Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey contrasta el diálogo social con la falta de acuerdo político

El presidente de CEOE pide acuerdos rápidos en los grupos políticos

El rey Felipe, este miércoles, durante su discurso.

Felipe VI aprovechó este miércoles su presencia en la Asamblea General de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para enviar un mensaje a los partidos políticos por su incapacidad de llegar a pactos en contraste con el diálogo continuo entre patronal y sindicatos que les ha permitido alcanzar acuerdos de calado. El Rey pidió también “mejor colaboración entre empresarios y Administración” y propiciar un entorno favorable para la actividad empresarial.

El jefe del Estado expresó su “sincero agradecimiento” a los agentes sociales por su “capacidad de entendimiento y de colaboración en momentos de tanta dificultad, teniendo siempre en el horizonte la meta del interés general”. Las palabras del Rey, en presencia de representantes del Gobierno (la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, y del PSOE y Ciudadanos, iban cargadas de intención, aunque no se refiriera de forma directa a la situación que ha llevado la reciente legislatura al borde del abismo y a una gran crisis institucional.

Frente a esa congestión, Felipe VI recurrió al ejemplo de los sindicatos y la patronal, que han alcanzado a lo largo de la democracia pactos en trances de mucha dificultad, como se demostró en la última legislatura, en enero de 2012, una semana antes de la reforma laboral, y en mayo de 2015, con el acuerdo ANC (Acuerdo de Negociación Colectiva) que fija los aumentos salariales.

El Monarca destacó, además, la importancia de “mantener la mejor colaboración” entre los empresarios y la Administración “para consolidar el crecimiento, continuar generando empleo y oportunidades, impulsar la competitividad y avanzar en la internacionalización”. Señaló que la sociedad española “necesita que haya más empresas fuertes y sólidas que estén a la vanguardia de la gestión y la tecnología”.

En este sentido, destacó también la digitalización del proceso productivo, además de la apuesta por la expansión exterior. El Rey destacó, asimismo, los esfuerzos de los empresarios y expresó la necesidad que tiene España de contar con la necesidad que tiene España de contar con "un entorno favorable que cree más riqueza y más empleo”. “Os pido que continuéis. Queda mucho por hacer”, reclamó, además de incidir en la necesidad de que las empresas españolas ganen tamaño.

El presidente de la patronal, Juan Rosell, que agradeció a la Corona su ayuda a la proyección exterior de las empresas, reconoció al respecto la “complicada aritmética” para formar Gobierno en el nuevo panorama político, en la única referencia que hizo al desencuentro de los partidos. “Es fácil dar consejos, pero no hay soluciones milagrosas”, manifestó para dar "toda la confianza a los políticos" y pedirles que resuelvan el conflicto “cuanto antes, mejor”. El líder patronal reclamó reforzar las instituciones, reestructurar el Estado de las autonomías, reducir el gasto público y alcanzar consensos en temas capitales como las pensiones. “Sin reformas, caemos en el declive, y con reformas ganaremos competencia y empleo”, subrayó.

Rosell, para quien el desempleo y deudas son “los agujeros de la economía”, reconoció que las empresas necesitan dos lustros para recuperarse de la crisis (“un par de años no es suficiente”) y que, de momento, España no ha conseguido reducir ni el déficit ni el endeudamiento. Asimismo, lamentó que el país no sepa aprovechar “los vientos de cola” de la economía mundial: tipos de interés muy bajos (“que no serán eternos”), los precios bajos del petróleo y el tipo de cambio dólar-euro.

Las peticiones de Rosell

El presidente de CEOE también apostó por la digitalización y centró los objetivos de la empresa en tres áreas: la formación, la internacionalización y la negociación colectiva, en la que en su opinión la empresa se juega el futuro y que debe hacer siempre en comandita con los sindicatos. “La sociedad española ha hecho una gran transformación en positivo, añadió para después pedir reformar, adaptar, digitalizar unas estructuras acordes con los tiempos que vivimos”, enfatizó.

El presidente del BBVA, Francisco González, que prestó la nueva sede de la entidad en Madrid y hacía de anfitrión, destacó la importancia de la digitalización en el futuro de la sociedad, aunque subrayó que se tardará años. Asimismo, en esa transformación que predice, manifestó que los bancos pasarán en el futuro a ser sociedades de servicios y no solo bancos. En su discurso, reconoció que pese a los esfuerzos de los bancos centrales con políticas monetarias expansivas, la recuperación sigue muy débil, la inflación muy baja, hay poco crecimiento y desciende la productividad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información