Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa se desentiende de los temblores del almacén Castor

Enagás, que se hizo cargo del proyecto tras los sismos, ultima el sellado de la plataforma

Interior de la plataforma Castor
Interior de la plataforma Castor, en 2010.

El presidente de Escal UGS, Recaredo del Potro, se ha desentendido este lunes del medio millar de pequeños terremotos que se desencadenaron frente a las costas de Vinaròs (Castellón) en septiembre de 2013. Del Potro ha declarado como imputado ante el titular del Juzgado de Instrucción 4 de Vinaròs y ha asegurado que la "inyección de gas" en la plataforma Castor —propiedad de Escal UGS— "no tuvo ninguna incidencia en la producción de los sismos", según indicaron los letrados de la asociación Arca Ibérica, personada como acusación popular.

Esta afirmación del presidente de Escal UGS —controlada en un 66,7% por la empresa ACS— contradice el informe del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), que vincula la inyección de gas en el almacén frustrado de Castor y los temblores. Según las mismas fuentes, Del Potro también ha restado importancia a los temblores, que no fueron susceptibles de "generar riesgo sísmico apreciable debido a su reducido tamaño".

Aquellos temblores llevaron al Gobierno a paralizar el proyecto y a anularlo. El Estado indemnizó a Escal UGS con 1.350 millones de euros y Enagás se hizo cargo de las instalaciones. Esta compañía ha informado este lunes de que está concluyendo "el proceso de hibernación del almacenamiento". Actualmente, está rematando el sellado de los 12 pozos de esta antigua plataforma petrolera que se iba a convertir en almacén de gas. Además, ha encargado informes externos para ver qué se puede hacer en el futuro con estas instalaciones. 

Más información