Podemos idea fórmulas para sortear el veto del PP en el Senado

El partido quiere que un referéndum sobre la reforma constitucional obligue a los populares a admitirla

Rajoy, a la salida de la reunión del PP en el Senado la semana pasada.
Rajoy, a la salida de la reunión del PP en el Senado la semana pasada.SAMUEL SÁNCHEZ

La mayoría absoluta del Partido Popular en el Senado bloquea cualquier posible modificación constitucional que no comparta el partido en el Gobierno en funciones. La Constitución exige mayorías cualificadas en ambas Cámaras para la reforma constitucional que “obligan a contar con el PP que, hasta el momento, solo ha hecho uso de un tozudo inmovilismo”, lamenta Podemos en su propuesta de Gobierno para el PSOE. El partido se queja de que se trata de una “paradoja antidemocrática”, porque “un partido que representa menos del 30% del electorado (7 millones de electores) se apropia del candado constitucional y se impone, a través de un sistema electoral con graves carencias representativas, sobre más de 15 millones de electores que desean un abrir un proceso de cambio”, escriben. Podemos recoge en su documento varias fórmulas para tratar de sortear el previsible “veto” del PP a las reformas. “En democracia no existen vías muertas”, argumenta el partido de Pablo Iglesias. 

Más información
Iglesias quiere el referéndum catalán en la primera parte de la legislatura
Ciudadanos no entrará en el Gobierno, aunque pacte con el PSOE
Pedro Sánchez se someterá a la investidura el 2 de marzo
Podemos no descarta la consulta pero primará la economía en su oferta

Podemos propone "activar la vía popular" para poder llevar a cabo una reforma de la Constitución si el PP la bloquea en el Senado. Se trata de convocar un referéndum consultivo por la vía del artículo 92 de la Constitución “para iniciar el proceso” de cambio constitucional. La consulta preguntaría directamente “sobre el marco general y el alcance del cambio constitucional a través de una pregunta clara y concisa, acordada entre las distintas formaciones políticas partidarias de abrir un proceso democrático de superación del marco actual”. De esta forma, el resultado del referéndum, aun no jurídicamente vinculante, obligaría políticamente al PP a aceptar una reforma constitucional determinada, aunque no la quisiera.

"Si fuese ciudadano de este país me preocuparía enormemente escuchar al PP anunciando que van a vetar cualquier reforma constitucional en el Senado", critica Juan Pedro Yllanes, juez y diputado de Podemos. "Porque parece que la idea es clarísima: no nos movemos ni un palmo, pero tenemos una Constitución que se está demostrado que es ineficaz para resolver los problemas de los ciudadanos", subraya. "El PP se encontrará ante la tesitura de argumentar que, pese a que hay una mayoría social que pide una reforma constitucional, va a hacer uso de su mayoría en el Senado y olvídense ustedes de la reforma. Lo que ustedes opinen no nos interesa", incide Yllanes.

"¿Si hay mecanismos arbitrados por la propia Constitución que nos permiten solventar esa dificultad y puede ser eficaz, por qué no los vamos a utilizar?", se pregunta el juez.

Podemos quiere también una reforma electoral que se toparía con la voluntad del PP. Su propuesta es "la inmediata modificación del artículo 68.2 de la Constitución española para sustituir la circunscripción provincial por la circunscripción autonómica. Desde el punto de vista del texto, bastaría sustituyendo la palabra provincia por la palabra Comunidad Autónoma", indican en el documento remitido al PSOE. Se trata de buscar una fórmula más proporcional frente a la actual, que es de las menos proporcionales en la representación del voto de toda Europa, según explican. El documento también prevé que esta pudiera no ser posible por "adelanto electoral" o por "bloqueo en el Senado por el Partido Popular". Su solución es una reforma exprés y temporal de la ley orgánica que la desarrolla: "El Gobierno del Cambio propone que se tramite en el Congreso la reforma urgente –con carácter transitorio hasta la citada reforma constitucional– de los artículos 162.2 y 162.3a de la LOREG [Ley orgánica del régimen electoral]".

La modificación que propone Podemos supone que a cada circunscripción electoral le correspondiera un mínimo de un diputado (ahora es de dos) y que los 298 escaños restantes se distribuyan en función de la población "a base de obtener una cuota de reparto resultante de dividir por doscientos noventa y ocho la cifra total de la población de derecho de las provincias".

El PP y el PSOE han retocado muchas veces la ley electoral, pero nunca han aceptado modificar el sistema electoral y, por lo tanto, sería la primera vez que se abordara.  Los programas de los partidos recogieron modificaciones que van desde la circunscripción autonómica (Podemos y Ciudadanos), a las listas abiertas (PSOE) o la prima para el más votado (PP). En casi todos los casos se requiere de modificación constitucional.

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS