Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Comandante Robert, símbolo de la resistencia

Participó en Francia en la lucha contra la ocupación nazi

De izquierda a derecha: los comandantes Royo, Robert, un compañero no identificado y Mateo (sentado).
De izquierda a derecha: los comandantes Royo, Robert, un compañero no identificado y Mateo (sentado).

Entre las contradicciones de nuestra época, falleció el 19 de diciembre de 2015 en Bon Encontre (Agen) José Antonio Alonso, Comandante Robert. Nacido el 14 de abril en 1919 en El Entrego, Asturias, se trasladó a Tarragona, donde su padre ejerció de ferroviario. Tras unirse a las Juventudes Socialistas Unificadas, se alistó en el Ejército republicano con 17 años. Sargento de Estado Mayor, tras la retirada en febrero de 1939, fue encerrado en el campo de concentración de Sept-Fonds (Tarn et Garonne).

Enviado a la frontera belga en una de las Compañías de Trabajadores Extranjeros, muchos de cuyos integrantes, tras la debacle francesa de junio de 1940, acabarían en el ominoso campo de Mauthausen, logró regresar al sur de Francia. Como temprano resistente, actuó en la región de Clermont-Ferrand contra los ocupantes nazis bajo el paraguas de la comunista Main d’Oeuvre Inmigrée. Detenido brevemente por la policía de Vichy, se fugó y fue enviado por la comunista pero más plural Unión Nacional Española al departamento del Ariège, donde en su quebrado terreno ayudó a expandir a tres hombres en una fuerza superior a dos centenares. Como jefe del Estado Mayor de la Tercera Brigada de Guerrilleros Españoles, en agosto de 1944 participó en la liberación del departamento del Ariège. Estos resistentes como Robert, nombre adoptado en la clandestinidad, derrotaron junto a cinco enviados aliados al superior Ejército nazi (1.500 hombres) y paliaron relativamente la impotencia de la Guerra Civil contra el que se creía “raza superior”.

En septiembre-octubre de 1944, lideró una brigada en la fallida invasión del Valle de Arán, luego manipulada por Santiago Carrillo. Aquella "Reconquista de España" de continua infiltración de guerrilleros implicó el inútil sacrificio de muchos de ellos. Desmovilizado de las Fuerzas Francesas del Interior, se casó con la resistente Marthe Pinel (Suzanne) y obtuvo la nacionalidad francesa en 1947. Desencantado ante las incoherencias del PCE y la pasividad aliada contra Franco, se fue independizando sin quebrantar sus convicciones antifascistas, socialistas y republicanas.

Fue miembro fundador de la primera Amicale des Anciens FFI et Résistants Espagnols (1945-1950), clausurada tras la ilegalización del PCE en Francia. Refundada en 1976 y escindida en 1984 tras pugnas internas, presidió la Confédération Nationale de Guerrilleros et Résistants Espagnols FFI, ya extinguida.

Muy activo en su reivindicación de la memoria republicana española en Francia y crítico con la legitimidad de la Transición, mostraba un creciente pesimismo lúcido sobre nuestra época. Recientemente, su papel sobre la memoria de la liberación del Ariège ha sido retado por la reivindicación de la figura del comandante Pascual Gimeno Rufino, Royo, ejecutado en Valencia en 1945, probablemente por el PCE.

Honrado con las más altas condecoraciones francesas, y presidente de honor de Caminar, agrupación de memoria republicana española en Francia, la revista Migraciones y exilios (2015) acababa de publicar un largo testimonio. Sus cenizas han sido esparcidas en el Col del Py (Ariège), donde organizó el primer maquis del departamento.

José María Naharro-Calderón es profesor titular en la Universidad de Maryland.