Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Correos amplía su plantilla ante el incremento de los electores a distancia

Las solicitudes han aumentado un 14,40% respecto a las elecciones generales de 2011

Voto por correo en Madrid Ampliar foto
Oficina de Correos de Palos de la Frontera en Madrid este miércoles.

Correos ha contratado personal de refuerzo para hacer frente al incremento de las solicitudes del voto por correo, que han aumentado un 14,40% respecto a las urnas de 2011, según datos de la propia institución. Los comicios generales del próximo 20 de diciembre, sumadas a la ingente carga de trabajo que suele producirse en la campaña de Navidad, han provocado colas en las oficinas y retrasos en las entregas de la documentación electoral. Una circunstancia que llevó al sindicato de funcionarios CSIF a pedir mayor número de personal la semana pasada y a la Junta Electoral Central a ampliar un día más el plazo para enviar las papeletas desde dentro de España, hasta el próximo viernes a las dos de la tarde.

Las oficinas de Correos han recibido en torno a 783.000 peticiones, unas 98.000 más que las 684.711 de las urnas de 2011. Algunos votantes temían esta semana no tener suficiente tiempo para enviar sus papeletas porque el sobre electoral no había llegado a sus domicilios a dos días del cierre del plazo. Carlos García, de 22 años, está empadronado en Sevilla y estudia Medicina en Madrid. Pidió el voto por correo hace más de una semana, pero hasta este miércoles no ha podido hacerse con los documentos que le habilitan para ejercer el sufragio activo a distancia. "Pensaba que hoy era el último día, he tenido que perderme las clases para enviar el sobre porque si no me quedaba sin votar", asegura.

La Junta Electoral Central ordenó este martes ampliar un día más el plazo para enviar las papeletas por una solicitud de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos. Una decisión que tomó también la semana pasada cuando aprobó una prórroga del periodo para solicitar el voto. Las colas provocaron el desbordamiento de las oficinas y las quejas de los usuarios en las redes sociales, que veían cómo se les agotaba el tiempo sin poder solicitar su derecho al sufragio activo a distancia. El CSIF ha informado de que las peticiones han aumentado hasta en un 40% en algunas de las sedes con mayor volumen de actividad.

Unas colas que han vuelto a repetirse en la mañana de este miércoles. En la oficina de Palos de la Frontera, cerca del centro de Madrid, la espera llegaba casi a las dos horas. Este mediodía, un centenar de personas aguardaban de pie a que llegase su turno. "Parece que regalan caramelos", bromea una mujer. "Yo me voy a tener que ir porque entro a trabajar y no me va a dar tiempo", protesta Sara Herrera, de 23 años. Como Herrera, muchos usuarios tienen que partir antes de poder ejercer su derecho al sufragio. Diego Rousen es uno de los que prefiere volver en otro momento: "Menos mal que han ampliado el plazo hasta el viernes".

El resto de votantes de la sede de Palos de la Frontera espera paciente a que aparezca su número en el panel. Hay tres colas y solo la C es para los trámites electorales. "Llevo una hora esperando pero ya solo me quedan tres personas delante", suspira Carlos García. 

Algunos de los usuarios han llegado a la oficina madrileña sin haber recibido la notificación. "Pedí el voto el 4 de noviembre y todavía no había recibido nada, así que hoy ya asustada me he acercado para ver que podíamos hacer", cuenta Esther Tablas, de 39 años. "No creo que sea culpa de Correos, pero nos están poniendo imposible votar, todo son problemas", añade. Antonio Araque, de 25 años, ha tenido que esperar una hora y cuarto, pero ha preferido hacerlo fuera de la oficina por "el agobio de dentro".  A su domicilio tampoco había llegado nada. "Estaba seguro de que me quedaba sin votar, pero he dado el DNI y han podido encontrar mi sobre", dice aliviado.

Un aumento que llega tarde

El CSIF ha valorado de manera positiva que Correos haya decidido reforzar su plantilla de manera puntual. Pero el sindicato considera insuficiente la medida. "Se trata solo de un incremento ligero de la contratación de personal eventual que no soluciona el problema estructural de fondo", han subrayado en un comunicado.

Las trabas en el extranjero

Alejandra Torres

El plazo para enviar el voto por correo no se ha ampliado para los electores que residen en el extranjero. Unos votantes que no han contado con un día más para enviar sus papeletas, pese a los retrasos en las entregas y las numerosas dificultades para poder ejercer el derecho al sufragio activo. 

Apenas 149.849 españoles en el exterior han pedido votar el 20-D, es decir, el 7,97% de los 1.875.272 electores que residen en el extranjero, según los últimos datos de la Oficina del Censo Electoral. La cifra pone en evidencia las trabas que genera el llamado voto rogado. El mecanismo, en vigor desde 2011 tras la reforma de la ley electoral del PP, PSOE y CiU, obliga a los emigrantes a pedir ejercer este derecho en cada proceso electoral. La participación ha bajado desde entonces casi 27 puntos porcentuales: el 31,88% de los españoles en el extranjero votó en las elecciones generales de 2008 y la cifra se redujo al 4,95% en los comicios generales de 2011.

Más información