Iglesias rechaza negociar en la misma mesa con Sánchez y Rivera, y el PP lo acepta

El diálogo entre el PSOE y las formaciones de la izquierda se ve abocado a una nueva situación de bloqueo

Pedro Sánchez durante la rueda de prensa de este lunes.
Pedro Sánchez durante la rueda de prensa de este lunes.Uly Martín
Más información
El Rey decide no convocar “de momento” una nueva ronda de consultas
Rajoy acepta reunirse conjuntamente con Sánchez y Rivera
Podemos insta al PSOE a sentarse de nuevo en la mesa con IU y Compromís
Oltra plantea “invitar” a C’s a apoyar un pacto de Gobierno “a la valenciana”

Los últimos movimientos de las principales fuerzas políticas dejaron este lunes claro que el diálogo entre el PSOE y las formaciones de la izquierda se ve abocado a una nueva situación de bloqueo. Mientras que el PP aceptó negociar en la misma mesa con Pedro Sánchez y Albert Rivera, Podemos —que convocó a los socialistas a una cita a cuatro con IU y Compromís— rechazó de plano iniciar unas conversaciones para formar Gobierno en las que figure también el líder de Ciudadanos. El PSOE no acudirá y tratará de mantener reuniones bilaterales

Sánchez quiere mantener la iniciativa y quiere hacerlo conjuntamente con Rivera. Tanto ante el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, como ante el líder de Podemos. Es decir, busca comenzar una nueva negociación a partir del pacto que suscribieron el PSOE y Ciudadanos, sin perder la iniciativa en el diálogo.

A pesar de las dos votaciones fallidas, el secretario general del PSOE defiende que cuenta con un apoyo de 131 escaños, superior al que tiene Mariano Rajoy con 123. Su objetivo es iniciar un proceso de negociaciones bilaterales, junto con Ciudadanos, para tratar de ampliar esos apoyos. “Soy humilde pero tengo 131 escaños detrás de mí”, dijo en referencia a la suma de sus 90 diputados, los 40 de Ciudadanos y el de Coalición Canaria. Tras esta declaración de Sánchez hay una estrategia política para la segunda fase de las negociaciones, que pueden durar casi dos meses.

Al igual que el dirigente socialista, que ha dejado claro que actuará en paralelo con Rivera, también el jefe del Ejecutivo en funciones y Pablo Iglesias tratan de llevar la batuta en las conversaciones. Ambos emplazaron este lunes al líder del PSOE a reunirse para tratar de formar una mayoría de Gobierno. Rajoy quiere repetir en La Moncloa como presidente, aunque está dispuesto a hacer concesiones, mientras que tanto Podemos persigue un Gobierno de coalición con el PSOE, IU y Compromís, en el que Sánchez sería el presidente e Iglesias su vicepresidente.

Tres líderes, tres convocatorias

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, anunció este lunes su disposición a hablar con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y, aunque prefiere hacerlo a solas, no le impedirá ir acompañado del presidente del Ciudadanos, Albert Rivera. El jefe del Ejecutivo adelantó que esta semana telefoneará a Sánchez para cerrar una cita.

El líder del PSOE comunicó su intención de acudir a todas las reuniones con Rivera, porque considera que el pacto suscrito con él sigue vigente. Ambos buscarán concertar encuentros bilaterales con las demás fuerzas.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, pidió a su equipo negociador que convocara al PSOE, a IU y a Compromís a una mesa de negociación a cuatro. Íñigo Errejón habló con Antonio Hernando, portavoz socialista, que le confirmó que su formación no acudirá a esa cita.

Sánchez insistió en los números y, con esa base, rechazó que sean otros líderes quienes le convoquen. Pretende marcar la agenda. Una de las razones que este lunes esgrimió Sánchez para defender la vigencia del acuerdo con el partido de Rivera —200 propuestas de reformas— es que “el 80% de los militantes socialista aprobaron en referéndum” el acuerdo alcanzado con Ciudadanos.

Emplazamientos

¿Acudirá a la llamada del presidente del Gobierno en funciones? A esta pregunta el líder socialista respondió: “Sí, siempre que sea para hablar de cuestiones del Gobierno en funciones”. Esto quiere decir que el líder del PP le podrá llamar para tratar cuestiones que afecten a asuntos económicos, sociales, internacionales, pero no tiene intención ni siquiera de debatir el apoyo a su investidura. A esta hipotética reunión el presidente invitaría solo a Sánchez, pero dado que este pone como condición que también asista Rivera, según el PP no habría inconveniente.

Si Rajoy acepta ver a ambos, Iglesias y los dirigentes de Podemos lo rechazan. El número dos del partido, Íñigo Errejón, telefoneó al portavoz socialista, Antonio Hernando, para convocarle a una reunión a cuatro el próximo miércoles a las diez de la mañana en el Congreso entre los equipos negociadores del PSOE, Podemos, Compromís e IU-Unidad Popular. Esta reunión no se va a producir, al menos con la presencia de los socialistas. Hernando informó a Errejón sobre su acuerdo con Ciudadanos para asistir juntos a todas las reuniones en defensa de su pacto y con el afán de ampliarlo, a lo que Errejón dejó claro que Ciudadanos no estaba invitado.

No fue un gran disgusto para el PSOE, señalan fuentes del partido, toda vez que es esta formación la que quiere establecer su propia agenda. La dirección socialista precisa, además, que el planteamiento de reuniones a cuatro bandas no le parece adecuado. El PSOE y Ciudadanos se reunirán bilateralmente con todas las fuerzas políticas. Nunca el PSOE ha desistido de tratar de tener una relación de tú a tú con Compromís e IU sin necesidad de que esté Podemos. También convocará al PNV. Sergio Pascual, secretario de Organización de Podemos, aseguró que, pese a la negativa, seguirá intentando que el PSOE negocie un Gobierno de coalición.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS