Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos aspira a dos grupos en un Senado clave para Cataluña

La Cámara, con mayoría absoluta del PP, es la que decide la aplicación del artículo 155 de la Constitución en el caso de que lo solicite el Ejecutivo

Imagen de archivo del Senado.
Imagen de archivo del Senado.

El reto independentista en Cataluña y la fragmentación del Congreso convierten desde hoy al Senado en un actor clave de la política nacional. La Cámara se constituye con más de 40 senadores que defienden la independencia de sus Comunidades o la celebración de consultas vinculantes, y con un reglamento que favorece la pretensión de Podemos de repartir a sus representantes en dos grupos distintos. Sin embargo, la mayoría absoluta del PP da al partido de Mariano Rajoy tanto la capacidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución, que faculta al Ejecutivo para "adoptar las medidas necesarias" para que se cumpla la legalidad en una Comunidad, como el poder de frenar las leyes y cambios constitucionales que decidan el resto de fuerzas en el Congreso.

“Es probable que el Senado sirva como blindaje del PP”, opinó Ramón Espinar, senador de Podemos, que aspira a que Compromís, las Mareas y En Comú Podem, sus aliados electorales, se unan para formar un grupo propio. “Nuestra apuesta es dos grupos formales y un grupo político para que se visibilice la plurinacionalidad de Podemos”, explicó sobre una Cámara en la que Pío García Escudero repetirá presidencia y en la que el PP y el PSOE se distribuirán los siete puestos de la Mesa salvo que los socialistas cedan cargos a los de Iglesias u otro grupo.

Al contrario que en el Congreso, el reglamento del Senado permite la creación de grupos territoriales dentro del mismo grupo parlamentario, lo que favorece el plan de Podemos. Que los de Iglesias logren su objetivo, según fuentes consultadas, dependerá de la aplicación que haga la Mesa del reglamento. Sus senadores, como los de Democràcia y Llibertat (antigua Convergencia), los de ERC, PNV o EHB, defienden con diferentes ritmos la celebración de referéndos en sus Comunidades.

Su entrada en el Senado coincide con la formación del Gobierno de la Generalitat catalana, en la que Carles Puigdemont, elegido presidente el domingo, tiene como principal objetivo la implementación de una estrategia que culmine en la desconexión entre Cataluña y el resto de España. Eso convertirá a la Cámara en uno de los protagonistas clave del conflicto. El Senado es la institución encargada de decidir la aplicación del artículo 155 de la Constitución si así lo pide el Ejecutivo. Este apartado del texto fundamental faculta al Gobierno a emplear las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de las leyes, previo requerimiento al Presidente autonómico, y con la aprobación del Senado por mayoría absoluta.

Más información