Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera da por acabada la etapa de Rajoy y defiende el pacto con el PSOE

"Señor Rajoy, ¿me puede dar una sola razón para que los españoles confíen en usted para liderar una nueva etapa política?", dice el líder de Ciudadanos

Mariano Rajoy observa a Albert Rivera durante su discurso.
Mariano Rajoy observa a Albert Rivera durante su discurso. EFE

“Señor Rajoy, ¿me puede dar una sola razón para que los españoles confíen en usted para liderar una nueva etapa política? ¡Deme una! Yo no encuentro ninguna”. Esa frase de Albert Rivera canceló este miércoles la opción de que Ciudadanos pacte con el PP mientras el presidente en funciones lo dirija. Rivera tendió la mano a los populares mientras se la retiraba a Rajoy por los casos de corrupción, la falta de una agenda reformista en su Gobierno y su “pereza” al declinar el ofrecimiento real de ser candidato a la investidura. Al PSOE y Ciudadanos les bastaría la abstención del PP para que Pedro Sánchez sea presidente. 

Rivera debutó en el Congreso rodeado por las protestas de la bancada del PP (“¡traidor!”) y por los abucheos de los diputados populares cuando se lanzó a hablar catalán. Fue la respuesta a su intento de dejar en evidencia la labor de Rajoy, que escuchó cómo el líder de Ciudadanos daba por terminada su etapa al frente del PP sin pedir explícitamente su marcha.

“Señor Rajoy, quiero reconocer que usted ha hecho cosas bien, pero también le quiero decir que hay cosas que no se han hecho bien, porque si no casi 4 millones de votantes no le habrían abandonado”, arrancó Rivera. “Yo me pregunto: si hay que acabar con los aforamientos, y usted tiene a Rita Barberá en el Senado; si hay que reformar los autónomos, y usted no lo ha hecho; si hay que cambiar la ley electoral, y usted no quiere; si hay que hacer primarias, y ustedes las odian, ¿me puede dar una sola razón, una, para que los españoles confíen en usted para liderar una nueva etapa política? ¡Deme una! Yo no encuentro ninguna”. Y añadió: “Usted le dijo que no al Rey, y ha dicho que no a todas estas reformas con mayoría absoluta. ¿Por qué creer que todo lo que no ha querido hacer sin tener que contar con nadie ahora lo va a hacer contando con tres partidos y encabezándolo usted?”.

Nuevos puntos

En consecuencia, el líder de Ciudadanos defendió el contenido de su acuerdo con el PSOE. Se mostró abierto a añadir nuevos puntos si estos no son contradictorios con ese pacto y sirven para sumar los votos que le faltan a Sánchez para llegar a La Moncloa. Y, sobre todo, se centró en tender puentes con el PP mientras los destruía con Rajoy. Su discurso incluyó una frase para animar al PP a desplazar al candidato, según confirmaron fuentes de su Ejecutiva.

“Invito a muchos de sus dirigentes, que me consta que también quieren sumarse a esta nueva etapa política, a que tengan coraje y valentía (...). Cuento con ellos”, dijo Rivera. “Usted no es creíble para liderar esta nueva etapa política”, espetó. “Es coherente. Usted desprecia que España tenga que ser reformada y yo creo que la mejor manera de garantizar la unión de los españoles es reformando España”. Y remató: “Creo que usted, señor Rajoy, con todo lo que no ha hecho y con todo lo que no quiere hacer, demuestra que se acabó un tiempo”.

Rajoy se negó a recibir a Rivera antes del debate porque sabía que su meta era buscar su abstención en favor de Sánchez. Como el líder de Ciudadanos aún aspira a que el PP se incorpore a su pacto con el PSOE, y también a abrir negociaciones en los próximos días, una parte de su discurso giró alrededor de cuatro ideas fuerza atractivas para los populares.

Primera, que el pacto PSOE-Ciudadanos evita la llegada de Podemos al poder —“¿Prefiere un Gobierno con Iglesias de vicepresidente? ¿Y referendos?”, preguntó Rivera—. Segunda, que ese acuerdo garantiza la unidad de España y la estabilidad presupuestaria. Tercera, que reconoce que el Gobierno del PP “ha hecho cosas bien”. Y cuarta, que es la inacción de Rajoy, y su negativa a aceptar el mandato de Felipe VI para presentarse a la investidura, lo que ha dejado al PP en fuera de juego. “Churchill decía que el problema de nuestra época consiste en que hay hombres que no quieren ser útiles, sino importantes”, dijo Rivera. “Reflexionen”.

Los diputados del PP reaccionaron con exclamaciones a las críticas. “¡Ganamos las elecciones!”, gritaron. “¡Vete con Pedro!”. Finalmente, intervino el propio Rajoy. “Si usted quiere darle sus votos al PSOE, lo respeto, pero el PP no se ha presentado a las elecciones para hacer presidente al señor Sánchez”, dijo. Cuando llegó el turno de que Rivera le replicara, justo cuando el líder de Ciudadanos atacó los casos de corrupción del PP (“No puede ser el azote contra la corrupción. Si no limpia en su casa, difícil que lo haga en España”), Rajoy abandonó la Cámara. Rivera ya había pedido que el PP diera por cerrada su etapa.

Más información