Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Puse voz a los españoles que creen que Rajoy debió dimitir”

El líder y candidato socialista a La Moncloa no se arrepiente del tono ni del contenido empleado en su cara a cara con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

Pedro Sánchez durante la entrevista.

Pedro Sánchez Pérez-Castejón, (Madrid, 1972) no se arrepiente del tono ni del contenido empleado en su cara a cara de anteanoche con el presidente del Gobierno. “Tenía que desmontar las mentiras de Mariano Rajoy y poner voz a los millones de españoles que piensan que debía haber dimitido”, enfatiza.

Pregunta. ¿Era necesario ese tono bronco y agresivo en el debate con Mariano Rajoy?

Respuesta. No lo comparto. No fue un debate bronco. Creo que fue vibrante y yo tenía la necesidad de desmontar las mentiras de Rajoy. Mi intervención fue directa y se corresponde con un juicio muy severo sobre las graves responsabilidades políticas que comprometen al presidente del Gobierno tras más de seis años, con una catarata de casos de corrupción a cada cual más grave y en la que siempre aparece el PP.

P. ¿Sopesó usted las consecuencias de decir que el presidente del Gobierno no es una persona decente?

R. Sí, y pensé en un artículo del filósofo Emilio Lledó en el que decía que la decencia tenía que volver a las instituciones. Me inspiré en esa frase al decir que el presidente del Gobierno tenía que ser una persona decente... y Rajoy no lo es. Dije y puse voz a lo que piensan millones de españoles: que debía haber dimitido hace dos años cuando salieron los papeles de Bárcenas.

P. En el PP dicen que fue usted maleducado.

R. Hacer del presidente del Gobierno una víctima no es lo más inteligente, pero ellos sabrán. El problema no es el candidato del PSOE, sino el del PP. Solo le dije lo que piensan la mayoría de los españoles; no podía pasar de puntillas por asuntos tan graves como los que han afectado y manchado la vida pública española. Tenía la obligación de exigir responsabilidades. No concibo de otra manera el liderazgo político.

P. ¿Se dirigía usted al electorado proclive a Podemos?

R. Me imagino lo que estarán diciendo hoy de mí muchos de los que me acusan de dureza. Hay reacciones que son previsibles, aunque no deja de ser chocante la diferente vara de medir que se aplica para juzgarse a sí mismo o juzgar a sus compañeros de viaje. Eso forma parte de la más vieja política. No compliquemos lo que es sencillo. La única estrategia de mi campaña es decirle la verdad a los ciudadanos, guste o no guste al presidente Rajoy, a Podemos o a Ciudadanos. Y tengo la seguridad de que los españoles lo aprecian y ellos, y nadie más, son los que deciden.

Recuperaré para España el impulso modernizador y reformista del 82

P. Las encuestas dan la victoria al PP. El PSOE quedaría cuatro o cinco puntos por detrás. Ninguna le da ganador.

R. Yo creo que estamos en empate técnico, y ahora el voto útil va a ser más útil que nunca para poner fin al Gobierno de los recortes sociales, al que no tiene voz en el mundo, para que la recuperación sea justa y resolvamos la crisis de convivencia que hay en España.

P. ¿Cree que los españoles han perdonado al PSOE los recortes de la última legislatura, que les llevaron a sufrir varias severas derrotas electorales?

R. Esos Gobiernos nunca recortaron en sanidad, educación y servicios sociales y no bajaron las pensiones más bajas.

P. Pablo Iglesias, líder de Podemos, acusa al PSOE de no hacer en el Gobierno lo que predica en la oposición.

R. También dice Iglesias que el cambio empezaba en Grecia. Nosotros estamos haciendo ahora desde los Gobiernos autónomos lo que dijimos en campaña: aumento de los presupuestos para educación con la contratación de miles de profesores, el aumento de plazas para los comedores escolares, paliar el drama de los desahucios...

Rivera miente y, si puede, apuntalará a Rajoy en La Moncloa

P. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) se ha manifestado ante sedes del PP, Ciudadanos y también del PSC.

R. Nuestros alcaldes han abierto oficinas para tratar los desahucios y como dice el alcalde de Vigo, Abel Caballero, la oficina antidesahucios es él. Nosotros estamos cambiando la realidad municipal y autonómica.

P. ¿En esta campaña confía en su programa, en las siglas o en usted mismo?

R. Confío, desde luego, en el programa y en el partido. Y en el proyecto socialdemócrata que está cambiando Europa y que está en Portugal, Francia e Italia y ahora estará en España.

P. En algunos de esos países lo que avanza es el populismo.

R. Sí, avanza en Francia, en Italia, en Reino Unido a causa de la crisis económica, social y política. Hay que dar respuesta a esos tres desafíos y es lo que queremos hacer. Nosotros, por programa, historia y proyecto, podemos representar los valores mayoritarios de la sociedad.

P. La elaboración de su programa electoral le ha llevado meses y se ha rodeado de especialistas en distintos campos. ¿Qué debilidades y deficiencias son perentorias en España?

Por programa y proyecto podemos representar los valores mayoritarios

R. En muchos terrenos España debe recuperar el impulso modernizador y transformador de 1982. Yo lo quiero recuperar. Modernizar la economía y dejar atrás el capitalismo de amiguetes del PP; alejar la corrupción; reconstruir el Estado de bienestar y revitalizar la confianza en las instituciones.

P. ¿Y la reforma constitucional para cambiar el modelo territorial? Al moderador del debate del lunes, Manuel Campo Vidal, le costó que usted y Mariano Rajoy hablasen de Cataluña. Parece que lo rehuyen.

R. Yo sí hablo mucho de Cataluña, pero los catalanes tienen los mismos problemas que el resto de los españoles, incluida la corrupción. Pero lo negativo sería que solo se </CF>hablara del desafío de los independentistas.

P. En estos 17 meses al frente del partido ha debido tomar decisiones importantes. ¿Le hubiera venido bien tener alguna experiencia de gestión?

R. En estos momentos tener un partido con historia y experiencia es fundamental, pero también ser un líder nuevo con una visión fresca ante los desafíos que hay por delante.

P. Novedad y frescura es lo que tienen Podemos y Ciudadanos. ¿Cuándo tomó conciencia de que llegaban para quedarse?

R. Les reconozco mérito, pero ahora tendrán que decidir qué quieren ser y salir de la ambigüedad, porque después del 20 de diciembre esto es una cuestión de dos: Rajoy o yo. Y por eso es fundamental que el voto no se divida y que se aglutine en torno al PSOE, que es el único partido que de verdad puede llevar adelante el cambio.

Mi futuro está en manos de los españoles y de los militantes del PSOE

P. Albert Rivera ha dicho que no le apoyará; tampoco a Rajoy.

R. Rivera miente y, si puede, apuntalará a Rajoy en La Moncloa. Y Podemos ha renunciado a ganar las elecciones; solo va contra el PSOE. Por eso es fundamental que el voto no se divida.

P. Si no gana las elecciones, ¿peligra su futuro como líder del partido socialista?

R. Es conmovedor el interés por mi futuro... Mi futuro lo decidirán los españoles y los militantes del partido. Esté donde esté, serviré siempre a mi país y después a mi partido.

P. Pero si no consigue gobernar, ¿cree que el poder territorial de su partido no propiciará su dimisión?

R. Aspiro a ganar y a gobernar. Y formaré un Gobierno monocolor, socialista y paritario, con la mano tendida para llegar a pactos esenciales.

P. Y si no gana, ¿intentará formar una mayoría alternativa?

R. Aspiro a ganar las elecciones.

P. ¿Se presentará a la reelección como secretario general del PSOE en un próximo congreso aunque no logre gobernar?

R. Me presentaré como candidato a la secretaría general como presidente del Gobierno y me comprometo a gobernar ocho años. Por ley dejaré el límite de los mandatos presidenciales en ocho años.

P. ¿En qué actividad se ve usted en el futuro?

R. Sin duda, como profesor universitario.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información