Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SERGIO PASCUAL / Secretario de Organización de Podemos y candidato por Sevilla

“Respetaremos hasta la última coma del acuerdo sobre las bases militares”

El dirigente de Podemos y candidato por Sevilla Sergio Pascual cree que "la religión es parte de nuestra historia" y garantiza la continuidad de la enseñanza concertada

Sergio Pascual, durante la entrevista. Ampliar foto
Sergio Pascual, durante la entrevista.

Sergio Pascual (Plasencia- Cáceres 1977) es el secretario de Organización de Podemos y ocupará el primer puesto de la lista de su partido por Sevilla en las elecciones del próximo 20 de diciembre. Es funcionario de la Junta de Andalucía y ha sido delegado del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

Pregunta. El dirigente del SAT y concejal en Jaén, Andrés Bódalo Pastrana, ha sido condenado por un “delito de atentado” contra un edil del PSOE. ¿Seguirá en el cargo e irá en la lista?

R. Este asunto está en la comisión de garantías estatal, que será la que emita el dictamen. Haremos lo que diga nuestro código ético y las leyes.

P. ¿Pero su código ético rechaza la presencia de imputados y Bódalo está ya condenado?

R. El código rechaza que haya imputados por corrupción en nuestras listas. En cualquier caso, insisto, es el comité de garantías el que tiene que hacer la lectura del código ético y decidir.

P. En Puerto Real, por una imputación de una edil, fueron más contundentes.

R. Creemos en la separación de poderes y tiene que ser la comisión de garantías la que evalúe el caso y dictamine.

P. ¿Independientemente del apoyo que haya recibido por parte de la agrupación de Jaén?

R. El código ético es un pilar fundamental e indiscutible. Trasciende a los apoyos, filias, amistades o cercanías. Se cumple a rajatabla. Es una de nuestras banderas.

P. ¿En Málaga se va a incorporar a las listas a Alberto Montero, el profesor que contrató a Íñigo Errejón (número dos de Podemos) y que ha supuesto un expediente de la Universidad malagueña?

Cuando termine el proceso de incorporación de personas de la sociedad civil con relevancia y los procesos de confluencia, quedarán una serie de posiciones en las listas vacantes que será las que ocupen quienes ganaron las primarias

R. Cuando tengamos terminado el proceso de incorporación de gente que puede engrandecer nuestras listas y ofrecer un mejor proyecto de cambio, veremos cómo acaban las listas. Hasta entonces no puedo confirmar nada porque no depende de mí.

P. ¿Se saltarán las primarias?

R. Las primarias se hicieron y son las que son. Cuando termine el proceso de incorporación de personas de la sociedad civil con relevancia y los procesos de confluencia, quedarán una serie de posiciones en las listas vacantes que serán las que ocupen quienes ganaron las primarias.

P. Estos fichajes, que recuerdan a la incorporación de la exdiputada de UPyD Irene Lozano al PSOE, ¿no genera rechazo en las bases al suponer una imposición a la gente que ha trabajado desde el principio?

R. Nosotros consultamos a nuestros inscritos sobre el proceso de conformación de listas y se decidió que podíamos incorporar, previa aprobación del Consejo Ciudadano Estatal, a gente y llegar a acuerdos con otras organizaciones. Eso es lo que estamos haciendo. Estoy seguro de que no levanta suspicacias, es el modelo que eligieron los inscritos. El PSOE no consultó a sus inscritos sobre cómo iba a conformar las listas y hemos hecho unas primarias desde el primero al último.

P. ¿Está perdiendo apoyo Podemos, como dicen las encuestas?

R. Me puedo permitir ser más optimista que el conjunto de la organización porque me toca estar en las calles, con los círculos y con los compañeros militantes. Hay más de 275 juntas electorales de zona que están ordenando la recogida de firmas. En menos de 24 horas teníamos un 115% de las necesarias. En Andalucía, un 175%. Se palpa la ilusión de la gente en el proceso de convencer a los ciudadanos para que nos ayuden. Ha sido fulgurante y revela que hay hambre de cambio. Vamos a volver a sorprender a aquellos que auguran malos resultados a Podemos, como pasó en las elecciones europeas y en las municipales.

P. ¿Las encuestas no detectan esa euforia?

R. Ser encuestador en España hoy es un deporte de riesgo. Con un 45% de indecisos, que no tienen claro lo que van a votar el 20 de diciembre, hay que ser muy audaz para hacer encuestas. Se ha demostrado que se falla bastante. Estoy convencido de que se van a equivocar con nosotros.

P. ¿Está cuestionado el liderazgo de Pablo Iglesias?

R. En absoluto. Si hay algo que está claro en Podemos es que somos todos una piña para hacer que Pablo Iglesias sea el presidente del Gobierno de este país.

Hay días que se discute sobre el menú, sobre la táctica para obtener más votos, pero comemos juntos y en hermandad. Eso está clarísimo.

P. ¿Pero hay sectores que cuestionan políticas, estrategias y el viraje al centro?

R. En Podemos, desde el principio, somos una gran familia a la que se ha incorporado gente que venía de distinta procedencia, de votar cosas muy distintas. Eso nos convierte en una gran familia que sabe que nuestro candidato es Pablo Iglesias. Hay días que se discute sobre el menú, sobre la táctica para obtener más votos, pero comemos juntos y en hermandad. Eso está clarísimo.

P. ¿Está Podemos viajando al centro, como dice IU?

R. No hay ningún partido que diga que hay que reformar las Constitución en favor de la gente, para garantizar el fin de las puertas giratorias, la independencia de la justicia, los derechos sociales y que nuestras instituciones sirvan para algo. Las Diputaciones y el Senado son aparcamientos de políticos.

P. Parece que hay un amplio consenso sobre la necesidad de reformar la Constitución. ¿Es posible con Podemos?

R. Creo muy sinceramente que somos el partido con más posibilidades para entenderse con otras organizaciones políticas para una reforma constitucional. Sería muy sencillo entenderse con Ciudadanos sobre cuestiones como regeneración democrática, cambio de la ley electoral y fin de puertas giratorias. También sería sencillo entenderse con el PSOE en cuestiones sociales y garantías de derechos. Somos un partido que está en la mejor posición de todos para entenderse con otros partidos. También nos podemos entender con PNV y otros del ámbito nacionalista catalán en cuanto al derecho a decidir. Nos podemos entender con el PSOE en materia territorial, que ha sido tibio con un modelo federalizante.

P. ¿Su apuesta por el derecho a la autodeterminación de Cataluña les aleja del frente contra el proceso secesionista?

R. Rajoy y Mas están en campaña. Rajoy no está tratando de defender la unidad de España porque esta no se hace haciendo un frente contra un pueblo catalán que quiere expresarse. La unidad de España se hace consiguiendo que los catalanes no tengan que despedir a más hijos en los aeropuertos. Todo este fuego de artificio hasta el 20 de diciembre no es más que un intento de desviar la atención para evitar que los ciudadanos vean que el PP y Convergència tienen la losa del 3% a sus espaldas. Los catalanes saben que cualquier hoja de ruta es papel mojado hasta el 20 de diciembre. Entonces veremos si hay un Gobierno que ilusiona y une o que hace oídos sordos a la demanda de expresión de los catalanes y desune y rompe. Los problemas políticos no se solucionan haciendo frentes sino dialogando.

Andalucía es un ejemplo de lo mal que le puede ir a los españoles con un acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos

P. Dice estar en la mejor posición para llegar a acuerdos, pero han fracasado los intentos de acercamiento a IU y en Andalucía no hay entendimiento con el PSOE.

R. El Parlamento que salga de las urnas el 20 de diciembre tendrá que reformar la Constitución. En esa tesitura, la reforma será social o no será. Y en ese sentido, estamos en la mejor posición para entendernos con el PSOE, con Ciudadanos y con partidos nacionalistas. Lo que sucede en Andalucía es una particularidad que desvela que Ciudadanos no se cree lo que dice en materia de regeneración democrática. Ciudadanos de Andalucía está impidiendo que continúe el proceso de investigación de los cursos de formación en el Parlamento andaluz, aprueba los presupuestos sin leerlos y está entregado al PSOE que peores prácticas tiene de todo el país, que después de 35 años en el Gobierno ha demostrado que no es bueno gestionando y ha tenido desviaciones presupuestarias fraudulentas, como el caso de formación o el de los ERE. Andalucía es un ejemplo de lo mal que le puede ir a los españoles con un acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos. Por este ejemplo, serán los andaluces los que voten con más fuerza a Podemos y serán un pilar fundamental para hacer presidente a Pablo Iglesias.

P. ¿Separa al PSOE andaluz del federal?

R. Lo que está haciendo el PSOE y Ciudadanos en Andalucía demuestra muy claro lo que hace el PSOE cuando gobierna, que es muy diferente a lo que promete en periodo electoral y demuestra lo que hace Ciudadanos cuando se alía con el PSOE. Estoy convencido que el señor Sánchez, que ahora promete muchas cosas, actuará igual que hace ahora la señora Díaz y el PP. El PSOE se parece demasiado al PP cuando Gobierna.

P. ¿Eso aleja la posibilidad de pacto entre PSOE y Podemos tras el 20-D?

El PSOE no es un socio de fiar cuando gobierna

R. Creemos que el PSOE no es un socio de fiar cuando gobierna y cuando puede marcar las condiciones de los acuerdos. Salimos a ganar y a que sea el PSOE el que tenga que apoyarnos. Lo que se nos viene encima el 20-D no es un Gobierno, los españoles van a votar el 20-D el nuevo contrato social para los próximos 30 años, quién y cómo lo va a escribir. Si lo escriben PP, PSOE y Ciudadanos se garantiza que se quedará fuera la mayoría de la gente.

P. Ese Podemos dialogante, ¿por qué no ha conseguido un acuerdo con IU?

R. Nuestra apuesta no era hacer coaliciones de partidos sino construir la mejor candidatura para el cambio político. Así se lo dijimos a Alberto Garzón y le pedimos que se incorporara. Él decidió continuar con IU y nos parece bien. No tenemos problemas con eso.

P. Pero Garzón retó a Iglesias a participar a primarias con él y las asambleas apostaban por la confluencia.

R. Tenemos nuestra propia hoja de ruta. Si Alberto tiene otra, que la lleve a cabo. En las elecciones municipales, la gente que venía trabajando desde hace mucho tiempo se juntó para montar candidaturas de unidad popular. De la misma manera, en las autonomías como en Valencia, con el caso de Compromís, o en Cataluña y en Galicia, son muy fáciles las candidaturas de unidad popular. Pero donde no se ha dado, la única manera es decretarlo desde arriba y eso no funciona nunca, nos negamos.

P. Andalucía alberga dos de las bases militares que utiliza Estados Unidos en Europa. ¿Respaldan los acuerdos bilaterales?

En estos momentos, si hay convenios vigentes, se van a respetar

R. Somos una organización con un claro y nítido compromiso con la paz. Pero somos absolutamente respetuosos con los compromisos adquiridos por nuestro país y los vamos a respetar hasta la última coma. Otra cosa es que podamos pensar en qué hacemos con estas bases cuando se puedan renegociar condiciones o se extingan los convenios. En estos momentos, si hay convenios vigentes, se van a respetar.

P. ¿Mantendría la educación concertada?

R. Hay que cambiar el orden de las prioridades. En este caso, hay que priorizar el gasto sobre la educación pública, pero no cercenar la educación concertada, ni muchísimo menos. Una vez que hayamos cumplido el compromiso de mantener al mejor nivel de nuestra educación pública, mantendremos también el compromiso con la educación concertada. Vengo diciendo esto desde el primer día. Consolidar un modelo educativo lleva décadas y deberíamos llegar a un pacto de Estado en el que defenderíamos una educación 100% pública.

P. ¿Habría clases de religión?

R. Es una cuestión que habrá que debatir. La religión es una parte de nuestra historia. Habrá que consultar a los maestros y pedagogos. Si me pregunta a mí, creo que la religión es parte de nuestra historia y tiene que estar enmarcada en ese contexto. No creo que requiera una atención especial diferenciada. Sería aventurado por mi parte decir si tiene que ser materia curricular.

P. ¿Cuál es su propuesta ante la inmigración?

R. Cumplimiento estricto de los derechos humanos e igualdad de derechos. Es una cuestión que debe ser discutida a escala europea. Estamos en contra de la política de represión en fronteras. Estas no se defienden con vallas más altas sino llegando a acuerdos con países de origen.

P. ¿Dinamarca o Venezuela?

R. Dinamarca, sin duda.