Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE subirá los impuestos a las grandes empresas

El programa electoral socialista para las generales incluirá una amplia reforma fiscal

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la reunión con el presidente de Francia, François Hollande este miércoles.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la reunión con el presidente de Francia, François Hollande este miércoles. EFE

El programa electoral del PSOE para las elecciones generales incluirá una amplia reforma fiscal que contempla la recuperación del impuesto sobre el patrimonio y una subida efectiva de gravámenes a las grandes empresas. Habrá un tipo mínimo impositivo en el de sociedades de un 15% de los beneficios, cuando ahora la media ronda el 5%.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, presentará este jueves su oferta económica y fiscal junto al coordinador del programa, Jordi Sevilla, y el responsable federal de Economía, Manuel de la Rocha Vázquez.

Socialdemocracia, modernización y reformismo. Estos son los principios inspiradores del programa económico socialista que este jueves desvelará el candidato socialista a La Moncloa con medidas concretas en algunos campos y con líneas generales sin concretar en otros. El plato fuerte del plan económico del PSOE es una amplia reforma fiscal que afecta a la mayoría de los tributos, según fuentes conocedoras del mismo. Entre las medidas se contempla el establecimiento de cuotas mínimas en varios impuestos que aseguren una mayor progresividad.

En el caso del impuesto sobre sociedades, los socialistas propondrán una tasa mínima del 15% sobre el beneficio de las empresas. Con ello se intenta evitar la actual situación por la que las grandes corporaciones acaban pagando un tipo efectivo inferior al 5%, mientras que las pequeñas y medianas empresas, e incluso los autónomos, cotizan por encima del 20%. Tras la última reforma del impuesto sobre sociedades, el tipo impositivo quedó fijado en el 28% en 2015, una tasa que caería al 25% en 2016. Sin embargo, las deducciones y los créditos fiscales sitúan el pago real de este impuesto entre un 3% y el 6% para las principales empresas que cotizan en el Ibex-35. Con el establecimiento de ese mínimo, los socialistas buscan un sistema mucho más progresivo.

Muchas idas y venidas ha tenido el impuesto sobre el patrimonio, que fue eliminado durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. Cuando se hizo la primera reforma fiscal de la democracia, se estableció ese gravamen con una doble función: recaudatoria e informativa para conocer la riqueza de los ciudadanos.

Con el paso del tiempo se planteó la polémica de si una tributación sobre el patrimonio era verdaderamente justa. Sus detractores sostenían que se pagaba dos veces porque el patrimonio ya había tributado al generarse la renta. En ese tiempo, Rodríguez Zapatero contaba que había hecho el ejercicio de preguntar a las personas con alto nivel de renta, en reuniones con empresarios o profesionales, si pagaban patrimonio. La respuesta siempre era que no, ya que a través de otros mecanismos legales podían librarse de esa tributación. Su conclusión era que solo pagan por patrimonio las clases medias. Finalmente, su ministro de Hacienda, Pedro Solbes, anunció su supresión.

Ahora, Pedro Sánchez y su equipo quieren equiparar la tributación sobre rentas, y capital. Además, este impuesto, en virtud de la descentralización autonómica, se paga en algunas comunidades y no en otras. Si el PSOE gobierna lo recuperará con un sistema de tipo mínimo nacional, que las distintas comunidades pueden incrementar, como sucede en el IRPF. También se aplicará un tipo mínimo en el impuesto sobre sucesiones, que ahora varía por comunidades.

La recuperación de los valores de la socialdemocracia clásica de los años 80 mueve la mano de los redactores de este programa en la línea marcada por Pedro Sánchez. El líder del PSOE quiere vincular esta etapa con la que protagonizó Felipe González en sus casi 14 años de gobierno con profundas reformas pero también con el asentamiento de las bases del Estado de bienestar, señalan los interlocutores consultados.

Lucha contra el fraude

La financiación de los proyectos económicos y sociales se realizará con la reforma fiscal citada y con el recurrente anuncio de lucha contra el fraude fiscal. Los socialistas aseguran que este capítulo no debe minimizarse porque irá muy en serio. "Habrá medidas no convencionales", aseguran en el PSOE sin precisar aún en qué consistirán.

No todo se contará este jueves ya que el candidato a la presidencia del Gobierno se reserva un puñado de anuncios para la campaña electoral, como harán el resto de los aspirantes. No hay que esperar de momento que los socialistas hagan público su modelo de financiación autonómica, ya que lo dejarán para el diálogo con las comunidades.

Más información