertad, en su punto más envilecedor".

Más información