Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pide a Rajoy que convoque de inmediato a los partidos políticos

El líder del PSOE exige al Gobierno "una respuesta política" ante el desafío secesionista

El cumplimiento de la ley y el derecho. Lo uno y lo otro. Esos son los ingredientes que propone el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para el desafío secesionista en Cataluña. Quienes han puesto en marcha el proceso de desconexión con España tienen que respetar "la ley y la democracia" y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene que dialogar. Primero con una convocatoria a todas las fuerzas políticas. Lo ha pedido todo el PSOE y, con un tono de máxima exigencia, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. "Es responsabilidad del presidente del Gobierno llamar a las fuerzas políticas para afrontar esta situación", ha dicho Díaz, a las puertas del Congreso.

La reunión interna y un acto posterior de cierta solemnidad se vieron perturbados por los acontecimientos en Cataluña con los pasos adelante que ha dado el secesionismo. Hoy era el día en el que Pedro Sánchez presentaba ante los presidentes autonómicos socialistas y secretarios generales la propuesta de reforma constitucional. Todo se ha hecho, pero antes, durante y después el órdago de los independentistas catalanes ha estado sobre la mesa. "Ni Cataluña ni el conjunto de España están en un callejón sin salida; la mayoría de los ciudadanos deben saber que no están abocados a un proceso secesionista", ha proclamado Sánchez en un acto público en Madrid, en el que ha resaltado la gravedad de lo que ocurre, pero ha dejado una puerta a la esperanza.

El diálogo y el pacto son sus recetas como fruto de la reforma constitucional que los socialistas ofrecen. No solo para Cataluña, pero también, y en un apartado muy relevante. El peso de la culpa lo ha colocado sobre quienes quieren iniciar un proceso de desconexión de España, aunque ha dado un toque de atención a Rajoy por no haber hecho nada para parar a los secesionistas en estos cuatro años. "Al Gobierno le exijo una respuesta política ante quienes pretenden situar a Cataluña fuera de la legalidad, enfrentar a los catalanes entre sí, a Cataluña y al resto de España y desconectar a la primera de Europa".

"Con la ley y los votos ganaremos el desafío secesionista; con el diálogo y con la convivencia", ha proclamado Pedro Sánchez, que en esta jornada está ya muy atento a que el presidente del Gobierno convoque a las fuerzas políticas para abordar juntos la rebelión de Artur Mas contra el Estado.

Aunque Cataluña lo ha llenado todo, también la reunión de la ejecutiva, y del consejo territorial, presidido por la líder de los socialistas andaluces, Susana Díaz, se ha cumplido también el objetivo de revisar el texto de reforma de la Constitución. "No queremos abrir un proceso constituyente ni imponer nuestra propuesta, porque somos conscientes de que la reforma no saldrá adelante sin el apoyo del resto de las fuerzas políticas y de los ciudadanos". En la redacción última hay fuertes dosis de "autocontención" para no ofrecer al resto de las fuerzas políticas un proyecto acabado, lo que impediría el acuerdo con toda seguridad. Los socialistas mantendrán vivo su discurso de reforma constitucional, aunque son conscientes de que las conversaciones no empezarán hasta después de las elecciones generales del 20 de diciembre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información