Doce años de cárcel para los anarquistas chilenos que pusieron la bomba en El Pilar

La Audiencia condena por daños y lesiones terroristas a Cariñoso y Moniquita y les absuelve del delito de conspiración

Mónica Caballero y Francisco Solar, en la Audiencia Nacional.
Mónica Caballero y Francisco Solar, en la Audiencia Nacional.J. J. GUILLÉN (EFE)
Más información
Los ácratas detenidos por la bomba del Pilar rondaron la basílica de Montserrat
Los anarquistas chilenos se desligan de la bomba en el Pilar de Zaragoza
Una bomba casera causa destrozos en la basílica de El Pilar de Zaragoza
Violencia anarquista de ida y vuelta entre Chile y España

La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional ha condenado a 12 años de prisión a los anarquistas chilenos Francisco Javier Solar, Cariñoso, y Mónica Caballero, Moniquita, por el atentado con bomba en la basílica de El Pilar de Zaragoza perpetrado el 2 de octubre de 2013. El tribunal condena a ambos por un delito de daños y otro de lesiones terroristas, y les absuelve de pertenencia a organización terrorista. También les exonera de un delito de conspiración para atentar contra la basílica de Montserrat. La fiscalía de la Audiencia Nacional reclamaba para ellos 44 años de cárcel.

El artefacto, compuesto por una bombona de gas y dos kilos de pólvora negra, se colocó en la nave central del altar mayor. La deflagración produjo heridas en el oído a una mujer y se produjo en un momento en el que, además de cuatro trabajadores de la Basílica, se encontraba de visita un grupo de 50 turistas norteamericanos con su guía. Ocasionó también daños que afectaron al patrimonio histórico y artístico en los bancos, los ángeles esculpidos de la zona del coro o la sillería, que han sido tasados en 182.601 euros.

La sala rebaja el delito de estragos terroristas que apreciaba la Fiscalía a un mero delito de daños ya que “el artefacto explosivo carecía de potencia destructiva”. La bomba no afectó a la estructura de la basílica zaragozana.

La acción fue avisada minutos antes en una llamada telefónica efectuada a un centro de estética cercano llamado "A cuerpo de Reina". Los empleados creyeron que se trataba de una broma y no avisaron a las Fuerzas de Seguridad.

Para la condena por el atentado de Zaragoza han sido fundamentales las grabaciones de las cámaras de seguridad que les captaron tanto en la estación de autobuses de Barcelona, como en el metro de la capital catalana y en la estación de autobuses de la ciudad aragonesa. En ellas se ve a los dos autores del atentado portando "una especie de nevera de playa muy llamativa" en la que supuestamente iba montado el artefacto explosivo.

El tribunal considera que ambos anarquistas actuaron “de manera autónoma” y sin que conste que estuvieran encuadrados ni en la organización informal FAI/FRI ni en la plataforma Grupos Anarquistas Coordinados (GAC). Tampoco aparece “acreditado”, señala la sentencia, que Cariñoso y Moniquita “hubieran decidido ejecutar acto alguno tendente a atentar contra la basílica de Montserrat”.

Durante el juicio, celebrado el pasado 8 de marzo, Solar, de 36 años, aseguró que no tuvo "ninguna responsabilidad" ni "colaboró" en la colocación del artefacto en la basílica zaragozana, reivindicado en la web Contrainfo.com por el autodenominado Comando Mateo Morral, en homenaje al anarquista que atentó contra el rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg en su boda en 1906. Por su parte, Mónica Caballero, de 27, sostuvo que el 2 de octubre de 2013, fecha del atentado, estuvo todo el día en su casa de Barcelona. De hecho, afirmó que nunca ha estado en Zaragoza y que durante su estancia en Barcelona solo salió de Cataluña para una "visita turística" al País Vasco.

Solar y Caballero, que eran pareja en Chile, se casaron en España en prisión en 2014. Ambos llegaron a Barcelona en 2012 después de haber sido absueltos en su país en el llamado caso Bombas, una investigación sobre una serie de atentados de corte anarquista por el que pasaron casi un año en prisión preventiva. Según manifestaron ante el tribunal presidido por la magistrada Ángela Murillo, salieron del país andino huyendo del "hostigamiento policial y mediático" tras aquel proceso judicial.

En Barcelona, él se matriculó en un máster sobre Construcción y Representación de Identidades Culturales; y ella, que no tenía visado de estudiante, se dedicaba a fabricar postres que luego vendía en bares y restaurantes de compatriotas chilenos. En su tiempo libre, la joven acudía a una asociación de alfabetización digital y a charlas en ateneos anarquistas. La pareja vivía, sobre todo, gracias a las aportaciones económicas de la familia de Solar y a los ahorros de este. Para ahorrar, manipulaban el contador de la luz de su vivienda, según reconoció el hombre, para explicar un manuscrito intervenido por la policía en el registro del domicilio y que contiene una cifra junto a la fecha del atentado. "Era una lectura de luz, teníamos una trampa para pagar menos, teníamos que dejar correr el contador para que la diferencia de lectura no fuera cero", explicó Soler.

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS