Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso tendrá en cuenta la limitación del Gobierno en funciones

Los letrados del Congreso restringen las actividades hasta que se elija al nuevo Ejecutivo

El presidente del Congreso, Patxi López, este miércoles.
El presidente del Congreso, Patxi López, este miércoles.

El Congreso puede empezar su actividad, pero deberá tener en cuenta para ponerse en marcha las competencias que tiene limitadas el Gobierno en funciones, según el informe jurídico de los letrados de la Cámara. La Mesa, que solicitó dicho informe hace días, lo estudiará y debatirá el próximo martes. El documento debe servir para que la Cámara sepa cómo puede actuar en una situación nueva como es la hipótesis de que se retrase la formación del Gobierno.

El informe jurídico intenta cubrir ese vacío legal porque, hasta ahora, el Congreso nunca se ha puesto en marcha antes de la investidura del presidente del Gobierno. El asunto es mucho más complicado porque la ley del Gobierno limita lo que puede hacer entre las elecciones y la toma de posesión del próximo, pero de forma tan imprecisa como que el Tribunal Supremo emitió una sentencia con ocho votos particulares.

Según ese informe, las sesiones de control al Gobierno deberían ceñirse a actividades de ministros que tengan que ver con decisiones que excedan las competencias de un Ejecutivo en funciones.

El presidente del Congreso considera que la capacidad de los grupos parlamentarios de presentar proposiciones de ley "está intacta"

Aun con un Gobierno en funciones, el presidente del Congreso, Patxi López, considera que la capacidad de los grupos parlamentarios de presentar proposiciones de ley "está intacta" y que incluso podrían tramitarse este tipo de textos, aunque su objetivo sea derogar leyes en vigor. El hecho de que el Gobierno sea interino no implica que el Congreso también esté "en funciones" y que, con independencia de lo que hayan redactado los letrados, su informe en ningún caso puede "paralizar la capacidad legislativa" de la Cámara, ha añadido el socialista en una rueda de prensa, este miércoles.

Las proposiciones no de ley presentan un problema: en ellas se insta al Gobierno a hacer algo y, dado que en funciones tienen que tener restringida su actividad, las formulaciones de los grupos deben tenerlo en cuenta. Es decir, no instar al Gobierno a hacer algo que exceda esas competencias. Por ejemplo, no se le puede instar a decisiones que supongan un incremento presupuestario.

Las proposiciones de ley

Con las proposiciones de ley ocurre algo similar. Hay un trámite por el cual el Gobierno debe informar en 30 días todas las proposiciones de ley y hasta puede vetarlas. En este caso, los grupos deberán también atenerse a cuestiones que no excedan esa limitación de competencias. En todo caso, los plazos legales hacen imposible que se apruebe alguna antes de la disolución automática de las Cámaras si no hay investidura de presidente.

El presidente del Congreso quiere poner la Cámara en marcha y celebrar un pleno después del de investidura. En él se votarían proposiciones de ley y no de ley. También la próxima semana empezarán a crearse las comisiones aunque siempre se esperaba a que hubiera Gobierno.

Más información