Nueve autonomías cuestionan el Cupo

"El problema", sostiene un informe de Hacienda que agrupa las opiniones de las autonomías, radica en "la forma en la que se realizan los cálculos" del sistema foral

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c) junto a los consejeros de Hacienda de Cataluña, Andreu Mas-Colell y Andalucía, María Jesús Montero.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c) junto a los consejeros de Hacienda de Cataluña, Andreu Mas-Colell y Andalucía, María Jesús Montero.Claudio Álvarez

El actual modelo de financiación autonómica —el sistema por el que se reparten los recursos para que los Gobiernos regionales presten sanidad, educación y servicios sociales— debía ser revisado a partir de 2014. El Gobierno lo aplazó, consciente de que la crisis ha dejado las arcas tiritando y de que el asunto podía envenenarse con la alargada sombra del debate catalán.

Para esquivar la polémica, Hacienda creó el año pasado una comisión para analizar cómo ha funcionado el actual sistema, aprobado por el Ejecutivo socialista en 2009. Las 15 comunidades de régimen común han ido aportando sus análisis. Finalmente, la comisión alumbró el pasado 16 de septiembre un documento de 177 páginas en el que, entre otras cosas, nueve autonomías, gobernadas por PSOE, PP y PRC, expresan, con distintos grados de crítica, sus inquietudes por los sistemas forales: el Concierto vasco y el Convenio navarro.

Estos territorios —Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura y Aragón, gobernadas por los socialistas; las populares Castilla y León y Murcia, y Cantabria, en manos de los regionalistas del PRC— subrayan que "País Vasco y Navarra cuentan con menores niveles de presión fiscal, con mayores competencias normativas y de gestión en el ámbito tributario y con unos niveles de financiación muy superiores a los de las comunidades de régimen común". Algunos Ejecutivos autónomos los califican como "privilegios financieros ajenos a los principios constitucionales".

Más solidaridad

En el texto, varias de esas comunidades apuntan que el problema radica no tanto "en la propia existencia" del Concierto vasco y el Convenio navarro cuanto en "la forma en la que se realizan los cálculos de los flujos de estos regímenes", es decir, en la cuantía actual del Cupo —la cantidad que ambas comunidades pagan al Estado por las competencias no transferidas—.

La mayoría de las 15 comunidades de régimen común consideran que los territorios forales "deberían participar de alguna forma en los mecanismos de solidaridad con el conjunto", para evitar la "desigualdad en el acceso a los servicios públicos esenciales a igual esfuerzo fiscal".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"La aplicación de los sistemas de Concierto [vasco] y Convenio [navarro] han generado una clara ventaja en los territorios forales", afirma Sandra León en el libro Financiación autonómica: claves para comprender un (interminable) debate. Esta obra explica que parte del desfase se debe a los índices para determinar la recaudación del IVA y del impuesto de sociedades: “El procedimiento resulta opaco y está obsoleto, pues se aplica a índices congelados desde hace más de 25 años”. Por tanto, lo que proponen las comunidades es revisar el cálculo del concierto vasco, no suprimirlo ni cambiar su estructura.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Sobre la firma

Jesús Sérvulo González

Redactor jefe de Economía y Negocios en EL PAÍS. Estudió Económicas y trabajó cinco años como auditor. Ha cubierto la crisis financiera, contado las consecuencias del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el rescate a España y las reformas de las políticas públicas de la última década. Ha cursado el programa de desarrollo directivo (PDD) del IESE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS