Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Son de Podemos sus 69 diputados?

El partido de Iglesias concurrió a las elecciones generales en coalición en Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana. Aspira a formar cuatro grupos en el Congreso

Pablo Iglesias de Podemos Ampliar foto
Pablo Iglesias, líder de Podemos.

Las alianzas territoriales alcanzadas por Podemos han determinado en buena medida el buen resultado de la formación. De los 69 escaños logrados por la formación emergente, 27 se deben al éxito de las coaliciones territoriales. Los acuerdos para concurrir en alianzas en tres territorios —En Comú Podem en Cataluña; Compromís-Podemos-És el Moment en la Comunidad Valenciana; y En Marea en Galicia— han impulsado a Pablo Iglesias, que tendrá que coordinar ahora el mensaje de hasta cuatro grupos parlamentarios, si la Mesa del Congreso les permite organizarse con esa fórmula.

Equo logra tres diputados

El proceso de confluencia emprendido por Podemos y otras fuerzas antes de las elecciones generales ha permitido a la formación verde lograr tres representantes en el Congreso de los Diputados.

En el País Vasco, donde Podemos ha sido la formación más votada, han logrado escaño en la Cámara baja Juantxo López de Uralde y Rosa Martínez, coportavoces federales de Equo, que concurrían respectivamente por Álava y Bizkaia. Juan Luis Bail salió elegido por la circunscripción de Huesca. En la pasada legislatura Equo ha contado, en coalición con Compromís, con el diputado Joan Baldoví.

Estos diputados estarán en la Cámara baja gracias al proyecto político de Podemos, aunque no todos pertenezcan orgánicamente a ese partido, ya que en esas alianzs figuran Barcelona en Comú, ICV, EUiA, Compromís, Anova y Esquerda Unida. Es decir, no solo hubiera resultado imposible plantear coaliciones de esas caracterísitcas sin el impulso inicial de Iglesias, sino que su actividad en la próxima legislatura se enmarca en la hoja de ruta de la formación emergente. 

Podemos, que ayer fue la primera fuerza en votos en Cataluña y País Vasco, y quedó segunda en la Comunidad Valenciana y en Galicia, empezó hace un año a constituirse como formación política con una fuerte vocación centralista. El núcleo de fundadores del partido, la gran mayoría de ellos de Madrid, necesitaba atar los cabos del aparato. El mal resultado de las catalanas del 27 de septiembre y la convocatoria de las elecciones generales obligaron a la formación emergente a replantearse la estrategia.

Podemos buscó el apoyo de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona e impulsora de la plataforma municipal Barcelona en Comú, y de Mònica Oltra, vicepresidenta de la Comunidad Valenciana y dirigente de Compromís, que se han convertido en dos de las figuras más emblemáticas de la campaña. Ellas encarnaban para Podemos la llegada de la “nueva política” a las instituciones y su proyecto de “plurinacionalidad” de España.

Referéndum catalán

Podemos dedicó su acto central, celebrado el pasado domingo en la Caja Mágica de Madrid, a apuntalar precisamente esa idea. Iglesias y la alcaldesa de Barcelona escenificaron esa “fraternidad” entre las dos principales ciudades, uno de los objetivos declarados del plan de Podemos. El líder de la formación apeló a las alcaldías del cambio y a las ciudades que se miran “al mismo nivel”, mientras que Colau proclamó: “Madrid puede volver a ser nuestra capital”.

Ese proyecto puede convertirse, no obstante, en el elemento más polémico para tratar de pactar en el futuro Congreso de los Diputados. La defensa que hace Podemos del referéndum soberanista en Cataluña, y su apuesta por consagrar en la Constitución el derecho de las comunidades autónomas a celebrar consultas aleja un acuerdo con el PSOE.

Más información