Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos eleva la presión y tensa los pactos autonómicos con el PSOE

Varios líderes territoriales chocan con los presidentes socialistas por los Presupuestos

Laura Pérez, Echenique y José Manuel López, de Podemos, el viernes en Logroño.
Laura Pérez, Echenique y José Manuel López, de Podemos, el viernes en Logroño.

Varios dirigentes territoriales de Podemos que llegaron a acuerdos con el PSOE tras las elecciones municipales y autonómicas de mayo han elevado la presión en sus relaciones con los socialistas. Líderes autonómicos del partido de Pablo Iglesias como el aragonés Pablo Echenique o el castellanomanchego José García-Molina han lanzado distintas advertencias, respectivamente, en Aragón y en Castilla-La Mancha, antes y después de la negociación de los Presupuestos regionales. Mientras tanto, Iglesias apremia a Pedro Sánchez para aceptar ya un Gobierno de coalición.

La aprobación de los Presupuestos autonómicos, que marcan los gastos de cada comunidad y determinan las políticas del siguiente ejercicio, ha sido el primer verdadero motivo de choque entre Podemos y el PSOE. El partido de Iglesias ha desvinculado los distintos enfrentamientos a escala territorial del pulso que mantiene su secretario general con Sánchez por los términos de un acuerdo de Gobierno. Pero lo que sí han dejado claro varios cargos regionales es su voluntad de endurecer la oposición y colocar a los socialistas ante una disyuntiva: aceptar sus propuestas o someterse a una mayor presión.

El partido cree que ERC cambiará de postura

Primero, el PSOE. Después, los demás partidos. Esta es la filosofía que mantiene la dirección de Podemos sobre la negativa de Democràcia i Llibertat y de Esquerra a la hipótesis de un Gobierno de coalición de Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y el candidato de IU, Alberto Garzón. La portavoz adjunta en la Cámara baja, Irene Montero, consideró que cuando se comience a “concretar” ese acuerdo "quizás otras formaciones políticas podrían variar su posición". Podemos difundió un informe que señala: “Si este sábado el PSOE abre la posibilidad de un Gobierno de cambio, ERC tendrá dificultades para explicar por qué apoyarían por pasiva un Gobierno del PP”.

García-Molina, uno de los dos diputados de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha que llegaron a un acuerdo de investidura con el presidente socialista, Emiliano García-Page, aseguró ayer abiertamente que su intención es la de “presionar al PSOE”, aunque negó que esa postura haga peligrar la estabilidad de su Gobierno. “Nosotros no somos de romper cosas, somos de arreglar cosas”, afirmó. “Llegamos aquí para buscar revertir la situación en la que estábamos, no solo la política de recortes, sino las propias formas de hacer política”, agregó en referencia a la bronca protagonizada esta semana en el Parlamento regional. García-Molina y David Lorente se ausentaron el jueves del Pleno en señal de protesta después de que la Mesa de la Cámara fijara el orden del día sin ellos. “Cuando uno va sumando, llega un momento en que la paciencia tiene límites”, consideró. E insistió: “Hay que arreglar las cosas. No estoy en las lógicas de romper nada, creo que ya se han roto bastantes cosas... Tendrá que ser el Gobierno el que decida hacia dónde quiere ir”. En su opinión, en los Presupuestos "hay algunas partidas que se parecen mucho a las de la pasada legislatura" de María Dolores de Cospedal.

Interparlamentaria

Similar problema con los Presupuestos existe en Extremadura, donde otro presidente socialista, Guillermo Fernández Vara, y el líder autonómico de Podemos, Álvaro Jaén, aún no han llegado a un entendimiento sobre las cuentas. El de Podemos aseguró que Vara ya tiene todas sus propuestas encima de la mesa, y ahora tiene que decidir: "Lo mismo de siempre o cambio".

El líder de Podemos en Aragón, Pablo Echenique, sí logró acordar unos Presupuestos con el socialista Javier Lambán, porque considera que consiguió introducir unos “topos morados” en unas cuentas “grises”. No obstante, anunció el comienzo de una nueva fase, con mayor control del Gobierno autonómico y una “oposición más férrea”. “De algún modo, lo que tenemos en Aragón es una repetición de Marcelino Iglesias pero cambiando algunas caras de aparato”, opinó en conversación con EL PAÍS. Ayer participó en Logroño en una reunión interparlamentaria, desde donde se dirigió a Pedro Sánchez: “Creo que es el momento de que el PSOE, decida si escucha a esas voces que piden la gran coalición o escucha a aquellas otras que hablan de crear un Gobierno de cambio en este país”.