Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos revienta la reunión con una oferta inasumible para Rivera

Iglesias transmite que el pacto entre Sánchez y Rivera está muerto

Los 18 representantes del PSOE, Podemos y Ciudadanos antes de comenzar su reunión. ULY MARTÍN Atlas

La primera reunión a tres bandas entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos será probablemente la última. La formación de Pablo Iglesias llegó a la cita con sonrisas y una carga de profundidad destinada a dinamitar la negociación: transmitió a sus interlocutores que el pacto alcanzado entre el socialista Pedro Sánchez y Albert Rivera se halla en vía muerta y propuso a cambio un documento con un incremento inasumible del gasto público, el derecho de autodeterminación para Cataluña y un Gobierno con Podemos dentro. Ciudadanos y el PSOE se comprometieron a estudiarlo, pero no ocultaron un profundo pesimismo.

Dos horas y media de reunión sirvieron únicamente, intentó explicar el portavoz socialista, Antonio Hernando, para que por primera vez se dijeran los tres a la cara lo que llevaban semanas trasladándose a través de ruedas de prensa y platós de televisión: que sus posiciones son incompatibles.

Solo los portavoces de Ciudadanos y del PSOE salieron a dar explicaciones de la reunión. Podemos decidió que será esta mañana, después de que su dirección política y su grupo parlamentario analicen lo sucedido, cuando Pablo Iglesias comparezca ante los medios.

Las declaraciones de Hernando y de José Manuel Villegas (Ciudadanos) transmitieron la misma conclusión: fracaso. Pero mientras el portavoz de la formación de Albert Rivera se mostraba más rotundo y dejaba claro que estudiarán en las próximas horas el documento presentado por Podemos por simple cortesía, el dirigente socialista se aferraba a la supuesta esperanza de que aún queda tiempo y de que es posible convencer al partido de Iglesias para que se sume al pacto.

El equipo negociador de Podemos acudió a la reunión con un documento de 20 propuestas que quisieron llamar “cesiones”, pero que camuflaba, entre pequeñas variaciones en asuntos como el salario mínimo o los plazos de incompatibilidad de los ex altos cargos, tres bombas de relojería: una propuesta de gasto público cifrada en más de 60.000 millones de euros, la persistencia en reclamar el derecho de autodeterminación para Cataluña y la exigencia de que el nuevo Gobierno lo integren socialistas, miembros de Podemos e “independientes de consenso”.

El pacto acordado entre el PSOE y Ciudadanos, la única base que según estos dos partidos debía servir para dar inicio a las negociaciones, “está en vía muerta”, les transmitió Iglesias. Por si acaso no quedaba suficientemente claro su rechazo, el propio Rivera se encargaba de acusar a través de la red social de Twitter a Podemos de querer dinamitar el acuerdo y de buscar una alianza con separatistas.

Dos horas y media y 18 negociadores

A la cita, que duró dos horas y media, acudieron, por el PSOE, Antonio Hernando, Meritxell Batet, Jordi Sevilla, José Enrique Serrano, María Luisa Carcedo y Rodolfo Ares.

Por Podemos participaron Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Irene Montero, Carolina Bescansa, Nacho Álvarez, Josep Vendrell (En Comú) y Antón Gómez-Reino (En Marea).

De Ciudadanos acudieron José Manuel Villegas, Miguel Gutiérrez, Juan Carlos Girauta, Marta Martín y Luis Garicano.
Ni Pedro Sánchez ni Albert Rivera estuvieron presentes.

Hernando intentaba suavizar la clara apariencia de fracaso de la reunión, al insistir en que el PSOE seguirá intentando “hasta su última gota de sudor” que se acerquen las posturas de unos y otros. De momento, se han emplazado a mantener conversaciones telefónicas en las próximas horas.

Tanto Ciudadanos como el PSOE han reafirmado su compromiso de defender su pacto, pero ya no queda claro que las futuras aproximaciones, por teléfono o en persona, las hagan conjuntamente.
El PSOE se resiste a tirar la toalla, y trabajará en un documento de propuestas que puedan ser aceptadas por las tres formaciones, pero reconocen que “será muy difícil alcanzar el acuerdo”. Hernando se esforzó por repetir una y otra vez que no es imposible, que queda tiempo, que solo es necesario que haya voluntad política y que las tres formaciones “del cambio” tienen ante sí la oportunidad de acabar con un Gobierno del Partido Popular.

El portavoz socialista no fue capaz, sin embargo, de ir más allá de esos argumentos que apelaban a la esperanza. Más de una semana despúes de la cita entre Sánchez e Iglesias, tras la que el primero aseguró que “el Gobierno del cambio” estaba más cerca, Hernando se resistió a repetir la misma expresión.

El responsable del equipo negociador del PSOE se atrevió a aventurar que la próxima semana, tras estudiar a lo largo del sábado y el domingo las propuestas de Podemos, intentarán celebrar una nueva reunión a tres para darles una respuesta. Sin embargo, poco antes era Villegas, el portavoz de Ciudadanos, el que prácticamente descartaba que vaya a resgistrarse un nuevo encuentro.

La formación de Albert Rivera considera que “la perspectiva es que no haya acuerdo”, en palabras de Villegas. Los socialistas creen que “aún es posible”. Podemos decidió reservarse hasta hoy su opinión sobre lo que puede ocurrir durante los próximos días.

Ninguno de los tres partidos ha querido ser el que se levantase de la mesa y diera por concluido este intento negociador, pero con sus palabras y con sus silencios dejaron claro que esta primera opción a tres bandas, tan largamente perseguida por los socialistas, solo ha servido para constatar lo que todos sabían ya: que entre Ciudadanos y Podemos el abismo es insalvable.

Protagonismo aplazado durante 24 horas

Podemos no pudo dar anoche, después de la reunión a tres bandas con el PSOE y Ciudadanos, ningún golpe de efecto, como viene haciendo en sus últimas comparecencias, porque decidió retrasarlo hasta esta mañana. Estaba previsto que los portavoces de las tres fuerzas comparecieran el jueves en orden de menor a mayor, empezando por José Manuel Villegas y terminando con el socialists Antonio Hernando. Pero a última hora el partido de Pablo Iglesias informó de que suspendía su comparecencia.

Hablarán hoy a las 11.30, tras una reunión entre la ejecutiva de la formación, sus alianzas catalana y gallega (En Comú Podem y En Marea) y la dirección del grupo parlamentario. Así Podemos se garantiza el protagonismo mediático todo el día. / F. MANETTO

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información