Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La militancia pide a Pedro Sánchez que anule toda la reforma laboral

Las federaciones del PSOE presentarán este martes los miles de enmiendas al programa electoral que han elaborado las bases

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante su intervención en un acto este sábado. EFE

Los militantes socialistas quieren una derogación "completa" de la reforma laboral, incluido el apartado de las indemnizaciones por despido. Este es el sentir generalizado de cientos de enmiendas que los afiliados han elaborado en respuesta al borrador del programa electoral diseñado por la dirección socialista, ahora sometido al escrutinio de las bases del partido. En el texto oficial la concreción sobre el despido se deja en manos de sindicatos y empresarios para que el resultado sea fruto de un acuerdo social. Este fin de semana comienzan los trabajos de debate sobre la oferta socialista para las elecciones generales del 20 de diciembre, que culminarán a mitad de mes en una conferencia política que sellará el programa que Pedro Sánchez presentará a los ciudadanos.

Las federaciones socialistas descargarán este martes en el aparato central del PSOE los miles de enmiendas que los militantes han elaborado frente al programa electoral, que tuvo el visto bueno de la ejecutiva a sabiendas de que el escrutinio de los afiliados puede mover algunos postulados. De todas las federaciones parten decenas de enmiendas, entre ellas de Andalucía, Madrid, comunidad valenciana, Galicia, y País Vasco, sobre Empleo y Economía. Aún no hay respuesta oficial ya que desde este martes empieza el trabajo en la dirección federal de organizarlas para su debate el próximo domingo.

La ambiciosa propuesta laboral que ha partido de la dirección federal, con la derogación casi absoluta de la actual legislación tiene una carencia para muchos militantes socialistas: la supresión de las actuales indemnizaciones por despido. Después de una fase de discusión en la propia ejecutiva, en la que intervino la responsable de Empleo, Mariluz Rodríguez, y el coordinador del programa económico, Jordi Sevilla, se decidió encapsular el capítulo del despido para que empresarios y sindicatos lo aborden en su mesa de diálogo social. Sí se derogan las modalidades de trabajo actuales al creer que lo primero es vencer la precariedad que ahora caracteriza el sistema de contratación aprobado por el gobierno del PP.

No lo quieren así muchos militantes que quieren ver suprimido de inmediato, si el PSOE gobierna tras las próximas elecciones, la indemnización de 33 días por despido improcedente y de 20 por despido objetivo. La propia federación andaluza, dirigida por la presidenta del gobierno andaluz, Susana Díaz, hace suya esa reivindicación con la petición de que se derogue "toda la reforma laboral", a sabiendas de que este no es el criterio de Pedro Sánchez. Antes de regular la indemnización por despido hay que establecer condiciones de trabajo dignas y estables y, además, facilitar la formación a los más de 700.000 jóvenes sin la Educación Secundaria Obligatoria para que puedan acceder a la misma con un plan preparatorio. Las enmiendas no objetan estas propuestas, pero, además, quieren que se suban las condiciones del despido.

Religión, en los templos

Este será un asunto relevante en el debate al que se someterá el programa electoral el próximo domingo en cinco comisiones. Pero se verá acompañado por otras enmiendas en muchos otros capítulos. Toda una corriente de militantes, entre los que está el diputado por Madrid Manuel de la Rocha Rubi, y con él la corriente Izquierda Socialista, ha presentado un bloque de enmiendas similares en todas las federaciones.

La derogación de toda la reforma laboral; la creación de una banca pública; supeditar el principio de estabilidad presupuestaria a un gasto social suficiente en Educación, Sanidad y Servicios sociales; la prohibición de la prostitución, y límites estrictos y prolongados del paso de la actividad pública a la privada, son materias que se repiten en las enmiendas y que pretenden dar más contundencia al programa socialista. La enseñanza de la religión será también objeto de enmiendas. En algunas no se considera suficiente que esa materia no sea evaluable en el currículum escolar y que no se imparte en horario oficial. La dirección socialista se encontrará con enmiendas que quieren sacar la religión de las escuelas para llevarlas a las catequesis de las iglesias, en el caso de la religión Católica y a los templos del resto de las confesiones.

Más información