Análisis
i

Cesiones, concesiones y secesiones

La reunión a tres confirma que no hay posibilidad alguna de que PSOE, Podemos y Ciudadanos lleguen a un acuerdo

No hubo sorpresas. La reunión a tres celebrada este jueves en el Congreso de los Diputados confirmó que no hay posibilidad alguna de que PSOE, Podemos y Ciudadanos lleguen a un acuerdo programático para formar Gobierno. Se puede llegar a acuerdos entre dos, pero ninguno sumo lo suficiente para asegurar la investidura de un candidato. Así que nos dirigimos ya hacia unas nuevas elecciones, salvo que se produzca algún movimiento raro o alguna traición de última hora.

El encuentro se había desinflado durante los preliminares y todo el mundo daba por hecho que la reunión nacía muerta, como así ha sido. PSOE y Ciudadanos confirmaron que su acuerdo sigue vigente, mientras que Podemos lo considera en vía muerta y propuso otro acuerdo con 20 medidas, entre las que destaca la última que excluye a Ciudadanos del pacto.

Pablo Iglesias (que volvió a dar la nota al negarse a explicar a los periodistas la posición de su partido, posponiendo la cita hasta esta mañana) ya había avisado en los días previos de que iba a proponer acabar con el acuerdo fallido de 131 diputados y lanzar la vía de un pacto con el apoyo de 161 escaños. Para ello había anunciado cesiones para alcanzar algún acuerdo con los socialistas. El problema es que entre las cesiones no estaba uno de los asuntos determinantes para llegar a un acuerdo: el derecho a decidir.

Entre las 20 propuestas se incluye el mantenimiento de la convocatoria de referendos de autodeterminación, no solo en Cataluña, sino en aquellos territorios que lo deseen. Es decir, todas las cesiones se quedan en nada mientras mantengan las secesiones. Además, Podemos mantiene propuestas de política fiscal, económica y social inasumibles no tanto por Ciudadanos, como por el PSOE.

Ante esta situación (por mucho que digan que se van a estudiar las nuevas propuestas o que Antonio Hernando insista en que el acuerdo para conseguir 199 apoyos “es muy difícil, pero no imposible”), solo queda una posibilidad real de que Pedro Sánchez sea presidente del Gobierno: que traicione a Albert Rivera y busque un acuerdo con Pablo Iglesias y los partidos independentistas.

El secretario general de los socialistas lo niega por activa y por pasiva. Dice que es hombre de palabra y que el acuerdo PSOE-Ciudadanos sigue vigente. Hay que creerle, aunque se reúna en secreto con Oriol Junqueras, aleccione a su hombre en Cataluña, Miquel Iceta, para que busque un acuerdo con los socios de Podemos en Cataluña y escuche sin cesar la voz de Iglesias: “Pedro, solo yo te puedo hacer presidente”.

Faltan menos de 20 días para que se pueda convocar una nueva sesión de investidura y no parece que Sánchez vaya a ser capaz de sumar los votos necesarios para llegar a La Moncloa. Las cesiones de Podemos no auguran concesiones ni del PSOE ni de Ciudadanos, mientras se mantengan las secesiones.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50