Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos acepta una alianza nacional con IU para volver a las urnas

Los sectores del partido están divididos sobre la fórmula de la coalición, pero coinciden en buscar un pacto

Iglesias bromea con Errejón antes el pleno del Congreso. Zipi EFE Atlas

Podemos aceptará una alianza con Izquierda Unida-Unidad Popular si finalmente hay nuevas elecciones. Todos los sectores del partido, incluso los más escépticos como el que lidera Íñigo Errejón, asumen ahora la necesidad de explorar una colaboración con Alberto Garzón, que ha añadido nuevas condiciones al pacto. “La alianza podría dar el sorpasso al PSOE”, declaró a EL PAÍS Pablo Echenique, número tres de Podemos. El acuerdo no está todavía cerrado.

El partido de Iglesias —que nació con una clara voluntad de diferenciarse de IU— ha alcanzado una especie de tregua sobre el objetivo de explorar una alianza con la federación de izquierdas, que comenzaría a concretarse una vez que se confirme la convocatoria de nuevas elecciones.

El distanciamiento interno entre los fieles de Iglesias y los de su número dos se traduce en el aspecto formal de ese pacto, de lograrse una vez negociado con IU, algo que aún no se ha hecho. Es decir, en Podemos se debate sobre la fórmula que se adopte finalmente para conformar una coalición y en el nombre, aspectos a negociar con IU. En el seno del partido emergente, según confirman distintas fuentes, los llamados pablistas son partidarios de una “confluencia” a todos los efectos, una suerte de fusión con la federación de izquierdas respetando su especificidad, y otro sector, el errejonista, es más proclive a un entendimiento “instrumental”. ¿Qué significa? Según este último modelo, Podemos e IU sellarían un acuerdo para ir juntos, que si hay nueva convocatoria electoral debería quedar registrado antes del 12 de mayo, y después harían campañas electorales diferenciadas —aunque con cierta coordinación— e incluso mantendrían una identidad propia en el Congreso.

Circunscripciones

Se trataría, en suma, de una fórmula dirigida a evitar las consecuencias de la ley electoral, que perjudica a las fuerzas con menos votos en las circunscripciones más pequeñas, y de tratar de sumar los cinco millones de votos de Podemos y sus alianzas territoriales y el millón de votos que logró IU. Además, según las últimas encuestas, Podemos registra una tendencia a la baja, mientras IU, que tiene dos representantes en la Cámara baja, sigue al alza.

IU teme que la noticia frustre el pacto

En Izquierda Unida corrió cierto nerviosismo al publicarse la intención de Podemos de ir a un acuerdo con IU para concurrir juntos a las elecciones. La coalición de izquierdas es consciente de que la presión mediática sobre unas negociaciones que aún no han empezado puede dificultar el pacto. Además, los contrarios al acuerdo en una y otra formación se activarán a partir de ahora para tratar de impedir que acabe fraguándose. El excoordinador de IU Gaspar Llamazares, contrario al pacto, escribió en Twitter: “Una coalición sui generis que excluye el nombre de una de las partes: el de Izquierda Unida”, se quejó.

IU insiste en que no ha abierto aún la negociación con Podemos y que no lo hará hasta que no se confirmen las nuevas elecciones.

“Podemos tiene la responsabilidad de intentar llegar a acuerdos para que esa distorsión pueda ser mitigada. Parece claro que esta alianza daría el sorpasso al PSOE, al menos en votos, salvo que se equivoquen todas las encuestas”, afirmó a EL PAÍS Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos.

Echenique se muestra “partidario a explorar un acuerdo”. “Creo que es una opción de consenso de toda la organización”, sostiene. “Me consta que Íñigo forma parte del consenso”, añade, aunque hay “diferencias de matiz”. “Creo que es obligación de Podemos, como principal vector del cambio político en nuestro país, que cada vez que se abren las urnas, exploremos, dialoguemos con las fuerzas que defienden a la mayoría, que no se han puesto al servicio de los intereses de la minoría privilegiada. Entre ellos se encuentra IU, y otras fuerzas. De la misma manera que hicimos ese intento para el 20 de diciembre, si vuelve a haber elecciones deberíamos volver a hacerlo”, apunta Echenique, que también señala que aún no han empezado las negociaciones. Eso sí, el número tres de Podemos avanza: “Se percibe tanto del lado de Podemos como del de IU, que si vuelve a haber elecciones si no hay un Gobierno, esta vez probablemente sea más sencillo llegar a un acuerdo”.

La jefa de gabinete de Pablo Iglesias, Irene Montero, precisó que todavía no hay nada cerrado. “De momento no hay más que una voluntad de explorar las posibilidades. Pero sí decimos, ante una más que previsible segunda vuelta electoral, que tenemos que tener la máxima disposición para llegar a una candidatura que permita ganar al PP en esa segunda vuelta y que permita demostrarle a la ciudadanía que seguimos en disposición de patear el tablero”, señaló.

El propio Iglesias lanzó este miércoles un aviso a navegantes. El líder de Podemos pidió tanto a su partido como a Alberto Garzón estar a la altura del momento y buscar un acuerdo tras la nueva ronda de consultas del Rey, convocada para el lunes y el martes, y la disolución de las Cortes. “Estamos en una coyuntura histórica muy especial, y estos meses se ha planteado el debate de qué Gobierno quiere cada uno. Eso nos debe hacer tener a todos la responsabilidad al menos de conversar sobre la situación política y sobre la situación histórica”, consideró.

"Hay que ser prudentes, pero yo deseo de corazón que tanto Alberto como nosotros podamos estar a la altura. Digamos que estas conversaciones son difíciles, pero por mi parte hay plena voluntad de estar a la altura del momento histórico que estamos viviendo”, abundó el dirigente de Podemos.

Por esta razón, Pablo Iglesias volvió también a mostrarse partidario de que, en principio, no se celebren nuevas primarias para conformar sus listas. Incluso si se formaliza esa alianza, Podemos se plantea, en cualquier caso, consultar a sus simpatizantes para lograr el aval de las futuras candidaturas. No obstante, la presencia de Garzón y otros dirigentes de IU, que podrían reclamar ir por circunscripciones clave, como la de Madrid, supondría un nuevo juego de equilibrios dentro de Podemos

"El resultado puede ser un presidente de una fuerza del cambio real"

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, tendrá un papel clave en la búsqueda de un acuerdo electoral con Izquierda Unida en caso de confirmarse las elecciones. El número tres de Podemos, que esgrime su talante negociador como facilitador del acuerdo, explica por qué sería importante lograr una alianza electoral. "Hay un objetivo claro. Ya hemos visto a dónde nos ha llevado el 20 de diciembre, a una situación de bloqueo, y un acuerdo de este tipo que incorpore a más fuerzas podría desbloquear la situación y generar un resultado en el cual a lo mejor puede haber un presidente del Gobierno de una fuerza del cambio real". El secretario de Organización pide a las dos fuerzas altura de miras para no encallarse en los "detalles jurídicos" de la alianza. "Ese objetivo político, que tiene que ver con construir un país mejor y aprovechar una oportunidad histórica, se tiene que sobreponer a detalles que me parecen poco explicables a la ciudadanía y secundarios frente al objetivo histórico que tenemos delante".

"Las alianzas se han demostrado especialmente potentes, son los territorios donde mejor resultado hemos tenido .En Cataluña somos primera fuerza, en Galicia segunda y en Huesca, que es otro lugar donde hemos podido incorporar a otras fuerzas aliadas con el vector de cambio, es la única provincia de tres escaños o menos donde hemos arrebatado un escaño al bipartidismo. Cualquier análisis objetivo indica que allí donde se puede llegar a estos acuerdos puede ser positivo", reflexiona Echenique. No obstante, comparte con Íñigo Errejón que ese acuerdo tiene que seguir permitiendo "que en Podemos haya gente que se autoidentifique de izquierdas y gente que no". "Me gusta hacer una comparación con los compañeros de Equo: intentar convencer a la gente de que el hecho de que Equo se haya integrado en Podemos convierte al entente Podemos- Equo en un frente ecologista no cuela, porque en Podemos hay personas que se autoidentifican como ecologistas y otras que no. De la misma manera, que lleguemos a acuerdos con fuerzas de la izquierda tradicional no significa que la totalidad de lo planteado vaya por esa línea, sino que una parte de lo que se quiere integrar va por ese lado, siempre dentro de la asunción de que el cambio es diverso. Hay una parte del cambio que es de izquierdas, otro que es ecologista, otro feminista, animalista…Es obligación de Podemos integrar a todos esos sectores", concluye.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información